Fiebres de minerales. Carlos Ramirez . Abogado - El Sol Digital
Fiebres de minerales. Carlos Ramirez . Abogado

Fiebres de minerales. Carlos Ramirez . Abogado

El desarrollo de la mina de oro y cobre de Paguna, en Nueva Guinea, puede brindar el apoyo financiero necesario para crear su propio Estado. El valor estimado de sus reservas naturales asciende a unos 60.000 millones de dólares.

El grupo Río Tinto operó Paguna durante unos 17 años a través de la subsidiaria Bougainville Copper, pero este gigante industrial acabó cerrándose en 1989. Los tumultos finalmente desembocaron en una guerra civil que acabó con la vida de 20.000 personas, fue una guerra civil que duró dos décadas.

Ahora la Región Autónoma de Bougainville ha empezado a allanar el camino hacia su independencia de Papúa Nueva Guinea tras el referéndum en el que la mayoría absoluta de habitantes votó a favor de establecer una nueva nación.

La Ley de Minería de Bougainville aprobada en 2015 reforzó el control de los terratenientes sobre este yacimiento. Además, la nueva legislación ha sido diseñada para incrementar la recompensa que se pagará a las comunidades locales en el futuro si la mina vuelve a funcionar.

Una segunda fiebre del oro atrae a la nueva generación de buscadores de este metal amarillo a las minas del estado de Victoria, situado en el sur de Australia. En el siglo XIX en esta región abundaban las minas de oro.

El gobierno del estado de Victoria pronostica que los mineros podrán descubrir en este estado australiano otros 80 millones de onzas, volumen equivalente al que había sido hallado durante la primera fiebre de oro que comenzó en el año 1851.

En abril de 1851, Edward Hargraves encontró oro en Summer Hill Creek, en el centro-este de Nueva Gales del Sur. Como había ocurrido con la fiebre del oro de California, un gran número de gente acudió en busca del preciado metal. En 1861, la población asentada alcanzó la cifra de casi 1,2 millones, lo que suponía que se había triplicado desde los 400.000 habitantes de 1850.

En 1856, Victoria restringió la entrada de chinos. Más adelante, la expulsión de todos los colonos no europeos dio a la política del país un matiz racista, defendida enérgicamente por la población blanca al menor atisbo de amenaza contra sus puestos de trabajo y su cultura. Con la construcción del ferrocarril entre 1875 y 1891, el total de vías ferroviarias aumentó de 2.575 kilómetros a más de 16.100 kilómetros.

El 24 de enero de 1848, mientras inspeccionaba un molino para el que era su patrón, John Sutter, el trabajador James Marshall encontró oro. En 1848, la población de California no indígena rondaba las 14.000 personas, pero para finales de 1849 alcanzó las 100.000 y llegó a crecer hasta 300.000 personas para finales de 1853.

Mark Twain describía aquellos que corrieron a por el oro como una población impulsiva e incansable “Un conjunto de 200.000 hombres jóvenes que no eran unos simples enclenques, sonrientes y delicados, sino que eran jóvenes valientes, intrépidos, robustos y musculosos...”.

El descubrimiento del metal precioso en la mina de Sutter en enero de 1848 fue un punto de inflexión en la historia de EEUU. La fiebre del oro dio un nuevo rumbo a la comunicación y al transporte, acelerando y expandiendo el alcance de los imperios estadounidense y británico.

Fue el despertar de los cables de telégrafo, de los barcos de vapor y de las vías de tren, haciendo que algunos pueblos pasaran a convertirse en metrópolis como fue el caso de Melbourne o San Francisco y algunos pueblos y asentamientos de interior pasaron a convertirse en ciudades de forma instantánea como Johannesburgo y Denver.

La fiebre del oro no es un mero acontecimiento histórico, puesto que sus consecuencias siguen siendo relevantes en la actualidad. Los beneficios a corto plazo han causado pérdidas a largo plazo. La contaminación histórica ha tenido un impacto pésimo a largo plazo y sus consecuencias continúan y deben adoptarse medidas para minorarlas y evitarlas.

Las minas ilegales en la Amazonia se suman a la presión para adaptarse al cambio climático de sus delicados ecosistemas y de las comunidades más débiles. En Estados Unidos, la industria ya ha transformado la ciudad de Williston, en Dakota del Norte, donde el precio de los alquileres está por las nubes y la ciudad se moderniza a ritmo imparable con una población dominada por hombres jóvenes.

En septiembre del año 2019, el Wall Street Journal publicaba que una nueva fiebre del oro había comenzado en Texas: “The New Texas Gold Rush: Buying Sand for Frackingen”, en este caso se trata de la arena, puesto que contiene un componente esencial en la elaboración de muchos componentes de uso cotidiano y para su extracción hace falta perforar en la roca.

La mina chilena de cobre El Teniente, la subterránea más grande del mundo, valiendose de volquetas a control remoto, es una apuesta por mantener vivo medio siglo más este excepcional  yacimiento en el interior de la cordillera de Los Andes.

El yacimiento, explotado por la compañía estatal Codelco, es ahora una industria minera de vanguardia a todos los niveles de producción: extracción de manera remota desde 50 kilómetros, el traslado automatizado de materiales, la optimización de la molienda del mineral y su fundición.

Se prevén obtener nuevos beneficios de 1.000 millones de dólares en excedentes adicionales por año a partir de 2021, lo que se traduce en 200 millones de dólares más por año.  Una apuesta doblada en favor de la mina subterránea más grande del mundo para obtener en los próximos cinco años un promedio de excedentes de 1.300 millones de dólares al año.

Mientras, por el noroeste de la Península, se encuentra una de las mayores reservas de litio de Europa. De Cáceres al norte de las provincias de Pontevedra y Ourense, pasando por la región más septentrional de Portugal, los proyectos se multiplican al amparo del auge del coche eléctrico, que precisa del más ligero de los minerales para sus baterías.

La mayor mina abrirá en 2020 en Cepeda, Montalegre (Portugal), a escasos 10 kilómetros de España. El caso de Cáceres da la idea de explotar una mina a cielo abierto en San José de Valdeflórez, en la Sierra de la Mosca, que cuenta con una gran oposición ciudadana, a la que se suma la alcaldesa María Elena Nevado, que tacha el propósito empresarial de “especulativo”.

El temor ecologista en Galicia se ve agravado por la aprobación en 2017 de la Ley de Implantación de Iniciativas Empresariales. Es una ley que facilitará la exploración y explotación de litio, una ley que favorece la inversión de capital extranjero para extracción de riqueza.

La Xunta trata de tranquilizar a los opositores con la promesa de una minería “sostenible”, aunque no oculta que sus esfuerzos se centran en “aprovechar y optimizar todos los recursos mineros con los que puede contar la Comunidad.

Ante la proliferación de planes mineros, la Xunta impulsó este mismo año la marca Minería Sostenible de Galicia. La iniciativa surge desde la Cámara Oficial de Minería de Galicia, cuyo presidente, ha salido en defensa del litio.

Existen en España y Portugal minas de extracción de litio para la cerámica, pero todavía no opera ninguna de óxido del mismo mineral para baterías de los coches eléctricos, que es el punto de inflexión que ha revolucionado el sector. Se espera que para el año 2025, la demanda de litio en todo el mundo ascienda a 300.000 toneladas anuales, necesarias para satisfacer la creciente reconversión de la industria del motor hacia el coche eléctrico.

Mientras, en España  la vida laboral de cualquier empleado que tenga más de 60 años, incluirá un informe sobre las bases de cotización de sus últimos 21 años como trabajador.

Actualmente, la edad para acceder a la jubilación en España es de 65 años (más ocho si no se cumplen los años de cotización), con el requisito de haber cotizado al menos 36 años y nueve meses. Existe también la posibilidad de acceder a la jubilación anticipada.

La modificación de la edad y años cotizados para 2020 tiene que ver con la poca viabilidad del sistema de pensiones español. Por ello, para garantizar la existencia de las pensiones, habrá dos edades legales de jubilación en 2027: 67 años para los trabajadores que no alcancen los 38 años y seis meses cotizados antes.

Otra de las novedades a las que será necesario atender es el cálculo de la pensión. Se computarán 33 años y la base reguladora saldrá de dividir por 322 las bases de cotización durante los 276 meses anteriores al momento de dejar la vida laboral. Por último, para acceder a la jubilación parcial, a partir de enero, la edad aumentará de 61 años y 10 meses, dos meses más. Además, hay que tener cotizados 35 años o más.

Deja un comentario

El email no será público.