Grupo ANP desarrolla una jornada sobre Teletrabajo y PRL - El Sol Digital
Grupo ANP desarrolla una jornada sobre Teletrabajo y PRL

Grupo ANP desarrolla una jornada sobre Teletrabajo y PRL

El pasado 16 de julio el Grupo ANP desarrollo una videoconferencia con los empresarios interesados que llevó por título Teletrabajo y Prevención de Riesgos Laborales. La inauguración y la clausura corrieron a cargo de Jesús González, director del Centro de Prevención de Riesgos Laborales (CPRL) de Málaga, que desarrolló una ponencia, Modelo actual y sus peculiaridades. Le siguió en el uso de la palabra, José Manuel Guerra, del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Sevilla, que se refirió a los Aspectos psicosociales del teletrabajo: riesgos, evaluación y medidas propuestas. Por último, el tema abordado fue la Experiencia empresarial en la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales al teletrabajo en OPPLUS. El coloquio lo moderó el director general del Grupo ANP, Juan Luis Cebrián.

Les ofrecemos la primera parte de la intervención de José Manuel Guerra, que finalizaremos la semana próxima.

Muchas gracias por la invitación a participar en esta actividad, encantado de participar en ella porque creo que es muy importante todo lo que tenga que ver con la promoción de los aspectos psicosociales y, concretamente, la realidad que estamos viviendo. Yo voy a utilizar una pequeña presentación para acompañar alguna información. Quería recordar un poquito la definición que ha comentado Jesús sobre teletrabajo, que ha ido directamente a la matriz, a la RAE, y hablaba del teletrabajo como aquel trabajo que se realiza desde un lugar fuera de la empresa, utilizando las redes de telecomunicación para cumplir con las cargas laborales asignadas. Ya vemos ahí que en la propia definición del teletrabajo existen múltiples posibilidades, puede ser desde casa, desde centros específicos, y deja un amplio margen el concepto.

El teletrabajo en España ha tenido un desarrollo muy pequeño, muy corto, algún dato que salía en un reciente informe del Banco de España usando  diferentes fuentes, vemos como en España apenas llegamos al 7 por ciento y el crecimiento ha sido en casi una década de casi sólo un 1 por ciento, con lo cual era una modalidad de trabajo muy poco implantada en nuestro país. Eso no quita que pueda ser una modalidad de trabajo que tuviese potencial de desarrollo.

En el mismo informe del Banco de España nos muestra esta estadística en la que vemos cómo diferentes grupos profesionales podrían acceder a trabajar desde casa, utilizando esa versión del teletrabajo, y en el cómputo total casi más de un tercio de la población podría fácilmente acceder a trabajar en esa modalidad.

El problema es que desde hace unos meses y no sabemos exactamente cuándo, pues aparece esta pandemia y todo lo que ha conllevado esta crisis sanitaria que deriva de ella. El Covid ha supuesto situaciones que nunca habíamos vivido, situaciones de confinamiento, situaciones de crisis sanitaria, situaciones de movimientos espontáneos por la necesidad de hacer algo, como han sido los momentos iniciales, esos aplausos que eran colectivos, y también encontrarnos con el cierre de los establecimientos con la particularidad de que inicialmente no se sabía por cuánto tiempo ni sabíamos en qué circunstancias. Todo ello ha llevado a una parte de la población que aún podía seguir trabajando y que no se encontraba inmerso en un ERTE a tener que trabajar en casa. Trabajar en casa con unas circunstancias que han sido también en el caso de personas que tuviesen niños, pues nos hemos encontrado con el cierre de los colegios, y que la casa se ha convertido tanto en la oficina como en una escuela improvisada, y eso evidentemente ha hecho que se generen muchas tensiones y que los niveles de estrés aumenten de manera importante.

Aún así, en esta situación de trabajo en casa, tenemos que ser conscientes a la hora de la prevención y también del trabajo que queda ahora por hacer de prevención secundaria y prevención terciaria, que esta situación, apuntaba Jesús, de la voluntariedad deseada del teletrabajo, esta situación no ha sido deseada, no ha sido planificada, ni por los trabajadores ni por la parte empresarial. Además, ha sucedido en un ambiente social donde se ha entremezclado el miedo, la incertidumbre, la negación, la negociación interna, que son procesos propios de los duelos. Estábamos perdiendo una situación a la que estábamos acostumbrados, una situación que fácilmente controlábamos, y estábamos en un momento de transición.

Ha comentado los problemas de conciliación, ya que ha desaparecido cualquier dispositivo de ayuda, no sólo el colegio, sino también había personas que tienen a su cargo personas mayores en situaciones de dependencia o de apoyo informal, los recursos han disminuido al cerrarse los centros de día, al dificultarse el personal externo, unido además a la incertidumbre económica, unido además a una situación bastante complicada con repercusión emocional como ha sido cómo gestionamos con nuestros clientes internos, porque una relación meramente laboral en este contexto, llevaba una carga emocional importante por la situación que estábamos en sí todos viviendo. Y, además, con una situación importante como han sido los mensajes constantes y a veces muy intensos sobre la importancia del autocuidado.

Seguramente, nunca en la vida hemos recibido tantos correos de amigos, de mandos, pues animándonos a hacer deporte en casa, animándonos a lecturas relajantes, mandándonos consejos sobre la alimentación, sobre sueños… Todo ello, evidentemente, era necesario, pero también puede haber producido una sobreexposición.

Tenemos investigaciones en las dos últimas décadas, sobre todo, de que hay cosas que ya sabemos de ese teletrabajo, algunas cosas generales. Una cosa general que sabemos del teletrabajo es que es muy desaconsejable cuando tenemos que enfrentarnos a tareas urgentes y tareas complejas, otro dato que conocemos a nivel general sobre el teletrabajo es que tiene un efecto sobre la salud, afectando a los niveles de estrés y a las situaciones de depresión. Y otro elemento sería que también los estudios muestran que los mejores resultados se han obtenido siempre por los sistemas TICs juntando lo presencial con el teletrabajo.

En cuanto a factores de riesgo, por centrarnos más específicamente, a nivel del teletrabajo sabemos que el ámbito del control y autonomía en el trabajo, que en principio puede parecer que es un elemento que mejora muchísimo, nos damos cuenta cómo al tener que depender de clientes internos y clientes externos, nuestros ritmos de trabajo, nuestro horario, va a ser menos previsible, porque podemos hacer una planificación de qué hora queremos trabajar, pero puede ser que no sean coincidentes con la hora de nuestras personas con las cuales vamos a interactuar, y eso hace que en ocasiones nuestra jornada se amplíe de forma extraordinaria, dando lugar a situaciones bastante completas, de teléfono sonando, de mensajes llegando, de situaciones que si no tenemos una autodisciplina y no trabajamos para unos elementos que veremos un poco más tarde, puede dar lugar a sobrecargas, a una situación de aumento no ya sólo del estrés sino también de una cosa que veremos que se llama tecnoestrés.

Puedes ver la videoconferencia completa aquí.

Deja un comentario

El email no será público.