Entrevista con Fernando del Alcázar, que elabora el barómetro económico de la provincia del Colegio de Economistas - El Sol Digital
Entrevista con Fernando del Alcázar, que elabora el barómetro económico de la provincia del Colegio de EconomistasEl economista Fernando del Alcázar España

Entrevista con Fernando del Alcázar, que elabora el barómetro económico de la provincia del Colegio de Economistas

Vicente Almenara.- Fernando del Alcázar es optimista en cuanto al crecimiento de la economía andaluza y especialmente la de Málaga, aunque el coronavirus ha venido a complicar las cosas a todos los países. El año de nuevo gobierno andaluz también se ha dejado notar, y mucho, porque ofrece seguridad jurídica, algo muy importante en economía. Con él hablamos también del barómetro económico del Colegio de Economistas un buen instrumento para decirnos cómo estamos.

Fernando, ¿cuál es la cocina del barómetro económico que desde hace mucho tiempo dais a conocer desde el Colegio de Economistas?

Llevamos ocho años trabajando en el proceso del barómetro. Lo que hacemos es, a través de una serie de datos recopilados por instituciones que contratamos, que nos facilitan una serie de datos de toda la provincia que se pueden recopilar por otros terceros, tratamos estos datos para intentar sacar nuestras conclusiones. Básicamente, lo que hacemos es trasladar esos datos a tendencias y a factores interanuales comparativos y así de un barómetro al siguiente.

¿Y cuáles son esas fuentes básicas?

Las fuentes básicas son las estadísticas oficiales.

¿De administraciones públicas?

Casi todas de administraciones públicas, pero también de entidades privadas. Normalmente, la fuente del Colegio de Arquitectos en el número de viviendas visadas, la fuente de entidades financieras por el número de depósitos… Hay multitudes de entidades que publican cifras que son realmente fiables, por ejemplo, la de tasadores que publica el precio medio de viviendas, y a cada una de ellas le damos el valor que consideramos que está generalmente aceptado como un valor fiable.

Entonces, ¿me hablas de que proyectáis las tendencias con esos datos y también la foto fija del momento?

Analizamos el momento del trimestre y después vemos la evolución, porque además ya tenemos tanta trayectoria que nos va permitiendo conocer cuál ha sido la tendencia y cuál previsiblemente puede ser el comportamiento.

“Somos de las pocas provincias de España que crecen en el número de personas y es porque Málaga tiene atractivo”

¿Se cumplen vuestras proyecciones?

Acertamos muchísimo. Está mal que yo lo diga, pero tenemos un índice de fiabilidad de nuestras proyecciones o predicciones bastante certero, porque estamos muy pegados a la realidad de la provincia. Estamos manejando datos mucho más cercanos a lo que es la realidad provincial y local cuando, probablemente, la mayoría de los analistas económicos que hacen proyecciones manejan datos mucho más macro.

Está claro que el coronavirus ya está afectando a la economía, pero esta es una variable impredecible.

Esa es la gran incertidumbre, por ejemplo, que nos está marcando sobre todo en el turismo. Hemos detectado que de nuestros grandes sectores de actividad, en España hay una ralentización general del sector industrial, del sector exportaciones. Sin embargo, en Andalucía vemos que este sector no está sufriendo de igual modo. El último año está contribuyendo al PIB de una manera más positiva que en el resto de España. Igualmente, tenemos sincronizado y estudiado que el sector agropecuario en la provincia de Málaga se comporta de la misma forma, es decir, que el sector agropecuario también contribuye mejor que en el resto de España. ¿Eso nos permite crecer de forma disparatada? No, nos permite mantener unas décimas de diferencia, es decir, las mismas 3-4 décimas de diferencial positivo que venimos manteniendo, si hay una expectativa del 1,6 por ciento de crecimiento pues nosotros esperamos tener entre 1,9 y 2,1 por ciento de crecimiento en la provincia de Málaga. Por otro lado, nuestro caballo ganador es el turismo, que va de sobresaliente. No hay un solo indicador que sea negativo en el turismo, pero sí es cierto que se cierne una sombra de duda muy importante y cada semana que pasa se crea mayor inquietud porque no sabemos hasta dónde puede afectar y, sobre todo, porque es un tema de confianza, pudiendo afectar muchísimo a la campaña de este año.

¿Cuál es la posición relativa de Málaga en relación al resto de Andalucía?

Somos una empresa motor en generación de puestos de trabajo. En Málaga, la velocidad de creación de puestos de trabajo, en afiliación a la Seguridad Social, venía siendo casi el doble, pero eso no se reflejaba tanto en la tasa de paro, porque hemos sido una provincia que tenemos crecimiento del número de trabajadores en términos absolutos, es decir, tenemos crecimiento vegetativo. Somos de las pocas provincias de España que crecen en el número de personas porque Málaga tiene atractivo, a la gente le gusta vivir en Málaga, y vienen personas a trabajar. Está estudiado que la gente de Jaén, de Granada, de Córdoba… buscan oportunidades de trabajo aquí. Hay otro fenómeno muy particular que es el “nómada digital”, cada vez tenemos una población flotante mayor y ya se alcanza cerca de los 18.000 nómadas digitales que viven en nuestra ciudad y nuestra provincia.

¿Se nota en la economía andaluza un año de gobierno de un color distinto en la Junta de Andalucía?

Desde nuestro punto de vista ha habido dos factores que se han dado ya la vuelta. Para explicar las cosas, hay cuatro componentes del PIB de forma privada, que son la demanda interna, la inversión industrial, la construcción, y el sector servicios. La demanda, de forma general, siempre en la comunidad andaluza ha ido por encima de la media. Tirada por el turismo se puede decir que aquí siempre ha contribuido más que la media para la generación del PIB, es decir, que cuando subía el PIB, la parte que subía el PIB en Andalucía tiraba más a través de la demanda. Con el sector servicios era inestable, unas veces era más y otras veces menos, y continúa así. Pero con el sector construcción e industrial, venía durante muchos años, desde la crisis, siendo una constante negativa, bueno pues desde hace ya un año, con el cambio de gobierno, el sector industrial está aportando un diferencial positivo a ese crecimiento, es decir, que crecemos más que la media española. Y, sobre todo, lo que se está notando es la seguridad institucional que hay, es decir, la confianza en tener un gobierno que a la vez da confianza al inversor. Exactamente igual ocurre en el mercado de la construcción desde hace dos años. Probablemente, este sector de la construcción, en los últimos datos, estará repuntando de forma negativa porque se está viniendo un poco abajo también la inversión.

En el tema fiscal ¿cómo ayuda, o no ayuda, en Andalucía al crecimiento económico, en un momento en el que además el Gobierno de la Nación está hablando de armonización fiscal, no para bajar, sino para subir?

En el tema fiscal lo que ayuda siempre es la seguridad jurídica, en el momento en el que hay seguridad jurídica a cuatro años vista, en el sentido de que hay un gobierno estable, eso siempre es positivo. Exactamente igual sería positivo si hubiese un gobierno más estable en el Gobierno nacional. Cuando es una coalición de tantos partidos y que puede romperse en cualquier momento, como en la actualidad, no es tan bien visto por los inversores. Y, encima, cuando entra en contradicción con los intereses de la Junta tampoco será tan interesante para los inversores, pero la estabilidad a cuatro años siempre es buena.

Deja un comentario

El email no será público.