Fichaje de jornada. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado - El Sol Digital
Fichaje de jornada. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

Fichaje de jornada. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

Recientemente,  el  Consejo de Ministros por mor de su  Gobierno cesante ha efectuado  un uso indebido sobre la naturaleza jurídica de la norma que seguidamente se dirá, por  haberse disuelto  las Cortes Generales (plenario soberano de la voluntad del pueblo), aprobando no obstante  el  Real Decreto-ley de medidas urgentes de protección social en la lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo y que,  sin pretender entrar  en más análisis sobre la naturaleza jurídica de tan dudosa  forma de legislar, entraremos no obstante en una breve exposición de su contenido. Se establece pues, la obligación de llevar a cabo un sistema de registro de la jornada diaria efectiva que realice la plantilla y la obligación de informar la empresa a los representantes legales de los trabajadores de las horas extra que se realizan al mes.

Pues bien, la obligación de llevar tal registro de horas extraordinarias cuya obligatoriedad ya se venía efectuando anteriormente, deberán mantenerse igual que  hasta ahora,  con independencia  del nuevo registro de jornada diaria, al tratarse de obligaciones independientes. A tal fin, lo que nos importa conocer es  cómo  el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, exigirá  que todas las empresas registren “día a día” el horario de entrada y salida realizado por su plantilla y  la conservación de estos datos  durante un periodo de tiempo de  cuatro años, advirtiéndose  que su incumplimiento será considerado  como infracción laboral grave  sancionable con una multa de hasta 6.250 euros. Ahora bien, la cuestión es cómo hay que cumplir con las nuevas previsiones legales que regulan el presente Real Decreto.

Entiendo que la esencia que caracteriza su cumplimiento,  debe ir encaminado  por las siguientes vías: Por un lado, el tipo de sistema de registro resulta de libre elección para la empresa, bien sean con  métodos  manuales, digitales o de medios informáticos, por lo que se hace irrelevante cuál sea el medio que deje probanza del exacto cumplimiento de la entrada y salida  de la plantilla. A tal fin, hay que tener en cuenta que tanto los calendarios laborales como los cuadrantes horarios, es una forma interna que tiene la empresa para organizar su trabajo, pero que  no se consideran como  registro de jornada, si bien,  cuando la patronal lleve a cabo sistemas de control laboral, deberá informar mediante  plazo de consulta  a los representantes legales de los trabajadores sobre cuál fuere el método a aplicar.

Hay que tener en cuenta que la norma contempla un registro de entrada y salida del personal, pero no un registro de cada entrada y cada salida de aquel, por lo que sería recomendable que la empresa recordará a los trabajadores  sus  horarios y descansos, a fin de evitar posibles situaciones disciplinarias.

No obstante cuanto antecede, somos conscientes de la existencia de determinados puestos de trabajo donde el registro de jornada puede plantear una especial dificultad. En efecto, en aquellas situaciones  de prestación de servicios sujetos a comisión mercantil;  personal de empresas externas e incluso aquellos que prestan sus servicios por teletrabajo, entiendo que deben estar incluidos en la obligatoriedad de efectuar tal registro de jornada, por lo que tal vez pudiera ser  de aplicación en estos casos la entrega por la empresa  de dispositivos  móviles para este personal  a fin de  asegurar que el  registro se lleva a cabo correctamente, si bien,  para el  personal jurídico o contable sujeto a facturación por horas en el seno de la empresa con sujeción al ET entiendo que  le sería de aplicación el método ordinario  de registro que haya elegido la empresa (manual, analógico, tecnológico, etc.)

Ahora bien, con tan referido registro nos encontramos adicionalmente  ante la  existencia de las llamadas “guardias” existentes en no pocas empresas públicas y privadas, como pueden ser los hospitales o aquellas actividades sujetas a turnos. Pues bien, para estas situaciones de guardia donde los horarios pueden ir más allá de la jornada diaria, y aunque la norma contempla la llevanza de un registro de entrada y salida, entiendo que cuando se supere la jornada diaria para complementar o ampliar ese trabajo, todo aquello que exceda de la jornada ordinaria, entiendo que debería anotarse en el llamado registro de horas extraordinarias que ya existía con anterioridad a esta norma.

 En resumen, con la  STS 246/2017,  las empresas no estaban  obligadas a llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantilla como medio para comprobar el cumplimiento de la jornada laboral y horarios pactados y sólo debían llevar un registro de horas extras realizadas, pero con este Real Decreto Ley aprobado mediante golpe de mesa por no haber sido  consensuado en el Congreso, las empresas se verán obligadas a llevar  cabo  unos métodos de fichaje de entrada y salida de sus trabajadores, de lo contrario,  pueden ser objeto de fuertes infracciones por la Inspección de Trabajo.

Deja un comentario

El email no será público.