España es uno de los países con menor violencia sobre la mujer - El Sol Digital
España es uno de los países con menor violencia sobre la mujerEl periodista Manuel Llamas

España es uno de los países con menor violencia sobre la mujer

El periodista Manuel Llamas realiza un estudio en el que muestra que, de 44 países analizados, el territorio español ocupa el puesto número 36 en el ranking de naciones donde más féminas sufren agresión

Brenda Saavedra Casiano

Sin duda, es positivo que los datos posicionen a España como uno de los países con menos violencia sobre la mujer. Aún así, la sociedad está tan acostumbrada a que existan las agresiones en general -independientemente del sexo de la víctima- que se conforma con que el número sea bajo y no con que sea cero. Partiendo de esta base y de que las utopías vuelan muy lejos, no deja de ser una información alentadora que de 44 países -analizados en un estudio del Centro Reina Sofía que ha sido utilizado por el periodista Manuel Llamas para completar su artículo de opinión No hay “lacra machista” en España– el territorio nacional ocupa el puesto 36 en cuanto a las naciones donde más féminas sufren violencia. Estando en la cola o no, las agresiones están ahí, y no debería ser así. ¿Soñar demasiado? Quizás, pero la lista no debería existir en ningún idioma ni en ninguna dirección.

Existe. Es real. Datos que se dan a conocer sin más y que detrás esconden personas, historias y vidas. En el artículo publicado el pasado 5 de enero por Llamas, el periodista cuenta que la tasa de mujeres asesinadas por cualquier agresor cada millón de habitantes en España es de 5,15 féminas y que, por tanto, se trata de la mitad del número total registrado en la Unión Europea (UE) con 11,66 mujeres, y una cifra ocho veces inferior a la del continente americano con 39,6. En cuanto a las agresiones llevadas a cabo por la pareja, según Llamas, el resultado apenas varía (2,81 en 2006) y, además, destaca otro dato: mientras que en 2006 fueron asesinadas 70 féminas, el año pasado cerró con 22 menos. Una cifra que podría llevar a la esperanza, pero que todavía carga con 48 razones de peso que no le permiten ser una buena noticia. En el mismo ámbito de violencia por parte la pareja, el estudio refleja que España es el país número 24 de 35 analizados, también por debajo de la media europea que se sitúa en 3,94.

“España no es un país violento”. Así lo garantiza el profesional en su publicación, acompañando las palabras con cifras que dan a conocer que la tasa de homicidios (0,63 por cada 100.000 habitantes) es la segunda más baja de la UE, casi un 40 por ciento inferior a la media comunitaria. Teniendo en cuenta que Europa es uno de los espacios más seguros del planeta, Llamas se atreve a señalar que la nación española es una de las menos violentas del mundo.

Buena, pero no santa. Y es que datos de 2012 –de la última macroencuesta realizada por la Comisión Europea y recogida también por Llamas- puntualizan que el 22 por ciento de las españolas mayores de 15 años afirma que, al menos una vez en su vida, ha sido víctima de una agresión física (20 por ciento) o sexual (6 por ciento) por cualquier agresor, independientemente de ser su pareja o no. Así, la media de la UE está en un 33 por ciento. A pesar -o gracias- a ello, -depende de como se mire-, el territorio nacional es uno de los que más tranquilidad transmite a las mujeres, ya que, según resalta el periodista, mientras en Europa un 21 por ciento de las féminas sienten preocupación ante la posibilidad de ser agredidas o asaltadas, en el territorio nacional este porcentaje se reduce al 11 por ciento.

Más allá de la seguridad física, e incluyendo los aspectos legales y socieconómicos, España está de enhorabuena. Tal y como afirma Llamas que gritan las estadísticas oficiales a nivel mundial, “este es uno de los escasos países en los que la mujer goza de una amplia y sólida seguridad”, aunque sea un aspecto sujeto a debate. Así, menciona el ranking internacional Women, Peace, and Security Index, en el que posicionan el territorio español entre las cinco mejores naciones del mundo para nacer mujer.

¿España país machista?

La cuestión sobre el machismo en España vuelve a ponerse sobre la mesa con intensidad después de los repetidos casos de violencia contra la mujer -muchos con el peor final posible: la muerte- que se han llevado a cabo en los últimos años y a las desigualdades por razón de sexo que se han hecho eco en la sociedad. Los tiempos avanzan y, a su vez, también los seres humanos y su forma de pensar. Es cierto que el machismo ya no es el mismo de antes, pero son muchos los que consideran que éste aún existe aunque de manera más disimulada. Entre ellos, está el grupo de feministas en España, criticado por Llamas por hacer referencia a la nación como un espacio en el que existe “lacra machista”, según resalta en su artículo, que creó en base a este tema principal.

A través de datos y cifras pretende hacer hincapié en su postura y demostrar que el territorio nacional está lejos del “infierno machista” con el que, según sus palabras, “el feminismo patrio” lo define. Así, el periodista utiliza el número de casos denunciados por violación en 2017 (832) y de féminas que han sido asesinadas en el mismo año por sus parejas o exparejas (48) para compararlo con la cifra de población masculina existente entre 15 y 64 años (casi 15,5 millones), e invitar a la agrupación a la que se dirige a no generalizar.

Es cierto. No hay que generalizar. Pero también lo es que 832 más 48 quedarán marcadas de por vida o, peor aún, han perdido esta última. Ni todos los hombres son malos, ni todas las mujeres son buenas, pero hay números y hay que acabar con ellos. Hablar sobre si existe o no machismo es delicado, pero la realidad es que ni el colectivo feminista, ni esa gran mayoría de hombres que piden huir de las generalizaciones porque son buenas personas, ni ningún ciudadano coherente quieren lo que está ocurriendo, independientemente de que el número sea mayor o menor. Por ello, quizás lo más razonable sería unirse para intentar buscar una solución común y no tirarse los trastos a la cabeza entre ellos, porque ni el bueno es tan bueno, ni el malo tan malo.

Llamas menciona también un estudio realizado en Suecia que recoge que “apenas el 1 por ciento de los hombres es responsable del 63 por ciento de todas las condenas por crímenes violentos”, cita en su información mientras agrega quela inmensa mayoría de los hombres es gente honrada y pacífica que nada tiene que ver con la desvirtuada y horrenda imagen de violencia y opresión que vende el feminismo”. Además, continúa con su alegato con datos del Instituto Nacional de Estadística que reflejan que las principales víctimas de la violencia por parte de los hombres son también hombres, “tanto en materia de homicidios (ya sean consumados o meros intentos), como lesiones y robos con violencia o intimidación”, justifica. Es en el terreno de las agresiones sexuales donde las mujeres -por desgracia- salen peor paradas.

Son muchos los factores que influyen en las cifras. También en tener una manera de pensar u otra sobre el tema y en lo sensible que pueda resultar el mismo según para quién. No son resultados positivos porque no están a cero, pero se agradece que estos vayan a mejor. Lo que habría que cuestionarse es por qué nacer mujer ya lleva consigo este debate, por qué se siguen haciendo encuestas y artículos al respecto y por qué existe una lista -que sube o baja según el año- de féminas que mueren a manos de un hombre (de la misma manera que habría que planteárselo desde el otro polo con una enumeración en la que el hombre encabezara las cuentas). A lo mejor, el día que desaparezca un apartado estadístico en el que se estudie en qué país está la mujer más segura, sin que aparezca también un espacio de las mismas características en exclusiva para el hombre (nada de seguridad en general, que sí existe), o de los informativos el número de asesinadas por violencia machista al finalizar el año, quizás ahí España habrá ganado y merecerá ser titular.

Deja un comentario

El email no será público.