Entrevista con Juan Borrajo, director general de Bilba - El Sol Digital
Entrevista con Juan Borrajo, director general de BilbaJuan Borrajo Peláez, Director General Bilba

Entrevista con Juan Borrajo, director general de Bilba

Vicente Almenara.- Bilba es una empresa familiar basada en Álora pero que opera a escala nacional. Es la historia de tres hermanos que siguen el camino constructor del padre y que, poco a poco, construyen un modelo de negocio con personalidad propia, con equipos de trabajo de la empresa, sin subcontratas, y que hoy se empeñan en la diversificación y la sostenibilidad. Hablamos con Juan Borrajo, director general, que nos explica cuál ha sido la trayectoria de Bilba y las claves de su éxito.

¿Cuál es la trayectoria de la empresa?

La empresa nace de los hermanos Borrego, Jorge, Iván y Ana, que a su vez vienen de una familia con tradición constructora. Ellos, incluso, trabajaron para la empresa que el padre que tenía con otro socio, pero ya llega un momento, siendo bastante jóvenes, que deciden emprender por su cuenta y fundan su propia compañía. Entonces, inician su actividad en el entorno, ellos son de Álora, con pequeñas reformas, rehabilitaciones, mundo rural, y también de la ciudad, y heredan parte de los clientes que tenía su padre por la Costa del Sol. Estos fueron los inicios, con un equipo pequeñito, pero siempre con un modelo de negocio que hemos seguido manteniendo, y es que siempre hemos contado con personal propio, con mano de obra propia, y equipos profesionales, de manera que no se subcontrataban, siempre se hacían y se hacen los trabajos de primera mano.

¿En qué año empezó todo?

2002 es cuando surgió la empresa. La sede está en Álora, y a raíz de ahí empieza la actividad y tienen muy buena acogida porque saben mucho del oficio y, además, sobre todo, los clientes particulares quedan muy satisfechos y son los que van a su vez van recomendando a otros nuevos clientes y de esa manera se va dando visibilidad poco a poco a la empresa. Esa trayectoria de estos primeros años tiene otro punto de inflexión y es cuando ya se accede a unas obras en las que también empiezan a participar direcciones facultativas, arquitectos o aparejadores que dirigen la obra para clientes particulares, y que una vez que terminan los proyectos y quedan satisfechos pues tenemos otro canal de comunicación y de referencia, aparte de los clientes, que son estos profesionales. Y ese modelo es el que se fue reproduciendo y fue creciendo durante todos estos años. La empresa siempre ha estado dirigida, sobre todo, por Jorge e Iván, que son los hermanos mayores, gente muy joven, y llega un momento en el que tienen que plantearse ya, por el crecimiento de la empresa, dar el paso, seguir creciendo, pero ya supone que tienen que profesionalizar la empresa, incorporar perfiles profesionales. Hasta ese momento, Iván se había encargado de la parte más de producción, y Jorge en temas más de administración y en la parte comercial.

¿Y qué tipo de clientes son los de hoy?

Desde esos inicios, el crecimiento natural ha sido convivir entre ese tipo de cliente particular y dar el paso a profesionales, ya sean empresas, organismos, o cualquier tipo de perfil, pero pensando en un promotor, o en una empresa que quiera hacerse su oficina, o en una cadena de tiendas que quería hacer la reforma de todos sus locales, y esa ha sido la evolución. Entonces, hemos pasado no sólo de hacer reformas y rehabilitaciones, sino que hemos ido incorporando otras líneas de negocio, de edificación plurifamiliar, de nueva construcción, retail, obra civil, industrial, y todas esas líneas de negocio que han ido surgiendo un poco por la demanda de buscar una empresa de confianza, solvente, y bastante profesional. Entonces, a día de hoy, hacemos cualquier tipo de obra de construcción, básicamente.

bilba
Higuerón Hotel Málaga Curio Collection by Hilton

Y ya que estamos a finales de este año, si lo comparáis con el pasado, con 2019, y lo que ha pasado en el mundo y en España, ¿qué diferencias estáis viendo?

En el sector de la construcción y más en el segmento que nosotros nos movemos, la verdad es que ha tenido pocas variaciones, porque tenemos proyectos que tienen una duración mínima, normalmente, de entre 16 y 20 meses, y nos ha pillado un momento en el que está todo en ejecución, entonces como las medidas que se han implantado no afectaban al sector de la construcción, salvo casos muy puntuales, al principio, que no se podía trabajar en centros comerciales, por ejemplo, pues los locales sí se quedaron parados, pero el mayor volumen, el grueso de nuestra actividad, continuó. Sí nos vimos afectados más en la logística de nuestra producción, del transporte, del desplazamiento de nuestros trabajadores a la obra, las restricciones, las medidas de seguridad y demás, que al principio  sí que fue una incertidumbre, y sí que nos generó cierto desajuste, pero es verdad que una vez que ya pudimos reorganizarnos bien y tener eso controlado, la producción no se ha visto prácticamente afectada. Nosotros, en definitiva, sobre nuestra planificación que tenemos hecha para el 2020, previa al Covid, vamos a estar entorno a un 5 o 6 por ciento menos de producción, es decir, que podemos decir que hemos salvado ya el 2020 con bastante suficiencia, afortunadamente. ¿Qué es lo que sí notamos? Pues hemos notado un período, aproximadamente verano, y septiembre-octubre, en el que entraban menos proyectos para valorar, había dos promotores que están pensándose y replanteándose si sus proyectos había que adaptarlos o no, pero volvemos a notar que vuelve una actividad bastante grande otra vez con estudios de ofertas, con entradas de proyectos, y yo creo que también las noticias que va habiendo, en torno a la vacuna, en torno a que de alguna manera se ve ya, sino el fin de este problema, sí se va viendo que ya se van desarrollando medidas y herramientas con las que se puede dar una continuidad y una normalidad. Entonces creo que eso sí lo estamos notando también.

Y entre las distintas demandas que tenéis, la demanda del particular, la del pequeño empresario, administraciones públicas incluso… ¿Cuál puede tirar más en este año 2021 que está a punto de comenzar?

Prácticamente, todos nuestros clientes y todo nuestro volumen de negocio provienen de la actividad privada. Obra pública apenas hacemos, muy poquito, sí es cierto que estamos licitando proyectos de administración pública, pero vamos poco a poco en esa parte, entonces vemos que la obra pública es verdad que no está saliendo el volumen que se publicaba anteriormente, la iniciativa privada sigue su ritmo y sí vemos que seguirá teniendo tirón, y después hay por ahí una línea que está irrumpiendo y que en teoría es interesante y hay muchos esfuerzos puestos que es toda la parte de rehabilitación energética y subvenciones que vienen con el objetivo de promover todo lo que es el ahorro energético, la sostenibilidad. Entonces, esas líneas, son las que ahora mismo se están publicando. 2021 va a ser un año en el que empezará esa actividad a verse en ejecución.

“En 5 años, la calidad constructiva y los requerimientos del consumo energético van a cambiar mucho”

Ahora que ha citado lo sostenible, lo energético… estos conceptos han entrado muy fuerte y rápidos ¿no?

Muchísimo, sí. En España, hace 5 o 6 años no se escuchaba, por ejemplo, hablar de las certificaciones de los edificios, normativas internacionales que ahora es cuando se están empezando de verdad a implantar en los proyectos. Los proyectos ya nos vienen con esas medidas para ejecutar, para certificar, y es algo que cada vez se va demandando más, porque también se va conociendo. Está pasando ese proceso de interiorizar esas necesidades, de ver realmente que tienen un fondo y un beneficio para todo el mundo, y ahora es cuando se están incorporando más en los proyectos. En los próximos años, en 5 años, la calidad constructiva y los requerimientos del consumo energético, van a cambiar mucho.

¿Y los costes que afrontáis en el mercado? Mano de obra, materiales, etc., ¿cómo se están comportando?

Los costes se han mantenido constantes, sí es verdad que hubo un incremento fuerte durante los años 2017 y 2018 en los que sí hay una transición de pasar de una actividad baja a la salida de la crisis, a un fuerte incremento de la actividad, y eso conlleva pues eso, que al haber más demanda y menos oferta todavía, pues unos desajustes. Desde prácticamente inicios del 2019 ya sí hay unos costes que están bastante estables y la previsión es que más o menos se mantengan, no se prevé ni una bajada considerable, como la gente a lo mejor piensa, asociada a la posible bajada del precio de la vivienda, todo eso ahora mismo es más especulación que datos basados en unos criterios veraces. Entonces, no prevemos que vaya a haber una bajada de costes, tampoco una subida, estará en el tope, a lo mejor lo que pueda subir el IPC, pero de momento no se prevé una fuerte influencia.

¿Qué proyectos tenéis en cartera que os gustaría desarrollar en los próximos años?

Pues nuestros proyectos, como decía antes, tienen una duración de, al menos, 12 meses, entre 12 y 24 meses de desarrollo. Lo que sí trabajamos en nuestro plan estratégico pues sería un escenario, incluso a 4 o 5 años, porque el sector de la construcción es bastante cíclico y variable, pero sí que tenemos unas líneas en las que estamos trabajando en diversificación y también en sostenibilidad. Es decir, buscamos, por un lado, que nuestro volumen de negocio esté repartido entre diferentes tipologías de obras, por la posible bajada de una actividad, para así compensarla con otra. También la diversificación en cuanto al ámbito geográfico, porque somos una empresa malagueña pero trabajamos en el ámbito nacional, tenemos oficina en Madrid, y lo que buscamos es que nuestro volumen de negocio provenga cada vez de ubicaciones más repartidas y diversificadas. Y después, vamos también en consonancia con lo que hemos hablado, lo que decías antes, que es ir buscando las nuevas líneas que vienen, por ejemplo, la rehabilitación energética, y que de alguna manera supliera parte del negocio que ahora mismo provienen de otras líneas más bajas o pasando por momentos más difíciles, de manera que intentamos ir adelantándonos a los acontecimientos que puedan venir. Por ejemplo, el tema de la rehabilitación energética la llevamos trabajando más de dos años y a día de hoy tenemos proyectos empresariales y mucho recorrido avanzado de cara a posicionarnos.

Hemos visto durante el desarrollo de la pandemia que muchos ciudadanos que pueden, profesionales y empresarios, principalmente, se han ido a una segunda residencia porque cuidan más su salud y los espacios abiertos son fundamentales. Aquí contamos con la Costa del Sol, un destino acreditado, no sólo turístico, sino de segundas residencias. ¿Cómo creéis que puede evolucionar esta situación?

Lógicamente, la Costa del Sol se va a ver reforzada por esa demanda que ya había, que está muy orientada a espacios abiertos y terrazas. La mayoría de los proyectos que se hacen hoy en día, sobre todo segundas residencias, tienen muy en cuenta lo que son las terrazas propias de las viviendas y las zonas comunes, con lo cual eso convive perfectamente con la demanda, que cada vez se ha incrementado más, de vivir en sitios con zonas abiertas, con luz natural, con espacios al aire libre, esa fórmula en Málaga y la Costa del Sol es un escenario perfecto porque se dan todas las condiciones. Nosotros, directamente, no vendemos viviendas, pero nuestros clientes sí que notan ese repunte de demanda para ese tipo de viviendas. Es una tendencia que seguirá

Deja un comentario

El email no será público.