Estamos en guerra y algunos no se quieren enterar - El Sol Digital
Estamos en guerra y algunos no se quieren enterar

Estamos en guerra y algunos no se quieren enterar

La barbarie yihadista volvió a manifestarse en la ciudad turística francesa de Niza. Más de ochenta muertos y un centenar de heridos es el balance de este criminal tunecino que atropelló a su paso a todos los que pudo mientras disfrutaban de los fuegos artificiales en el Día Nacional de Francia. Ya son centenares los muertos causados por el terrorismo islámico en suelo francés y la pregunta que podemos plantearnos es hasta cuándo durará este terror.

Desgraciadamente, nadie sabe la respuesta, pero sí se sabe que si se actúa sobre el corazón del agresor, el Califato que han constituido en regiones de Siria e Irak, principalmente -pero no solo porque están en Libia, Mali y otros países- podría afectarse muy gravemente el poder de los terroristas. Claro que siempre habrá asesinos dispuestos a hacer la yihad por su cuenta, pero no tendrían una dirección, ni la logística, ni los campos de entrenamiento y un largo etcétera de facilidades con las que ahora cuentan. Aparte de que liberar estas zonas del terror y normalizar la vida de los pueblos que allí estaban o están asentados siempre será un progreso frente a la situación actual.

Pero la Vieja Europa parece que prefiere seguir recibiendo golpes en su suelo antes que golpear ella en el de estos desalmados. Europa tiene la suficiente fuerza, con y sin Estados Unidos, para aplastar a Daesh allí donde se localiza en un territorio, desde su capital Racca a Mosul y cualesquiera otras poblaciones. ¿A qué espera entonces? Esta Europa tiene miedo a sus opiniones públicas, educadas en los valores de la paz y que no sabe que ésta solo se alcanza desde el respeto que proporciona el uso de la fuerza ante quienes no entienden otra razón. Si Francia es atacada lo es porque ha hecho frente con bombardeos o con sus paracaidistas en Mali a estos bandidos. Los militares franceses están en las calles de sus ciudades. Ah, y no pagan rescates por sus secuestrados, intentan liberarlos. Un ejemplo a la hora de hacer comparaciones.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.