Housers huele muy mal - El Sol Digital
Housers huele muy mal

Housers huele muy mal

Israel Mármol. Economista.

Housers, portal de inversión inmobiliaria: “Estamos ofreciendo una rentabilidad anualizada del 14 por ciento a través de inversión inmobiliaria.” De entrada, apenas tienen cuatro meses de historia y la palabra anualizada es una trampa demasiado evidente con tan escasa historia. Es la ficción de decir “como este mes hemos ganado un 10 por ciento tenemos una rentabilidad anualizada del 120 por ciento.”
Leyendo la entrevista todo huele a un proyecto endeble, que en absoluto garantiza lo que ofrece cuando no es un montaje de los que tantos disgustos ha dado en el pasado camuflando proyectos insostenibles bajo charlatanería.

Voy a las cinco “ventajas” que nos presentan en su página web:

• “Más seguro y estable que otros tipos de activos y plataformas.” Han hecho un estudio a medida para “demostrar” que los activos inmobiliarios han sido más rentables que otros activos… lo que es mentira. Robert Shiller ha comparado la rentabilidad de los inmuebles contra la de las acciones durante los últimos 120 años y las conclusiones son claras: la vivienda apenas ha protegido contra la inflación y $100 dólares invertidos en el S&P 500 se hubieran convertido en $26,038 frente a los $3,866 en vivienda, que compara con los $2,864 en que los hubiera convertido la inflación.
• “Diversifica tu inversión y reduce el riesgo invirtiendo donde tú quieras.” Cuando afirman que su estilo de gestión de calidad permite obtener mayores rentabilidades se contradicen, o eliges tú o eligen ellos.
• “Vende tus participaciones cuando quieras.” Aquí empieza el cachondeo: hay unos asteriscos que llevan a una nota: “Próximamente.”
• “Más justo. Si no ganas no recibimos nada por nuestra gestión.” Lo que parece justo y adecuado no lo es tanto, introduce un incentivo perverso: el que el gestor asuma más riesgo del adecuado, de modo que si se gana ganan ambos y si se pierde, pierde el inversor.
• “Más transparente. Un cálculo directo.” Otra falacia. Los inmuebles solo se pueden valorar mediante tasaciones que tienen un coste, no como las cotizaciones de las acciones que son inmediatas y públicas.

Afirmaciones de la entrevista que me resultan cuestionables:

• “Housers es un portal en el que la gente puede invertir en vivienda de forma sencilla. (…) Hemos cambiado el paradigma de la inversión inmobiliaria tradicional en la que una persona compra una vivienda para explotarla a través del alquiler y posteriormente venderla.” No han inventado nada, esto ya existe y se llama SOCIMI y ya hace tiempo que existen los fondos de inversión inmobiliaria. Y estos fondos han dado algún susto a sus partícipes, por ejemplo este de BANIF que la Fiscalía consideraba que era especulativo y que vendía a precios simulados…
• “Creemos que, lo que es producto inmobiliario, ofrece unas garantías y rentabilidades que muy pocos productos financieros ofrecen.” Aún no ha acabado la mayor crisis que hemos sufrido como consecuencia de la burbuja inmobiliaria y ya hay quien niega la más clara de las evidencias: que la inversión inmobiliaria ni es tan rentable ni es tan segura como todos pensábamos
• “Hicimos un estudio de las principales ciudades españolas y concluimos que Madrid, Barcelona y Valencia son las que ofrecen mayor valor con menor riesgo.” ¡Nos ha jodido! Y en Madrid las propiedades más valiosas son las del Barrio de Salamanca y no las de la Cañada Real. El único problema es que el valor de esas propiedades ya se ha extraído y los precios a los que se compran reflejan el hecho de que sean las más seguras, así que la rentabilidad será menor.
• “El inversor obtiene dos tipos de rentabilidad: la del alquiler y la procedente de la revalorización del inmueble en el momento de la venta. Respecto a la del alquiler, Housers está en torno a un 7,5 por ciento de rentabilidad, frente al 4,5 por ciento del sector, y respecto a la de revalorización del inmueble estamos en torno a un 35 por ciento en cinco años.” ¿Cómo obtienen tres puntos más de rentabilidad por alquiler frente a la media del sector? Es un 66 por ciento más, es magia.
• “Si hacemos una rentabilidad acumulada de lo que recibimos mes a mes en alquiler más lo que recibiremos por la venta del inmueble, estaríamos hablando de una rentabilidad acumulada por encima del 70 por ciento, que equivaldría a una rentabilidad anualizada del 14 por ciento.” Entramos en el terreno de las cuentas de la lechera, en el mejor de los casos, y de las Maderas Nobles, Arte y Naturaleza o similares en el peor.
• “La rentabilidad que hubiera generado una cartera invertida en el sector inmobiliario es mayor que la generada por el Ibex 35.” Esta es otra trampa que comentaré otro día, la de las rentabilidades pro-forma. Son las rentabilidades que hubiéramos obtenido si mi abuela tuviera dos ruedas, digo, si hubiéramos aplicado nuestra estrategia desde hace diez años. Me pregunto: ¿puede que hayamos elegido la estrategia que hubiera ofrecido los mejores resultados en los últimos diez años para probar que nuestra estrategia es la mejor? Lo normal es que seamos muy buenos prediciendo el pasado…
• “Además estamos en una era muy fintech y creemos que el crowdfunding se presenta como una opción muy importante de inversión y una alternativa en la que cualquier persona puede invertir.” Hemos realizado una sesión de brainstorming para buscar las sinergias entre nuestros coworkers y los coaches en esta nueva economía colaborativa del bien común que acompaña a la nueva política porque no nos representan y la gente quiere la palabra para empoderarse… ¿Sigo?
• “Lo importante es recalcar que eres dueño del inmueble, y por lo tanto hay un bien raíz que garantiza esa inversión (…) al final, y a diferencia de otros productos financieros, tú tienes una garantía de un bien inmueble que siempre tendrá un valor, el inversor no perderá todo lo invertido.” Si esto no le aterra poco más puedo añadir para convencerle.
Para finalizar, los ejemplos al final de su página en los que “ya vas ganando” un 26,99 por ciento, un 19,77 por ciento o un 12,61 por ciento solo me confirman que esto huele muy, pero que muy mal.

Deja un comentario

El email no será público.