Euro-Toques, la cocina de los valores - El Sol Digital
Euro-Toques, la cocina de los valoresProtagonistas de Euro-Toques en Málaga

Euro-Toques, la cocina de los valores

La cocina está en un momento dulce. Vivimos en unos tiempos en los que cada vez cocinamos menos, sin embargo, la cocina está en plena efervescencia y la profesión de cocinero más de actualidad que nunca. Los concursos de televisión, las secciones gastronómicas de radio, las publicaciones especializadas… eso y el interés suscitado por la innovación gastronómica y las nuevas técnicas y productos han hecho que el oficio tenga un espacio a la vista de todos. Sin embargo, vivir la profesión va mucho más allá de los focos mediáticos. Ser un buen cocinero requiere de muchas horas de trabajo, de sacrificio, constancia y dedicación. Por eso, normalmente, el cocinero no se hace, sino que nace.

En Málaga, un grupo de cocineros sabe mucho de esto. Son 31. Rondan entre los 35 y 45 años y están dando visibilidad a su trabajo y a la profesión bajo el paraguas de Euro-Toques. Algunos de ellos tienen su propio restaurante y otros forman parte de una plantilla, pero a todos los unen valores comunes: trabajar con honestidad a favor de la profesión y defender los principios de la asociación.

Euro-Toques es una organización internacional de cocineros donde se integran más de 3.800 profesionales de 18 países. Fue fundada en Bruselas en 1986 por Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Pierre Romeyer y Paul Bocuse.

En España, la asociación cuenta con alrededor de 800 cocineros y hay delegaciones autonómicas y provinciales. Su principal objetivo es la defensa del patrimonio culinario, su diversidad y su origen, defender la alimentación sana y proteger la calidad y el sabor de los alimentos, entre otros principios. Pero no queda ahí todo. Euro-Toques es más que eso. Es “defender un código de honor”, señala Sergio Garrido, chef ejecutivo del hotel Vincci Posada del Patio y responsable de la delegación de Andalucía. Por ejemplo, los cocineros miembros de Euro-Toques están comprometidos a divulgar las buenas prácticas en la profesión o a defender una alimentación sana basada en los productos de calidad.

Asimismo, algunos de los cocineros que pertenecen a Euro-Toques lo definen como el mejor momento profesional de su vida. Es el caso de Abilio Arteaga, de Casa Abilio, quien asegura que “desde el primer día que me puse la chaquetilla con el cuello azul tuve una sensación de orgullo y responsabilidad, de tener un compromiso con la cocina, el producto y los productores. Euro-Toques es amor a la cocina”.

En lo que coinciden prácticamente todos es que se trata de algo más que una asociación. Juan Antonio Aguilar, cocinero de Paradores y responsable de la delegación de Málaga, lo señala como “el punto de encuentro donde defender valores como la honestidad en la profesión y la solidaridad”. Destaca también la defensa que hace la asociación del producto, al igual que su compañera Lupe Montejo, cocinera perteneciente a AMUCO (Asociación de Mujeres Cocineras), quien ensalza la versatilidad del grupo de cocineros de Málaga. “Somos cocineros muy diferentes y es, precisamente eso, lo que nos hace más fuertes. Ser de Euro-Toques es una responsabilidad enorme con la que has de ser consecuente, es un destino deseado y hay que disfrutarlo”, afirma.

Actividades

Entre las acciones que Euro-Toques lleva a cabo en Málaga no sólo están la de defender el patrimonio gastronómico a través de la participación en actividades como el Día de las Sopas Perotas o la Fiesta del Boquerón Victoriano o la de divulgar la gastronomía saludable a través de charlas en los colegios. La labor que realizan va más allá y están muy comprometidos con las causas solidarias, entre las que se encuentran las del colectivo AVOI, que dedica sus esfuerzos a los niños de la unidad de Oncología del Materno Infantil. Y es que si algo destaca de este grupo de cocineros es que “nadie espera nada. La gente sólo da”, afirma Sergio Garrido. Será por eso que él mismo ha sido el encargado de capitanear este año el tradicional calendario de AVOI, al que le ha dado un toque gastronómico con la ayuda de otros 22 cocineros, que se han prestado a posar junto con niños de la asociación con el objetivo de vender un total de 5.000 ejemplares.

¿Y el futuro? Pasa también por hacer que en la cocina siga sonando el nombre de Málaga fuera de nuestras fronteras, por eso están trabajando de cara a octubre de 2018, fecha en la que la asamblea regional de Euro-Toques Andalucía se celebrará en la capital.

 

Deja un comentario

El email no será público.