Jerónimo Sánchez, director de EIPYMES: “El nicho de mercado de EIPYMES es el empresario hecho así mismo” - El Sol Digital
Jerónimo Sánchez, director de EIPYMES: “El nicho de mercado de EIPYMES es el empresario hecho así mismo”Jerónimo Sánchez

Jerónimo Sánchez, director de EIPYMES: “El nicho de mercado de EIPYMES es el empresario hecho así mismo”

Conversaciones de El Sol Digital (XLII)


“El nicho de mercado de EIPYMES es el empresario hecho así mismo”

Vicente Almenara.- Jerónimo Sánchez es el padre de la criatura, de la Escuela Internacional de Pymes (EIPYMES), y en este empeño también colabora su esposa. Ubicada en El Higuerón (Benalmádena), en este curso se imparte su segundo programa de capacitación empresarial con alumnos con un denominador común, su afán de superación en el día a día. No es fácil levantar un proyecto de estas características, con la fuerte competencia que hay en formación, pero más fuerte es la ilusión y el convencimiento que alumbran a este empresario de Coín.

 

¿Cómo surgió esta idea?

La idea surge en base a un estudio de mercado y necesidades que realizamos. La Escuela Internacional de Pymes tiene muy claro que su formación está dirigida a la dirección de la pyme y micropyme con las particularidades que tienen éstas y el autónomo, este es el fundamento de la Escuela, su cliente, el alumno.

Ahí no tiene competencia con otras escuelas que están en la provincia…

Pensamos que no. Las hay, pero no están tan centradas en este nicho de mercado. El nicho de mercado de EIPYMES es el empresario hecho así mismo, es el empresario que día a día se levanta y tiene que tomar una serie de decisiones y es el gestor, el director financiero, el director de marketing… lo dirige todo y tiene un pequeño equipo de unas ocho personas que tiene que dirigir. Ese es el perfil del alumno de la Escuela Internacional de Pymes. Y el formato de EIPYMES es diferenciarse de la oferta que se está ofreciendo actualmente en el sector, porque divide su programa formativo en tres pilares fundamentales, las herramientas para que puedan gestionar alguna actividad de su empresa, estos serían los conocimientos, y luego les ayudaríamos a aplicar estos conocimientos a partir de un programa y una consultoría. Por lo que estos tres pilares serían acompañamiento, formación y mentoring, y el tercer valor es que una vez que sé gestionar mi empresa necesito hacer negocio, por lo que EIPYMES aporta este tercer valor que es un centro de encuentros empresariales para que el empresario pueda compartir sus inquietudes y sus conocimientos con otras empresas.

¿Con qué personal docente cuenta?

El cuadro docente que compone la escuela aporta varios valores, pero sobre todo conocimiento y experiencia. Son profesionales expertos en el sector que tienen un bagaje en el currículo de años de formación y experiencia, además son profesionales que en el día a día se encargan de gestionar y asesorar a PYMES. Por ejemplo, tenemos a Rafael Montesinos que ha sido durante más de 30 años director de selección, formación y desarrollo de Unicaja, también un catedrático de marketing de la Universidad de Málaga, que además tiene su propia consultoría en la que desarrolla planes estratégicos para empresas, o la parte económica financiera que es impartida por un asesor, consultor y auditor que tiene una asesoría fiscal y contable.

Veo en el programa que hay una vinculación con la Universidad de Málaga.

Volviendo a la parte de los tres pilares que he comentado antes, en consultoría tenemos a una empresa especializada en consultoría empresarial y en la parte formativa para que tenga un mayor valor en el sector educativo tenemos un acuerdo con la Universidad de Málaga por lo que impartimos títulos propios de la UMA. Es decir, nuestros alumnos cuando terminan el periodo formativo y empresarial en nuestras instalaciones terminan con una doble titulación por parte de la escuela de forma privada y por parte de la UMA como título propio. Desde la Escuela Internacional de Pymes pensamos que la manera de llegar a tener éxito en el mundo empresarial y social es llegando a acuerdos entre las empresas privadas y las instituciones públicas como en este caso.

¿El coste económico es accesible para cualquier empresario?

Es insignificante, es más, nosotros le decimos a nuestros alumnos que tienen que adquirir varios valores cuando realizas una formación con EIPYMES y cuando realizas una inversión. Tienes que amortizar siempre tu inversión si compras un producto. En este caso, el alumno no puede ver la formación de la Escuela Internacional de Pymes como un coste sino como una inversión a amortizar en los próximos cuatro años, tiene que amortizar la formación y el conocimiento adquirido a la hora de gestionar su empresa en los próximos años. La formación es un valor adquirido que no te lo pueden quitar nunca. Con lo cual el coste – inversión que tiene nuestra formación es insignificante en comparación con otro tipo de inversión que puede hacer un empresario en su empresa. El coste del programa oscila entre los 4.000 y los 6.000 euros.

Hablemos ahora de otro de los soportes de la Escuela Internacional de Pymes, los alumnos.

La gestión de captación de los alumnos la he hecho yo mismo. Me gusta conocer personalmente el día a día de nuestros alumnos para que cuando vayan a desarrollar las competencias adquiridas sepan adaptarlas a sus empresas. La única manera de conocer las empresas es hablando con ellas. Aquí tenemos alumnos desde un autónomo con un crecimiento de su empresa espectacular que decide emprender su idea al montar un taller donde copia mandos de llaves a domicilio, hasta la tan conocida empresa Pinturas Andalucía. El 99 por ciento son empresas familiares. También cabe destacar que hay un módulo en nuestro programa formativo que va dirigido a la gestión de este tipo de empresas, para saber diferenciar donde está la familia, la gestión y la empresa. Tenemos dos empresas familiares en las que tanto padre/madre como hijo/a están realizando la formación, ya que quieren llevar las directrices idóneas para gestionar su empresa. De este modo, podría contar la historia de 20 empresas y empresarios hechos a sí mismos que han tenido diferentes inquietudes y han querido llevar a la realidad sus visiones.

Conforme vayan pasando los años iréis teniendo una masa importante de antiguos alumnos que están arraigados en el territorio como empresas, ¿esto ayudaría en vuestro crecimiento? 

El valor más importante que tiene la Escuela Internacional de Pymes son sus alumnos, por eso tenemos la Agrupación de alumnos de EIPYMES. Lo que les sorprende a nuestros alumnos cuando se incorporan a la escuela es el seguimiento que les ofrecemos. Se pueden encontrar con alumnos de otras promociones y éstos pueden reciclarse en cuanto a conocimientos de las materias que les interesen. Actualmente, tenemos reservadas unas dos o tres plazas en cada uno de los módulos para el reciclaje de conocimientos de antiguos alumnos que quieren profundizar desde otra perspectiva estratégica su empresa, por lo que realizan una segunda formación en la materia en la que tengan más inquietud, ya sea comunicación, marketing, dirección financiera o cualquier otro tema. Con esto conseguimos que nuestros actuales alumnos tengan un contacto permanente con la agrupación de antiguos alumnos y creamos una confianza que se termina convirtiendo en negocio debido a que más del 80 por ciento de nuestros alumnos finalmente hacen negocios entre ellos. Este futuro negocio es un negocio basado en la confianza, un negocio sano porque han tenido la misma ‘caja de herramientas’ para gestionar su empresa y por tanto el diálogo entre ellos es más fácil.

¿Qué dificultades especiales detecta en el pequeño empresario de la Costa del Sol en su trabajo diario? ¿Dificultades de financiación, de tamaño, búsqueda de comerciales…?

Yo diría que todas las que acabas de enumerar. Y, afortunadamente, después de pasar por EIPYMES todas estas dificultades las superan. Hay que pensar que un empresario hecho a sí mismo es un guerrillero, ya que estas dificultades, aunque las tengan, las van sorteando como pueden. La primera dificultad que tienen es saber gestionar el tiempo, el alumno/empresario en cuanto llega a la Escuela tiene el miedo de ‘si estoy en la escuela y no estoy en mi empresa algo me va a fallar’, cuando aprenden en la empresa el cómo gestionar su tiempo, esa dificultad la anulamos. Otra de las dificultades es que los empresarios quieren crear copias de ellos mismos, crear sus propios ‘mini – yo’, esta es la razón por la que se incorporan sus hijos u otros familiares a las empresas. Estos empresarios consideran que en su ausencia deben de delegar su responsabilidad a alguien cercano y de confianza como pueden ser sus hijos. Por eso, podemos escuchar que hay empresas familiares en las que el jubilado, que es la primera generación de esa empresa, sigue dando vueltas por su empresa. Esto es muy común y es bueno porque lo que una generación no ve lo ve la otra desde otro punto de vista. La dificultad más destacable es que al empresario hecho a sí mismo le es difícil ver que con herramientas y conocimiento aplicados a su empresa, el día a día de su empresa es más fácil.  De hecho, este es el empresario más difícil de incorporar como alumno. Yo he llegado a tener seis y siete citas hasta que por fin se han decidido a realizar el programa en la Escuela Internacional de Pymes y hoy son los que más alumnos me traen para formarlos porque han visto que lo que les decía se ha convertido en una realidad. Yo no traigo una barita mágica, EIPYMES no va a solucionar todos los problemas que tienen las empresas, pero te vamos a dar una serie de herramientas para que cuando tengas un problema lo puedas solucionar.  Podríamos decir que EIPYMES es el médico de cabecera de las empresas que, además, te puede remitir a distintos especialistas para poder superar tus problemas de forma más específica.

Deja un comentario

El email no será público.