Eugenio Moltó: “Lo que decimos lo hacemos y no damos bandazos ideológicos” - El Sol Digital
Eugenio Moltó: “Lo que decimos lo hacemos y no damos bandazos ideológicos”Eugenio Moltó

Eugenio Moltó: “Lo que decimos lo hacemos y no damos bandazos ideológicos”

Conversaciones de El Sol Digital (LVI)

Vicente Almenara.- Eugenio Moltó, veterinario en Estepona, fue el cabeza de lista de Vox en las pasadas elecciones autonómicas y aunque eran probables diputados por Málaga y Sevilla nadie esperaba 12 representantes en el Parlamento andaluz. Muchos dudaron de si era el momento de presentarse y si no era contradictorio para un partido que enjuiciaba seriamente las autonomías, pero los hechos han venido a darles la razón, era el momento y eran ellos quienes iban a cambiar el signo del gobierno en la Comunidad. Tanto ayer como hoy, la mayoría de los medios de comunicación los tachan de extrema derecha, ellos hablan de “extrema necesidad” y se sienten más motivados que nunca para explicar el sentido de su presencia en la escena política española. Ahora solo queda espera, por aquello de que por sus hechos los conoceréis.

 

¿Cuándo fue su entrada en VOX?

Mi acceso es muy temprano. Yo militaba en el PP, como todo el mundo sabe, y en el año 2008 en el famoso congreso de Valencia en el que se dio el cambio ideológico rajoyiano hubo una ponencia política de Vidal Cuadras, María San Gil y Santiago Abascal. Yo iba de oyente a aquel congreso y llamaron mi atención aquellas alegaciones, eran las que a mí me gustaban. Empecé a fijarme tanto en Vidal Cuadras como en Santi Abascal. En el 2010 o 2011 fundaron Denaes (Fundación para la Defensa de la Nación Española), una fundación que sigue existiendo y que a mí me parecía que iba en esa misma línea ideológica. En el 2011 en el congreso del PP de Sevilla hice por ver a Abascal físicamente, me presenté y empezamos a montar Denaes en Estepona. Empecé a fijarme en toda la deriva ideológica tanto del PP como de Santi Abascal y en enero de 2014 cuando se fundó VOX no tuve ninguna duda y di el salto. Llamé por teléfono al alcalde de Estepona y le dije que había un partido nuevo y que me iba con ellos. A continuación, llame a Ortega Smith y le dije “mira, que me voy con vosotros”. Hemos trabajado sin medios económicos y apartados del mundo mediático. El primer lema de vox era y es “habla, convence y actúa”. El despegue grande ha sido por Cataluña. Una actuación de primera línea que nos ha dado visibilidad. Denaes convocó una concentración de banderas en Málaga, en la puerta del Ayuntamiento, y vino Francisco de la Torre y estuvimos cenando con él y haciéndonos fotos. Fue el despertar de mucha gente para saber que lo que estaba pasando era muy serio.

 

¿Cómo vivió el resultado de las elecciones andaluzas?

No teníamos dinero para encuestas propias. Nuestro presupuesto para la campaña ha sido de 150.000 euros e íbamos mirando las encuestas que publicaban los medios. El día de las elecciones un amigo me llamó y me dijo “dicen que tenéis ocho” y yo le dije que se dejara de bromas. Yo, personalmente, pensaba que íbamos a tener representación en Sevilla y Málaga, luego vino lo de Almería, lo de Cádiz… En los mítines se veía mucha gente, pero el PP había hecho una campaña para que a la gente se le arrugara el brazo.

 

¿La demonización del partido ha contribuido al éxito?

Puede ser en el sentido de que nos hayan dado una publicidad que no teníamos. En el debate de los otros cuatro partidos se hablaba todo el rato de Vox sin que estuviera allí. Las consecuencias negativas se han visto este fin de semana. La alerta antifascista de Podemos, e incluso del PSOE, está generando una violencia en las calles primero para intentar provocarnos y segundo de hechos como quemar la casa a Morante de la Puebla o el intento de agresión a Ortega Smith. Eso ya es un principio y esto puede sugerir que haya problemas de verdad. La excusa es que los violentos somos nosotros.

 

¿Sabía algo de la financiación iraní de las europeas de 2014?

Vidal Cuadras tenía dos amigos iraníes en el exilio de cuando él era eurodiputado, pero no eran gente del Gobierno ni de ninguna banda armada. Se fue Vidal del partido y se presentaron las cuentas y están totalmente claras y transparentes. Además, la ley de partidos nos controla.

 

¿Por qué se fue Vidal Cuadra del partido?

Creo que su expectativa era mantener el escaño para mantener su carrera política, y como no salió se fue.

 

¿Por qué no han querido estar en el Gobierno andaluz?

Desde el principio, el planteamiento era apoyar desde fuera para que los pactos de Ciudadanos y PP tengan fuerza. Nosotros lo que queremos son políticas concretas, tampoco tenemos una fuerza como para entrar en el Gobierno.

 

¿Pero no descartan gobernar en otras circunstancias?

Claro, es el objetivo. De cara a las municipales, que tendremos algunos Ayuntamientos, y las europeas vamos a alcanzar otras metas.

 

¿Qué municipios malagueños tienen más simpatía por VOX?

Desde el principio, hemos tenido Málaga capital y Estepona como lugares donde más desarrollo hemos tenido. En los dos últimos años, el apoyo de afiliados ha subido mucho y ya tenemos implantación en toda la provincia. Hoy podríamos citar Vélez-Málaga, Mijas, Torremolinos, Benalmádena y la costa en general.

 

Las europeas son un gran marco debido a la circunscripción única.

Sí. Sobre todo porque la gente ha perdido el miedo al voto útil y ya nos conoce, lo que decimos lo hacemos y no damos bandazos ideológicos. Mucha gente se va a posicionar con nosotros.

 

¿Qué carácter le da al documento firmado por PP con VOX?

El compromiso lo hace el PP con VOX, como crear la Consejería de la familia. Hay 37 puntos. Es cierto que hay puntos más genéricos, como impulsar, favorecer… Pero cosas como el control de los chiringuitos económicos es un compromiso. Vamos a ver como lo articulan ellos. Es algo que vamos a exigir con el tiempo. Vamos a tener que trabajarlo porque no es un acuerdo a tres, son dos pactos a dos. Este pacto ha requerido mucho diálogo.

 

¿El trío PP-Ciudadanos-VOX se va a mantener en el tiempo para alcanzar objetivos?

No lo sé. Ciudadanos cambia mucho de opinión y no sabemos qué va a decir. Son tres partidos diferentes. En muchos puntos coincidimos con el PP y en otros con Ciudadanos. No sé qué va a pasar, pero nosotros vamos a mantener nuestras propuestas. Las alianzas son inevitables. Lo difícil sería pactar con el PSOE o con Podemos, claro. En otros países como Italia o Alemania se alían partidos que no tienen mucho que ver. En España hay cosas insalvables como que los de Podemos llamen a la gente a la calle contra VOX.

 

¿Qué demandas tienen para la provincia de Málaga?

El tema del regadío y de los embalses. Sobre todo en la Axarquía, que ahora tienen problemas con el riego de los frutos tropicales. Cuando llega el verano y no ha habido lluvias hay escasez de agua. Esto es un tema prioritario. Otro tema es el metro en superficie. PP y Ciudadanos habían dicho como nosotros, que en calle Eugenio Gross no puedes meter un tranvía en medio y cargarnos esa zona de Málaga. Otros dos asuntos clásicos son el río Guadalmedina o lo de Repsol. También está el tema de seguridad en los barrios.

 

Deja un comentario

El email no será público.