“Este libro surgió como un cuento” - El Sol Digital
“Este libro surgió como un cuento”

“Este libro surgió como un cuento”

Conversaciones de El Sol Digital (IV)

María Viedma, al menos en apariencia, es reposada y habla con seguridad, lo que quizá le haya permitido acabar la carrera de resistencia que es escribir un libro durante años documentándose previamente y, claro, encontrar editor, posiblemente también un trabajo arduo. Pero así es la vida de quien se decide a encontrarse con uno mismo contándole cosas a los demás. No parará con esta novela histórica, ahora guarda celosamente las claves de su próxima criatura.

Vicente Almenara

¿El Mar de Salomón es su primer trabajo de ficción?
Sí, durante muchos años he trabajado como consultora y elaborando material didáctico para entidades públicas y privadas. También por amor al arte hice un ensayo sobre la historia de la masonería desde una perspectiva de género, que fue en el contexto de los dos años de doctorado que realicé sobre la historia de las mujeres.
Me centré mucho en este asunto y mi marido me animó a presentarlo a un premio de ensayo. En mi empeño de hacer ese trabajo tuve que dejar de lado parte de mi otro trabajo. A mí siempre me ha encantado escribir relatos. Me considero una persona fantasiosa y me ha gustado escribir, pero nunca me había permitido escribir una novela, porque me parecía un trabajo de una gran envergadura. No sabía si iba a ser capaz de hacer una tarea así. Entonces, un día, me dije, mira María tengo ya cierta edad, probablemente me queda por vivir menos tiempo del que he vivido y es el momento de hacer cosas pendientes. Entonces decidí dar este paso y escribir El mar de Salomón, que se desarrolla hace 3.000 años.

¿Por qué la masonería y por qué la perfectiva de la mujer?
Siempre he trabajado sobre la igualdad de género y la igualdad de oportunidades y tengo bastante experiencia como consultora. Al hacer el doctorado sobre la historia de la mujer, tuve que plantearme un tema para hacer el trabajo de investigación. Entonces revisé la historia de la masonería a la luz de las relaciones de género, a la luz del poder, la igualdad entre hombres y mujeres. También comparé el discurso fuera de la masonería.
En muchos momentos nos encontramos, salvo a finales del siglo XIX, que el discurso de la situación de la mujer siempre ha sido básicamente normalizado tanto en el mundo profano como masónico. La Baja Edad Media y el final de siglo XIX tampoco aportaban demasiado a la igualdad de hombres y mujeres. Había autoras que habían hecho varios estudios sobre esta temática, pero lo que aún no se había hecho era repensar la historia de la masonería y ver qué aportaba a la igualdad en las mujeres. Es decir, sus condiciones en el sentido de la igualdad. Entonces esto es lo que yo voy analizando a lo largo de distintos periodos en mis estudios. Desde la Baja Edad Media hasta el final de la II Guerra Mundial.

¿Cuál es la temática de El mar de Salomón?
La elección del tema es porque soy una apasionada del mundo antiguo y, en realidad, este libro surgió como un cuento. En ese momento era madre de un chico preadolescente y se me ocurrió la idea de escribir un cuento de un chico cuya principal pasión fuera la de aprender. Se me ocurrió la historia de cómo sería Salomón cuando era un niño. Entonces, en el momento en el que me puse a escribir el cuento advertí que tenía bastante material para hacer una novela. El Salomón que yo presento en mi obra es un Salomón niño, luego adolescente y un Salomón en su primera parte de la juventud y que, como todo el mundo sabe, llega al trono.

¿Cuánto hay de ficción y cuánto hay de historia en este libro?
De ficción hay un 30 por ciento y el resto es historia. Claro, como novelista te puedes permitir más licencias que cuando escribes un ensayo, que tiene que ser más riguroso. Aunque me he ceñido bastante al texto bíblico sobre todo a Samuel 2 y a Reyes 1 pero me he permitido mis licencias y hay personas que no son reales. Pero hay personajes que aparecen en la Biblia, yo les he creado una vida. Este supone un importante esfuerzo, el de ponerse en la piel de la persona de hace 3.000 años. Hay que conocer cómo eran las relaciones entre padre e hijo, entre hombre y mujer, cómo vestía la gente de esta época, qué comían, cuáles eran sus miedos, sus supersticiones, cómo eran las relaciones de poder, qué aspiraciones tenía la gente, cuáles eran sus celebraciones, etc.

¿Te ha servido el Antiguo Testamento como fuente bibliográfica?, y ¿Salomón, hijo de David, tiene apoyatura en la arqueología histórica y en otras fuentes distintas a las dos que citas?
Tiene poca apoyatura. Lo que sucede es que la ausencia de vivencias no es la evidencia de ausencia. Es decir, que siempre es posible que se encuentren pruebas en ese sentido. De todas formas, normalmente es más fácil contar la historia del pueblo judío a partir de que existió una monarquía que se inicia con el rey Saúl y luego con el rey Salomón. Es mucho más fácil explicarlo así, igual que es más fácil de contar el cristianismo a partir de la existencia de Jesús que sin su existencia. De todas formas, a mí como novelista no me interesa tanto la veracidad del Antiguo Testamento, sino su relato, porque realmente dudo de que los autores de la Biblia contaran unos hechos históricos con la mayor veracidad posible. La Biblia intenta explicar cuál es la relación que tiene el pueblo elegido con Dios.

¿Su novela da saltos cronológicos?
No. Mi novela es bastante cronológica, voy siguiendo la edad natural de la vida del rey Salomón y la de sus hermanos. Lo que relato fundamentalmente es la lucha de los hijos del rey David por heredar el trono de su padre. Pero como la novela está llena de contrapuntos, también cuento la pugna de las madres de esos hijos por conseguir que su hijo se ubique en el trono. Para las mujeres de entonces lo importante no era ser la mujer del rey, porque el rey tenía muchas mujeres, lo importante era convertirse en la madre del rey. La verdadera reina era la madre del rey.
Además, aunque voy contando sucesos muy mundanos, también hay un contrapunto individual, todos esos hechos se van mezclando con hechos sobrenaturales, maldiciones que se cumplen, difuntos que aparecen, ángeles que intervienen. Se van mezclando todos esos acontecimientos. También hago mucho hincapié en la vida cotidiana, pues hay otro contrapunto que es el de la visión de los personajes femeninos. La historia siempre nos cuenta los hechos protagonizados por los varones. Las grandes gestas, las guerras… pero pocas veces se cuenta cómo era la vida cotidiana. De hecho, hay una obra muy interesante la historia de la vida cotidiana que la recomiendo. En mi obra rescato los personajes femeninos e intento mostrar cómo se sentían, qué experimentaban. En algunos personajes muestro cuál era la situación opresiva que vivían las mujeres de entonces. Que, por cierto, ha variado poco respecto a la situación actual en algunos lugares del mundo.

¿Cuál es su estilo literario?
El mar de Salomón se enmarca en el género de novela histórica. Tengo influencias por mi formación como lectora, y también quiero pensar que tengo influencias de novelistas que he admirado, mis dos grandes referencias son los novelistas rusos y los sudamericanos.

¿Cómo fue el parto de la novela?
Largo, duró unos tres años. Al ser una persona desconocida, después de escribirla mi obra estuvo rodando bastante tiempo hasta que alguien confió en mí. Finalmente, di con un editor radicado en Teruel que se hizo con una editorial que tiene unos 30 años.Como se dice, hay que estar en el lugar y momento oportuno, pues este señor hacía poco que había comprado esta editorial y quería incorporar una línea de narrativa. Entonces le envié mi novela y le gustó. Así que llegamos a un acuerdo.

¿Cuándo se publicó?
Se puso en la calle a finales de enero o principios de febrero de 2016. Creo que se está vendiendo bien.
Ha tenido buena acogida en los medios de comunicación. Me han entrevistado en Ser Historia, La Noche de Cope, en La Noche en Vela de RNE, y en muchos medios de comunicación. Antes de encontrar a mi editor, me presenté a un concurso de una editorial nueva, Altera, que creó un premio de novela histórica. Quedé finalista y esto me animó a seguir encontrando editor.

¿En Málaga se puede encontrar?
Sí, El Mar de Salomón se puede encontrar en numerosas librerías de Málaga. Al principio suele estar unos 15 días en la sección de novedades y luego se va desplazando. Pueden preguntar por ella sin ningún problema.

¿Trabaja ya en su siguiente novela?
Sí, en estos momentos estoy a la mitad de mi segunda novela y espero concluirla antes de que llegue el verano. También es histórica y se desarrolla a finales del siglo XIX en París. Narra unos hechos históricos sorprendentes y poco conocidos por el público. Por el momento no puedo contar más. Soy algo supersticiosa.

¿La elección de este nuevo tema es casual?
Tengo conocimiento sobre un determinado tema y creo que sería posible hacerlo. Son cosas que tenemos aparcadas cuando decidimos escribir un libro. Cosas que he descubierto a lo largo de mi vida gracias a mis inquietudes y a mi actividad profesional y académica. En determinado momento hay algo que te interesa y le sacas partido.

Profesionalmente no vive de la literatura.
Tuve en una época, alrededor de unos 20 años, como consultora, luego cesé en esa actividad y durante algunos años he trabajado como terapeuta. Realicé un posgrado en la Universidad de Barcelona sobre terapias naturales. Ahora por cuestiones familiares tengo aparcado esto y me he tomado un tiempo para terminar mi próxima novela.

Deja un comentario

El email no será público.