España es el cuarto país a nivel mundial en producción y exportación de carne porcina

España es el cuarto país a nivel mundial en producción y exportación de carne porcina

Maite Díaz Torres

Prolongo remonta su existencia al año 1820, cuando una familia italiana procedente de Lombardía se instaló en la zona de la Costa del Sol. Esta familia comenzó a hacer embutido típico de su zona y así nació lo que hoy se conoce como el salchichón Málaga, el producto estrella de esta empresa. Francisco Requena, director general, nos cuenta cómo Prolongo ha llegado a ser líder andaluz en ventas de carne de cerdo a China.

¿A qué lugares exportan sus productos?

Nuestro fuerte en exportación está en Asia, empezando por China y siguiendo por Japón, Corea del Sur, Taiwan y ahora estamos empezando con Filipinas y Nueva Zelanda. En Asia se demanda mucho este producto porque lo consumen habitualmente. Mientras en Corea del Sur aprecian mucho las pancetas, en Japón consumen también muchas piezas magras y jamones muy lisos. En China, sin embargo, compran mucha casquería. Exportamos también a Portugal, Francia, Inglaterra, Alemania y Polonia dentro de la Unión Europea y vendemos algo a Sudáfrica.

¿Por qué tienen tanto éxito estas exportaciones de carne de cerdo en Asia?

Mientras Hong Kong es un mercado abierto y puede vender todo el mundo, en China ponen muchas restricciones y tienen permiso para vender allí muy pocas empresas en el mundo. Ahora mismo somos alrededor de 15 empresas en España las que tenemos permiso para vender directamente a China. Nosotros conseguimos nuestro permiso junto con otras siete empresas más en la primera tanda, el 8 de agosto de 2008. Ahora mismo de toda nuestra producción, el 50 por cierto es nacional y el otro 50 por ciento es exportación. De ese 50 por ciento, la mitad se vende a Europa y la otra mitad se vende al Lejano Oriente.

¿Qué certificados son necesarios para exportar productos cárnicos?

En Europa no se necesita ningún tipo de homologación, fuera de Europa hay algunos países que reconocen el nivel higiénico-sanitario de la UE y otros te demandan sus propias normas, aunque estas normas no suelen ser más exigentes que en la Unión Europea. En China, por ejemplo, es necesario sacar numerosas certificaciones, algunas por productos.

¿Qué pasa con EEUU?

EEUU es nuestro gran competidor porque es un gran productor de cerdo. Se une que allí tienen muchos campos para criar cerdos y que son los dueños del dólar. La única forma de que mereciera la pena ir a EEUU es para vender una costilla que usan allí en barbacoas y que tiene una demanda tremenda, pero ahora mismo no nos merece la pena hacer la homologación para vender en EEUU solamente para una pieza. Sin embargo, cuando abramos la nueva fábrica que tenemos en mente sí que conseguiremos la homologación para vender allí.

¿Dónde va a construirse esta nueva fábrica y cuando se abrirá?

Ahora mismo estamos planteando la construcción de esta fábrica, que tendrá 600.000 metros cuadrados, porque son necesarios muchos permisos. Lo malo es que el plan se paró con la crisis y ahora estamos a expensas de que salga el plan de inundabilidad del río Guadalhorce para poder construir.

¿Cuáles son los productos que más venden en el extranjero?

La venta de embutidos siempre está muy restringida por el componente cultural, ya que siempre se han hecho las matanzas caseras para conservar la carne y cada zona tiene su forma de hacer esas conservas. Incluso hay diferencias dentro de nuestro país: fuera de Andalucía, en Cataluña por ejemplo gusta un salchichón más seco, sin embargo, en el norte de España gustan más los ahumados. Por eso es complicado vender determinados embutidos fuera de España, porque no tienen costumbre de comerlos, como nosotros no tenemos costumbre de comer los suyos. No obstante, siempre se encuentra un nicho de mercado. Siempre hay colonias de españoles y restaurantes con productos típicos de diferentes lugares.
Los productos elaborados van siempre de la mano de la carne de cerdo, que sí es vendible en cualquier parte porque es un producto de uso común. El cerdo ibérico, sin embargo, tiene otro mercado porque es un producto de lujo, nosotros no producimos esta clase de productos.

Sin embargo, producen la llamada raza Duroc ¿Qué características tiene?

El cerdo Duroc es un cerdo muy magro y tiene una gran palatabilidad. A través de la unión de razas hemos conseguido una carne con diez puntos menos de magro para que aparezca más grasa. Nuestros genetistas consiguieron criar cerdos con una grasa intramuscular que es prácticamente inapreciable y que aporta mucho sabor. De esta forma conseguimos un cerdo de una gran calidad y que se puede vender a un precio algo más barato que el ibérico. Tuvimos la mala suerte de que la gran producción de Duroc coincidió con una Navidad en la que hubo una de las depresiones cíclicas del ibérico, por lo que tuvimos que venderlo a un precio casi superior al jamón ibérico.

¿Cómo es el salchichón Málaga?
Tiene muy poco aderezo, es más fresco que un salchichón y tiene menos merma, lo que significa que pierde menos humedad por lo que está más jugoso. Lo que diferencia a Prolongo es que mantiene una apuesta muy importante por los embutidos tradicionales.

¿Cuál es la situación de la industria porcina en España?

Producimos 42.000.000 de cerdos, lo que nos convierte en el cuarto país a nivel mundial en volumen de producción, después de China, que produce la mitad de los cerdos del mundo, EEUU y Alemania. También nos encontramos en cuarto lugar en lo referente a la exportación de cerdos, después de EEUU, Alemania y Dinamarca. La industria del cerdo española ha mejorado mucho en los últimos 10 o 15 años. Se ha producido un círculo virtuoso de todo el sector del porcino en el que han intervenido los ganaderos, sanidad animal, agricultura, salas de despiece, industrias cárnicas… y gracias al cual España se ha convertido en una potencia en cerdo a nivel mundial. Gracias a esto hemos podido competir con los grandes exportadores de siempre.

¿Habéis notado una bajada de demanda desde que se comenzó a difundir que la carne procesada aumenta el riesgo de sufrir cáncer?

Aunque ha bajado levemente la venta no hemos notado una gran diferencia, ya se ha recuperado. La noticia fue un nuevo llamamiento al consumo responsable de productos cárnicos, lo cual está dentro de los planteamientos de nuestra empresa. Todo en exceso es malo. Sin embargo, cuando el estudio salga publicado de forma definitiva para ese entonces diremos lo que tengamos que decir. Incluso asociaciones de pediatras y nutricionistas han salido en defensa de la carne porque la proteína es necesaria. Lo que pasa es que estuvo muy mal comunicado, porque los productos elaborados llevan conservantes, tanto si son de carne roja como si son de carne blanca y no se pueden meter en el mismo grupo de peligrosidad estos productos elaborados que la carne roja no procesada.

¿Qué recomiendas a una empresa que esté comenzando y quiera dedicarse a los productos cárnicos?

Haciendo bien las cosas siempre se puede encontrar un hueco en el mundo de los elaborados. Sin embargo, si está pensando en poner un matadero y vender carne fresca recomiendo que se lo piense muy bien porque este mundo ha cambiado radicalmente por los requerimientos sanitarios, tecnológicos y de la competencia. Hoy un matadero que produzca menos de 2.000 cerdos diarios lo tiene muy mal. Por lo tanto, yo recomiendo que si quiere hacerse un hueco en el mercado desde cero se centre en los productos elaborados.

Deja un comentario

El email no será público.