Fabián Arrebola: “Los egresados salen con trabajo, la empleabilidad es muy alta" - El Sol Digital
Fabián Arrebola: “Los egresados salen con trabajo, la empleabilidad es muy alta”Fabián Arrebola, director de la Escuela

Fabián Arrebola: “Los egresados salen con trabajo, la empleabilidad es muy alta”

Fabián Arrebola, director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación

Vicente Almenara.- Fabián Arrebola Pérez es el director de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad de Málaga, una Escuela que goza de gran prestigio a nivel nacional. Se trata de una carrera universitaria dura, como lo son todas las ingenierías en general, y que conduce a un mercado laboral en el que hay una gran demanda de titulados, por lo que el desempleo es bastante bajo en relación a otras especialidades.

De estos estudios de Telecomunicación y de su proyección social hablamos con quien tiene la misión de conducirlos al éxito.

¿El empresario ve la diferencia entre los grados de la rama de las Telecomunicaciones y el máster en Ingeniería de Telecomunicación?

En el ámbito de las telecomunicaciones, antes del Plan Bolonia, había dos carreras, la de Ingeniero Técnico de Telecomunicación y la de Ingeniero de Telecomunicación. Con la llegada de Bolonia aparece un punto de ruptura para llegar a ser Ingeniero de Telecomunicación, puesto que para cursar el máster que habilita para ejercer esta profesión regulada, el estudiante ha de estar previamente graduado. Es decir, para alcanzar el nivel de cualificación del ‘ingeniero tradicional’, el estudiante ha de haber concluido primero todas las asignaturas del grado para arrancar con los estudios de máster. Esto presenta un problema enorme de continuidad.

En la etapa pre-Bolonia un estudiante podía estar cursando asignaturas de quinto de la carrera con asignaturas pendientes del primer ciclo de la misma, mientras que ahora para acceder al máster habilitante en Ingeniería de Telecomunicación, el estudiante ha de haber terminado la titulación de graduado. Para entendernos, el antiguo ingeniero se corresponde a un nivel MECES 3 y el actual graduado se corresponde a un nivel MECES 2, según el Marco Español de Cualificaciones de Enseñanza Superior.

Por tanto, el graduado actual no corresponde a un nivel de ingeniero o licenciado tradicional; concretamente, para alcanzar el nivel de cualificación de Ingeniero de Telecomunicación es necesario estar en posesión de un título de grado de la rama de las telecomunicaciones y, posteriormente, cursar el Máster en Ingeniería de Telecomunicación. Este hecho diferencial entre los dos niveles de cualificación del MECES, la inmensa mayoría de los empresarios no lo ha captado aún.

¿Cómo se traduce esto que comenta en el desempeño de la profesión de Ingeniero de Telecomunicación?

Hay confusión, en primer lugar, porque el nombre de la profesión ya no coincide con el de la titulación. Dicha confusión se amplifica dado que la diferencia entre Grado y “Grado+Máster” tampoco queda muy clara para los empleadores. Finalmente, hay que distinguir entre “Másteres Oficiales” que suelen ser muy especializados, por ejemplo en Acústica, en Telemática o en Entornos Inteligentes y el Máster habilitante en Ingeniería de Telecomunicación, que es un máster multidisciplinar y generalista en las TICs. Por tanto, aborda de forma mucho más transversal y profunda las áreas principales de las telecomunicaciones actuales: la Telemática, la Electrónica y las Comunicaciones. Esta multidisciplinariedad del máster habilitante se ve complementada con la optatividad, asignaturas de gestión de proyectos y un Trabajo Fin de Máster extenso (TFM).

¿Qué duración tiene este máster en Ingeniería de Telecomunicación?

Este, concretamente, dura dos cursos, con un TFM de un semestre (30 ECTS), igual que el de las escuelas con más tradición en ingeniería. En otras universidades, en término de créditos ECTS, este máster habilitante puede oscilar entre 72 y 120 créditos. Aquí, en la Escuela de Málaga, además del Máster en Ingeniería de Telecomunicación, se imparten tres másteres oficiales con una duración de 60 ECTS, uno en Ingeniería Acústica, otro en Telemática y Redes de Telecomunicación y otro en Sistemas Electrónicos para Entornos Inteligentes. Este último se imparte a distancia, hecho que lo hace muy exitoso, al poder llegar a muchos más clientes potenciales.

En relación al máster habilitante en Ingeniería de Telecomunicación, todas las escuelas de España que lo imparten deberíamos trabajar para hacerlo más atractivo si cabe. En nuestra escuela nos preocupamos por reforzar el carácter práctico de las asignaturas. Este máster no debe ser el antiguo segundo ciclo de la ya extinta titulación pre-Bolonia, puesto que en el contexto actual ha de competir con otros másteres muy especializados y de más corta duración.

¿Cuál es el grado de dificultad del máster habilitante?

Suele ser más exigente que otros másteres. No obstante, una persona que ya está graduada tiene un alto grado de madurez que le permite superar dicho nivel de exigencia. El salto casi se podría equiparar a cuando se pasa del bachiller a la universidad, aunque en este caso el cambio es algo mayor que el paso de grado a máster habilitante. Los estudiantes que se dedican en exclusividad al máster, y no lo simultanean con un trabajo, lo superan con cierta holgura.

En general, las ingenierías son difíciles, ¿en cuánto tiempo está la media de finalización de la carrera?

El Grado en Ingeniería de Sistemas Electrónicos es, a fecha de hoy, el que tiene la duración media de los estudios más corta (4,9 años). En el otro extremo, tenemos el Grado en Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación, con una duración media de poco más de 6 años. Desde mi punto de vista, este dato es elevado porque conforme pasa el tiempo, van egresándose los estudiantes más rezagados y el citado indicador se incrementa. Dado que los primeros egresados terminaron en el curso 2013/14, todavía no hemos llegado a un régimen permanente en la cifra de duración media de los estudios.

¿Dónde está la Escuela de Málaga comparada con el conjunto de otras de España?

En cuanto a reconocimiento, recientemente se ha publicado el ranking del mundo que evalúa las 50 carreras más demandadas en el ámbito español y, dentro de esas 50 carreras, en la rama de las telecomunicaciones, se evalúan tres titulaciones de grado. Se trata de  los grados en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicación, en Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación y en Ingeniería Telemática. En los últimos años la Escuela viene introduciendo diferentes grados en dicho ranking. Concretamente, en la última edición, Ingeniería Telemática se ha ubicado en tercer lugar e Ingeniería de Sistemas de Telecomunicación en cuarto lugar. Junto con la Facultad de Turismo somos el único centro en toda la UMA que siempre ha situado en ese ranking algún grado. Este ranking se viene publicando desde 2011.

¿A qué se debe la clave del éxito de estos grados?

Parte de la valoración de ese ranking es una encuesta que se le hace al profesorado del resto de universidades españolas, la cual tiene un peso del 40 por ciento. El 60 por ciento restante viene marcado por otros indicadores como la tasa de abandono, el rendimiento, la tasa de éxito, las infraestructuras en cuanto a dotación de laboratorios docentes, puestos en la biblioteca y aulas de informática, la ratio de profesores/estudiantes, etc. En muchos de estos aspectos nuestros títulos obtienen una buena valoración.

¿Y en cuanto a la empleabilidad?, porque los grados universitarios realmente son para formar y enfrentarse a un empleo.

La empleabilidad es muy alta, de hecho, otro de los problemas que tiene el máster habilitante es la presión del mercado laboral. Es tan elevada que muchos estudiantes egresan teniendo trabajo. Si una persona tiene un puesto de trabajo es muy lógico que ingrese en el mundo laboral y descarte realizar un máster que exige gran dedicación. El paro, según un último informe del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, se ubica en un 3 o 4 por ciento, o sea que prácticamente es pleno empleo, y realmente esa ratio es de los profesionales que se van cambiando de un sitio a otro, por lo que entendemos que la empleabilidad es casi de un 100 por 100. Realmente, este es el otro gran problema para el máster habilitante, que los estudiantes disfrutan de una elevada empleabilidad y muchos deciden no continuar estudios de nivel superior.

¿Esto no se puede corregir?

La existencia del punto de ruptura entre grado y máster es clave. Si hubiera un mecanismo por el que el estudiante pudiese continuar sus estudios de máster con alguna asignatura pendiente del grado, el número de estudiantes en el máster habilitante sería mucho mayor.  Por otra parte, el profesorado se está mentalizando progresivamente de que el trabajo de fin de grado debe ser lo que es, unos 12 ECTS (300 horas de trabajo). Antes, por término medio, era un año entero lo que se dedicaba al proyecto de fin de carrera.

Hay iniciativas, sobre todo de las universidades politécnicas, en las que puede que encontremos el concepto de “programa integrado”. Esta iniciativa intenta visualizar el máster desde el principio, esto es, que el alumno vea el máster desde que está en primero de carrera. Además, se debería conseguir que exista una cierta permeabilidad entre el grado y el máster, bordeando los límites establecidos en el Real Decreto 1393 de 2007.

¿Lo ideal no sería que se reformara ese decreto?

Efectivamente, incluso hay otra iniciativa, que sería conseguir implantar el programa de Ingeniero de Telecomunicación, o el de Ingeniero Aeronáutico o el de Caminos, Canales y Puertos, etc. en los que la carrera tendría una duración en torno a cinco cursos y eludiría los efectos adversos del citado punto de ruptura.

¿Cuál es la nota de corte actualmente?

La nota de corte es la del último estudiante que ingresa en cada título de grado y está situada en algo más de un cinco. Las plazas se cubren todas, pero nosotros miramos también la nota media de los estudiantes de nuevo ingreso y, concretamente, en el Grado en Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicación seríamos, por nota media de admisión, la sexta Escuela de España. El futuro estudiante intenta amortizar la nota obtenida para acceder a la universidad y una nota de corte baja en una titulación no constituye un buen reclamo. El número de escuelas que hay en toda España quizás sea excesivo. En Málaga, han llegado a entrar más de 600 estudiantes en primero, cifra que fue decreciendo desde que comenzaron a impartirse estudios de Telecomunicación en Sevilla y Granada. El punto más bajo de la Escuela fue en 2008 cuando entraron tan solo 220 estudiantes. Actualmente, estamos en poco más de 300 y somos la Escuela que más alumnos admite a escala nacional.

¿Desde qué año está abierta la Escuela? 

Los estudios de Ingeniería de Telecomunicación comenzaron a impartirse en el curso 1988-1989, con lo que, en breve, cumpliremos 30 años, por lo que tenemos ya nuestra historia. La Escuela de Málaga es la quinta más antigua de España después de Madrid, Barcelona, Vigo y Valencia, y aún así se podría decir que, exceptuando a las escuelas de la UPM y UPC, la de Málaga es la más genuina porque en Vigo y en Valencia se abrieron al amparo de una Escuela de Industriales, igual que Sevilla. La Escuela de Málaga es la única en España que tiene las cuatro especialidades (los cuatro grados separados) y el grado blanco, también conocido como grado generalista, y que constituye el grado de referencia para cursar el máster de Ingeniería de Telecomunicación, aunque cualquier egresado de cualquiera de los grados especialistas podría acceder a este máster habilitante.

Deja un comentario

El email no será público.