Invertir al otro lado del Estrecho

José María Campos
Abogado

A veces el empresario, una vez atendida debidamente su propia región o ante situaciones de crisis locales, debe canalizar inversiones hacia otros territorios, bien nacionales o extranjeros. No cabe duda que Málaga y su provincia es el punto de encuentro peninsular para los residentes en Ceuta o Melilla e incluso para los marroquíes que se desplazan a España.
Sin embargo, en ocasiones, el empresario andaluz no valora debidamente las posibilidades que se le ofrecen al otro lado del Estrecho de Gibraltar, donde se abre todo un mundo de posibilidades que, desde luego, es imprescindible analizar con cautela.

 

Ceuta

A menos de una hora de navegación desde Algeciras, se encuentra Ceuta que tiene unas características singulares y muchas veces desconocidas. En esta ciudad, la crisis llegó con sordina porque una parte importante de sus habitantes son funcionarios que por tanto no dependen de la situación del mercado de trabajo. Además, se paga el 50% de impuestos que el resto de España (IRPF, Sociedades, etc), no se aplica el IVA y, en determinadas actividades, están bonificadas las cuotas a la Seguridad Social.
Pero lo más importante es que cada día entran en Ceuta unos 30.000 marroquíes, la mayoría de ellos a comprar productos de todo tipo. Esto quiere decir que la población local de unos 75.000 habitantes se incrementa en casi en el 50% a diario con estos clientes, que acuden por las importantes diferencias respecto a los precios de Marruecos.
Dichos compradores son a veces porteadores que compran al por mayor, pero quizás el colectivo más importante es de las familias de clase media y alta de distintas ciudades de Marruecos: Tetuán, Tánger, Casablanca, Rabat, Fes y otras, todas conectadas con la frontera por autopista. También viajan a Ceuta extranjeros residentes en Marruecos y miembros del cuerpo diplomático acreditado en Rabat.
Estos clientes llegan a Ceuta a través de unas instalaciones fronterizas perfectamente dotadas en la parte marroquí que asegura un tráfico fluido y solo falta que la llamada Aduana de lado español, que por cierto es también comunitaria, se modernice y mejore su gestión que en estos momentos es muy deficiente.
Poder atender a la población local y a la parte más rica del país vecino, ha hecho que se instalen en Ceuta las principales empresas de distintos sectores, como casi todas las marcas del grupo Inditex empezando por Zara; Cortefiel, Lidl, Eroski, Casa, Día, Mary Paz, C&A, Desigual, El Corte Inglés oportunidades, Fifty Factory, Decathlon, Supersol, Corviran, Leroy Merlin, Mac Donalds, Telepizza y otras. El espacio disponible es limitado en una ciudad con 20 Km2, pero siempre existen posibilidades.

 

Norte de Marruecos

A veces no se conoce debidamente lo que existe al otro lado de la frontera. Lo cierto es que desde que el Rey Mohamed VI instaló su residencia de verano en Mdik, a 25 kilómetros de Ceuta, la zona ha conocido un resurgimiento importante. Autovías y autopistas de peaje, conectan la misma línea fronteriza con Tetuán, Tánger, Fez, Rabat, Casablanca y otras ciudades.
Pero hay que destacar la zona turística que se extiende desde Fnidek (Castillejos) en la frontera y Cabo Negro. Son muchos kilómetros de playas con numerosas urbanizaciones de prestigio que se han extendido hacia los montes colindantes, al otro lado de la carretera. Hay en esta zona varios puertos deportivos, alguno de gran capacidad como Marina Smir, campo de golf y otro en construcción, hoteles de todas las categorías y una larga lista de instalaciones de calidad que culminan con una urbanización de Ritz Carlton frente a Kabila, ésta última conocida urbanización de prestigio.
Pues bien, esta amplia área en la que viven de forma fija o temporal familias de alto nivel, carece de instalaciones de entretenimiento. No existe un Centro Comercial al estilo europeo que sería un éxito, ni restaurantes variados, ni cines, ni casi discotecas u otros lugares de encuentro. Las grandes marcas están ausentes y es la razón por la que esas familias de élite, suelen pasar a Ceuta o incluso a la Costa del Sol buscando lugares de ocio. Y no cabe duda que la frecuente presencia del Rey Mohamed VI en la zona, la prestigia y significa un polo de atracción importante.
Para el empresario andaluz, Marruecos dispone de un sistema empresarial y fiscal similar al español, pero el inversor debe buscar asesoramiento y ayuda antes de implantarse en un país de costumbres diferentes. En este aspecto, en Ceuta puede encontrarse asistencia para implantar con éxito cualquier negocio en el Reino de Marruecos.

Deja un comentario

El email no será público.