Eugenio José Luque: “Málaga es la capital económica de Andalucía“

Eugenio José Luque: “Málaga es la capital económica de Andalucía“

José Manuel Reyes
El decano de la Facultad de Económicas y Empresariales, Eugenio José Luque, ofrece su visión sobre la situación económica en Málaga, considerando que será una de las primeras ciudades que saldrá de la crisis gracias al turismo y asegura que es la base de supervivencia de la capital de la Costa del Sol.

-¿Cómo definiría la situación económica en Málaga?
-Yo creo que los optimismos no son buenos, es verdad que la situación es mejor que la que teníamos en períodos recientes, parece que hay un brote de mejora pero no bajaría la guardia, la situación está muy delicada todavía, el paro sigue siendo una de las lacras más importantes, y va a costar quitárnosla de encima, por lo tanto, no echaría las campanas al vuelo.
-Por lo tanto, ¿hay una evolución favorable?
-Si porque los datos así lo reflejan, mejoran poco pero hemos pasado una época en la que los datos no paraban de empeorar. Antes había un pesimismo que igual estaba justificado pero que eran avalados por unos datos negativos; el PIB bajaba, la deuda pública bajaba, el déficit crecía junto con el paro… Y ahora la situación ha cambiado, los datos no son peores que los de antes, pero tampoco es para decir que ya estamos fuera de la crisis, porque no lo estamos, ya que es una crisis muy dura de la que tardaremos en salir y no sé si volveremos a la situación que teníamos en 2007.
-A finales del pasado año, el Ayuntamiento de Málaga declaró que se esperaba un crecimiento del 2 por ciento en materia de empleo. ¿Cree que se ha producido dicho aumento?
-No se ha producido porque la tasa de paro de Málaga es muy alta, estamos alrededor del 35 por ciento, siendo la más alta de Andalucía. Hay que tener en cuenta que es muy complicado que las predicciones se cumplan.
Cuando empezó la crisis, las agencias más reputadas de Europa reivindicaban un gran crecimiento en 2007, y ocurrió totalmente lo contrario, no hubo crecimiento. Con esto quiero decir que muchas veces a los economistas nos obligan a predecir el futuro y ofrecer predicciones que difícilmente llegarán a cumplirse, ya que muy pocas ciencias pueden predecir el futuro, y con respecto a ese 2 por ciento, son los datos los que tienen que corroborarlo.
-Además, el Partido Popular afirmó que Málaga sería una de las primeras provincias en salir de la crisis económica. ¿Lo considera así?
-Creo que Málaga es la capital económica de Andalucía, y se supone que estamos en mejores condiciones que el resto de provincias andaluzas, aunque hace tiempo que el PTA (Parque Tecnológico de Andalucía) se redujo y dejó de tener perspectivas de futuro, no crea mucho empleo y la idea de comprar y vender para incentivar a la industria andaluza se ha dejado un poco a un lado. Lo que compra y vende el PTA lo hace fuera de Andalucía.
La industria en Málaga no tiene perspectiva de mejora, por lo menos a medio o corto plazo, por otro lado, la agricultura representa alrededor del 2 por ciento del PIB de la provincia y el empleo de ésta. Pero donde somos realmente fuertes es en turismo y comercio, dominamos en el sector servicios. Además, este sector tiene en la ciudad muchas vertientes, turismo de playa, de golf, el cultural… En este último, la ciudad se ha apoderado de la cultura con la apertura del Muelle, el Pompidou, el Museo Ruso… Son unas potencialidades y un patrimonio que se hace muy atractivo para el turista, realmente en este sentido estamos siendo muy fuertes.
-Entonces, ¿es el turismo la base de supervivencia de Málaga?
-Por supuesto, el turismo representa el 80 por ciento del PIB en la ciudad y el empleo. Lo que hay que hacer es potenciar ese turismo de calidad, aprovechando que las perspectivas son muy buenas, hay un crecimiento del euro contra el dólar y la libra, a esto se une la bajada del precio del petróleo. Considero que las perspectivas son muy positivas para Málaga, tiene una gran capacidad de hoteles, países como Túnez tienen menos hoteles que la provincia de Málaga.
Una de las bases de la salida de la crisis y por lo que va a ser una de las primeras provincias en salir de esto es gracias al sector turístico tan fuerte que tenemos, Málaga se concibe como la ciudad del descanso sin ningún desprestigio. Tenemos el clima, sol, el mar, así que potenciemos eso.
Además, competir con Asia o África es muy complicado, porque la mano de obra allí es muy barata, y creo que por lo tanto, la fortaleza es el turismo y el comercio. Málaga no podría crecer económicamente sin el turismo y ahora mismo no tenemos ningún competidor que pueda asemejarse a la potencia que tiene la ciudad en el sector turístico, por ello mismo tenemos que reforzarlo y mejorarlo continuamente con mejores playas, hoteles y potenciando el turismo rural.
-Cambiando de tema, ¿son los pequeños empresarios a los que más les ha golpeado la crisis en Málaga?
-Son los más desamparados ante esta situación junto con el autónomo, siendo los más desprotegidos e indefensos ante situaciones como éstas, porque el Estado del Bienestar ya no tiene capacidad para atender situaciones así. Debemos saber que este Estado se compone de la educación, la sanidad, jubilación, dependencia y desempleo, con estos cinco pilares debe haber dinero, pero tenemos un gran déficit público, hablamos de un billón de euros de déficit en España, y este Estado del Bienestar se sustenta solamente con un sector público fuerte, con solvencia económica y hemos multiplicado por tres la deuda pública y eso no puede atender a los desempleados y autónomos.

Queda claro que el gran perdedor de todo esto ha sido y es el trabajador, que quién no ha perdido el empleo ha obtenido unas condiciones peores, con precariedad, más horas de trabajo… Esto sí que es una crisis importante y grande.
-Las crisis son cíclicas, y tras una recuperación pueden llegar a volver. ¿No se ha aprendido lo suficiente como para intentar ponerles solución?
-Pues no, pero la raíz de las crisis son la falta de valores, la codicia, con el único objetivo de ganar dinero y cuanto más mejor. Después hay crisis porque son inevitables por motivos como el precio del petróleo y demás. Pero creo que esta crisis financiera también ha sido de valores, no se ha obrado correctamente, esto queda reflejado en los casos de corrupción que han ido saliendo a la luz, que ha sido algo escandaloso, como lo ocurrido con el sector de la construcción, que depende totalmente de la situación económica del país.
Uno de los inconvenientes es que la ocupación hotelera está en auge durante medio año y el resto no, eso es algo donde hay que trabajar, intentando hacer atractiva la costa para el turista durante todo el año, pero esforzarse por potenciar otros sectores en los que Málaga ha demostrado que no es capaz de destacar es algo poco fiable, hay que trabajar duro lo que tenemos.

-¿Son los que más saben de economía los que han provocado la crisis?
– Todo esa situación tuvo su origen en una crisis de ingeniería financiera que pretendía crear productos muy complejos, pero realmente son gente experta que han provocado esto por malas prácticas que podrían o no considerarse que han sido de mala fe. Pero en el fondo esto no lo ha provocado un ignorante.
-¿Hay actualmente confianza en los economistas?
-La ciencia económica se ha perfeccionado tanto como para diagnosticar y proporcionar medidas para un problema, aunque evidentemente quién quiere aplicar las medidas, las aplica a su forma, y casi con una exactitud matemática, luego realmente, la economía funciona como cualquier ciencia, pero la capacidad de predicción es algo mucho más complicado, no se predice si va a ocurrir ni los efectos que puede llegar a tener una crisis, pero sí puede diagnosticar y dar las posibles soluciones, pero la aplicación de éstas ya depende, que es lo que falla, junto con el objetivo que se persigue, pero esto procede más del político, el economista es la herramienta, mientras que el anterior es quién lo aplica.
-¿Hay falta de educación financiera en los ciudadanos?
-Es evidente, de economía y finanzas todo el mundo habla. El 90 por ciento de la información de todos los medios es económica, pero el problema es que no es lo mismo leer información divulgativa que saber lo que hay tras la elaboración de un producto financiero.

Cuando hay gente que se ha arruinado por la compra de viviendas, que parecía que todo era un pozo sin fondo y lo que se invirtiera se iba a recuperar en pocos meses, tendrían que tener conocimiento de lo que podría ocurrir, que cuando se compra un piso no siempre sube el valor de este permanentemente, se puede ganar o perder en un fondo de inversión.
Hay una gran falta de formación, pero hay proyectos como en el que está inmerso la Universidad, llamado Edufinet, que pone a disposición del público el «Curso introductorio de educación financiera» y lo que pretende es llevar toda la información tanto a niños como a jubilados, dándoles una educación financiera basada en valores.
Además, hay una cuestión que siempre pongo en duda, en el Bachillerato la formación en economía está orientada al alumno que posteriormente va a estudiar Económicas, pero el alumno que va a estudiar Humanidades o Ciencias, no estudia nada de economía. Pienso que en estos casos sería más conveniente que la formación en Económicas estuviera orientada de otra forma tanto en la Educación Secundaria como en el Bachillerato.

El objetivo sería que todos los alumnos adquirieran las nociones básicas de finanzas y economía, pero es una lucha que llevamos desde hace años con la Consejería y aún seguimos en ello.

Deja un comentario

El email no será público.