Gonzalo Fernández, propietario y director del Museo del Vidrio: “Llevamos tres años esperando para comenzar la ampliación” - El Sol Digital
Gonzalo Fernández, propietario y director del Museo del Vidrio:  “Llevamos tres años esperando para comenzar la ampliación”Gonzalo Fernández, propietario y director del museo

Gonzalo Fernández, propietario y director del Museo del Vidrio: “Llevamos tres años esperando para comenzar la ampliación”

Sergio Rodríguez.- Gonzalo Fernández, director del Museo del Vidrio, es un enamorado del vidrio desde su infancia, pues afirma que éste formó parte de su educación. El propietario de la gran colección del museo disfruta guiando visitas y compartiendo su pasión con los visitantes, que en muchos casos provienen del extranjero. El museo está cerca de cumplir los diez años en Málaga, todo un logro siendo privado. Gonzalo Fernández afirma que, aunque cada año los visitantes aumentan, todo va más lento de lo que le gustaría, especialmente la ampliación que lleva buscando desde hace tres años y que tanto necesita.

El Museo del Vidrio alberga una colección de enorme importancia reconocida por diversos expertos y el deseo de su dueño es que éste se quede en Málaga “de por vida”, lo único que pide es que la ciudad “sepa respetarlo”. Una muestra de ese respeto sería permitir lo antes posible el inicio de la ampliación.

Gonzalo Fernández concibe el cristal como una forma de vida, pues dice que coleccionándolo “se aprende a estudiar, investigar y archivar”. “El vidrio es el gran desconocido de España. Nosotros, al ser un museo privado, tenemos menos publicidad que los favorecidos por los políticos”, manifiesta el coleccionista. La financiación, como en casi todos los ámbitos, es el problema del museo, pues los fondos de la propiedad están dedicados al museo y la posibilidad de invertir en publicidad es reducida. “Soy el único museo que paga el IBI. Algún día escribiré sobre esto porque es una novela de terror”, manifiesta Gonzalo Fernández.

 El éxito de las visitas es satisfactorio para Gonzalo Fernández, ya que “el 99 por ciento salen encantadas”. El camino no ha sido fácil, pues asegura que no se lo “imaginaba “tan difícil”. Gonzalo Fernández habla varios idiomas, pues lo mismo guía una visita en inglés que lo hace en italiano. Cada día esa ilusión por enseñar su colección se mantiene intacta. “Yo con las visitas intentó enseñar historia. Lo que hace el museo tan especial es que hay un contexto. El vidrio corresponde a los muebles y retratos expuestos. Todo tiene un contexto social y eso es especial. Yo utilizo esa atmósfera para enseñar historia”, declara el coleccionista.

Tras la ampliación el museo tiene el objetivo de generar más ganancias para garantizar su supervivencia. Actualmente, el boca a boca es el método que más ayuda para la consecución de visitas. Gonzalo Fernández seguirá luchando por sus piezas cada día hasta agosto, su único mes de vacaciones, en el horizonte. Solo queda esperar que algún día Málaga no se lamente de no tener un Museo del Vidrio.

Deja un comentario

El email no será público.