Euroescépticos. Carlos Ramírez. Abogado - El Sol Digital
Euroescépticos. Carlos Ramírez. Abogado

Euroescépticos. Carlos Ramírez. Abogado

En las elecciones europeas de 2014 los eurófobos entraron en el Parlamento europeo con cerca del 7 por ciento de los votos, y lo peor, las cenizas de la ultraderecha supieron integrarse en esos movimientos de rechazo a determinadas políticas comunitarias. En Francia, el partido más votado fue Frente Nacional, y en Gran Bretaña fue UKIP. En el año 2014, en las elecciones legislativas en Finlandia, el Partido de los Finlandeses obtuvo un 16,5 porciento de votos. La crisis de los refugiados del año 2015 y la política de puertas abiertas y posterior rectificación puesta en práctica por algunos gobiernos ha tenido pésimas consecuencias. Desde ese año Polonia, Chequia, Eslovaquia y Hungría se niegan a aplicar la política de inmigración de la UE. El Consejo de Europa, en 2014, consideró que las reforma que excluyeran a los inmigrantes sin papeles de la cobertura sanitaria iba en contra de su Convención.

La implantación de la extrema derecha euroescéptica ya es relevante en Francia, Países Bajos, y en Alemania, el partido antiinmigración Alternativa para Alemania, obtuvo casi el 13 por ciento de los votos hace meses; en Hungría, el primer ministro nacionalista, fue reelegido para un tercer mandato con dos tercios del Parlamento y en Italia, este año el partido de la Liga Norte, ha obtenido el 18 por ciento y gobierna con M5E, ambos euroescépticos. La realidad es que los partidos populistas de extrema derecha y de extrema izquierda van creciendo en muchos países (Alemania y Francia). Los euroescépticos en Suecia, obtuvieron el 17,6 por ciento. en las elecciones de septiembre. Las medidas contra la inmigración como principal programa político han sido suficientes para este éxito, no obstante, el sistema sueco establece que para ser elegido primer ministro basta con no tener una mayoría en contra.

Está claro que la irrupción de partidos ultranacionalistas y eurófobos en la Eurocámara en las elecciones europeas de mayo puede ser elevado.  En octubre hay elecciones en Baviera, y el próximo año en Sajonia, donde ganó hace años la ultraderecha. En paralelo, los líderes de la antiEuropa tejen alianzas, la primera entre Salvini y Orbán, mientras que Le Pen se anima a sumarse. Incluso el Likud del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha expresado la buena sintonía con Orbán, y un paso más en el acercamiento del líder israelí a los países del llamado “grupo de Visegrado” —Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa—. El Gobierno hebreo desea que esos países materialicen su apoyo rompiendo con la disciplina de la UE en apoyo de Israel, y trasladen sus embajadas a la Ciudad Santa.

Este año Holanda ha rechazado las masivas solicitudes de asilo a refugiados sirios, que tienen derecho a protección en Europa.  ¿Se plantean alternativas solidas a este fenómeno social desde las instituciones europeas? Los graves problemas de corrupción y violación del Estado de derecho que se suceden en Rumanía o Eslovaquia y otros son lacerantes. El Parlamento Europeo ha aprobado con 448 votos a favor, 197 en contra y 48 abstenciones, sancionar a Hungría dando el visto bueno al informe que pide la puesta en marcha del artículo 7 del Tratado de la Unión por la vulneración de los “valores fundacionales de la UE”. Se abre un proceso que, en última instancia, podría llevar a suspender el derecho a voto de Hungría en la toma de decisiones del Consejo. Es la primera vez que el Parlamento Europeo da este paso, aunque para que llegara a ser efectivo es necesario que así lo decidan de manera unánime los Estados miembros, lo que hace poco probable. Los socialistas lo acusan de “encabezar el Gobierno más corrupto de la UE”, y el grupo liberal, lo cita como “neofascista”, y el Partido Popular Europeo (PPE), ha dado libertad de voto a sus eurodiputados. ¿Se puede construir una Europa imponiendo la acogida de inmigración masiva irregular?

Y a escasos meses del plazo fijado por la Unión Europea y el Reino Unido para acordar las condiciones de la ruptura, la ‘premier’ sufre para ‘vender’ a su propio partido y a una sociedad dividida en dos mitades, su hoja de ruta, el “plan de Chequers”, que propone entregar 44.800 millones de euros. Bruselas apoya a Theresa May, que representa un Brexit beneficioso para la UE: los británicos se quedarían dentro de una zona de libre comercio común, con una estrecha cooperación en temas estratégicos y de seguridad, pero fuera de las instituciones. El calendario de las negociaciones está ya cerrado y es inmutable, de modo que, si no se llega a un acuerdo en noviembre, puede ser muy difícil que entre en vigor antes de que el Reino Unido salga inexorablemente de la UE el próximo 29 de marzo. Si hubiera acuerdo del Brexit deberá ser ratificado, suponiendo la votación una amenaza del Gobierno de May, que no tiene garantizado el apoyo de los diputados euroescépticos y la perdida de la votación avocaría a unas elecciones anticipadas y la quiebra de los conservadores.

Y una “escasez de medicinas y de dispositivos médicos”, este es el riesgo que ven los proveedores del Servicio Nacional de Salud británico si Londres y Bruselas no cierran un acuerdo sobre el Brexit. El SNS británico ya está elaborando planes de contingencia ante los posibles escenarios post-Brexi. El objetivo ya publicado junto con otros veinticuatro “documentos técnicos” sobre diversos sectores, entre ellos materia bancaria, investigación nuclear, derechos laborales y pagos para el sector agrícola británico, es asesorar a empresas y ciudadanos.

Para España, el problema central más bien residirá en la circulación de personas, de los 200.000 españoles allí residentes. Los británicos en España, el grueso de ellos pensionistas, verían cómo peligra la asistencia sanitaria gratuita. Los datos de la relación entre Gran Bretaña y España que pueden verse modificados son la inversión empresarial, ya que los grandes grupos españoles poseen filiales valoradas en 60.000 millones de euros. La depreciación de la libra en un 20 por ciento desde el referéndum del Brexit ya está afectando el valor en euros de esas filiales y a los dividendos. La segunda vía de impacto es la relación comercial. Si tras el Brexit aparecen tarifas o aranceles a esos intercambios, las ventas españolas en suelo británico podrían resentirse. El tercer flanco débil es el turismo. El descenso de la libra, el frenazo económico y la necesidad de visados para viajar reducirá la llegada de turistas británicos, además de dañar el mercado de viviendas, donde acaparan un 20 por ciento de las viviendas que los extranjeros compran en el país.

Si en la próxima legislatura no impulsa pactos esenciales de gobierno económico, inmigración, seguridad interior, política fiscal, infraestructuras, la identidad cristiana, o lucha contra el crimen organizado, la UE será cada vez más débil.

Y sí resulta urgente una mayor cooperación contra el crimen organizado, pues “el crimen organizado es la mayor amenaza para los ciudadanos de la UE”,  En 2018, los cálculos de Europol hablan de 5.000 grupos de crimen organizado operando en Europa, y en España calculan que hay establecidos 500. Las mafias italiana y china y las bandas de rusos, georgianos y armenios se disputan el control de los territorios del crimen a escala europea. Son, cada vez más, grupos transnacionales que mueven y explotan a decenas de miles de personas, en las que impera la ley del silencio. Se calcula que mueven 110.000 millones de euros a escala europea, del que apenas se confiscar el 1,1 por ciento. La Ndrangheta, por ejemplo, es la organización que controla la distribución de cocaína en Europa. Según la Fiscalía italiana, factura unos 43.000 millones de euros que le permiten “alterar el sistema democrático”. Esta mafia en los ochenta entró en el sistema de concesiones públicas y en la construcción de infraestructuras como la autopista Salerno-Reggio o en puertos. En Italia hay intervenidos por infiltraciones mafiosas 457 municipios, y 269 ayuntamientos disueltos desde 1992 a 2017. Las relaciones de esta mafia con las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia y las FARC, ya desmovilizada, están hoy completamente demostradas. El Papa Francisco visitó Calabria en 2014, y excomulgó a los mafiosos, que se apoyan en invocaciones y figuras sagradas, y el Evangelio. No caben más excusas ante el crimen organizado.

Deja un comentario

El email no será público.