Ni estudia, ni trabaja,  ni quiere

Ni estudia, ni trabaja, ni quiere

Tres sentencias judiciales han expresado recientemente que si un hijo es mayor de edad y está probada su “desidia” e “indolencia”, el progenitor divorciado no debe seguir pagando sus gastos de manutención. Una sentencia de la Audiencia de Pontevedra recogía un caso: “Años ha pasado sin estudiar, ni interesarse por nada, para aparentar un repentino y vivo interés por estudiar cuando durante cuatro años permaneció indolente y despreocupado de toda tarea”. Parece más que razonable la sentencia si el susodicho vago, animado de su parasitismo, quería seguir viviendo de sus papás. Pero es más, la Audiencia comprobó que dicho individuo el mismo día que recibía la denuncia se apuntó como solicitante de empleo. Además, farsante. Si algunos hijos no tienen independencia económica, resume la sentencia, es “por causa a ellos imputable”. Esta resolución judicial viene a poner muchas cosas en su sitio y a restablecer el derecho de los progenitores a destinar el fruto de su trabajo a los hijos que lo merezcan por su esfuerzo y no a los que se acomodan indefinidamente en el ocio.

Es cierto que hay una gran responsabilidad de los gobernantes en las políticas públicas que no logran bajar la insoportable cifra de jóvenes parados, y que además no estudian. Pero esto no puede servir de coartada para que algunos se instalen en la vida muelle. Se trata de una generación de jóvenes muy mal preparados y que no encuentran trabajo. Los podemos ver deambulando por los barrios, sentados en cualquier portal… y otros trapicheando con drogas o dedicados a la comisión de cualquier otro delito. Los hay, por supuesto, que todos los días buscan trabajo de mil y una formas y que no se rinden a las condiciones económicas, por muy adversas que éstas sean. Estos son los que merecen todo el apoyo de empresarios y responsables educativos. Con los demás se deben seguir campañas de concienciación e inserción laboral pero si no quieren, libres son de elegir el color negro para su futuro.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.