José Ignacio Mateo (ProInnovación): “Estudiamos el proyecto que quieren acometer y después les decimos a qué ayudas pueden acceder las empresas” - El Sol Digital
José Ignacio Mateo (ProInnovación): “Estudiamos el proyecto que quieren acometer y después les decimos a qué ayudas pueden acceder las empresas”José Ignacio Mateo, CEO de Proinnovación

José Ignacio Mateo (ProInnovación): “Estudiamos el proyecto que quieren acometer y después les decimos a qué ayudas pueden acceder las empresas”

José Ignacio Mateo, fundador de ProInnovación

Sergio Rodríguez Acosta.- La burocracia es en muchas ocasiones un quebradero de cabeza para las empresas a la hora de dar cualquier paso. ProInnovación presume de ser como una especie de ángel de la guarda que ayuda a gestionar certificaciones, permisos y petición de ayudas económicas. José Ignacio Mateo, fundador del proyecto, habla sobre el conocimiento por las empresas de la realidad que les rodea y de los objetivos a corto plazo de ProInnovación, que busca seguir creciendo para ayudar a crecer a muchos otros.

¿Qué es ProInnovación?

Proinnovación nació como una marca de consultoría de unos compañeros que veníamos de una división de Indra de calidad y medio ambiente y otras certificaciones a nivel nacional. Actualmente, soy el único socio. ProInnovación facilita a pequeñas y medianas empresas, principalmente, el acceso a mercados nuevos. Esto se hace ayudando a las empresas a obtener certificaciones, bien sean de calidad, seguridad, medio ambiente, innovación, para exportar, marcados CE para que los productos puedan ser vendidos en la Unión Europea con todas las garantías… También si se trata de obtener algún tipo de reconocimiento, como un sello de excelencia empresarial o un certificado de calidad que les permita acceder a grandes clientes o a licitaciones y concursos públicos. Aparte de eso, también se complementa con otros servicios como la formación para trabajadores.

¿Por qué sale el logo de la Junta de Andalucía en una parte su web?

Ese logo viene porque estuvimos colaborando con la agencia IDEA, la agencia de innovación de la Junta de Andalucía, tramitando las subvenciones que había en ese momento, ahora ya son menos. Había una línea de subvenciones que se llamaba “Innovación Empresarial” y nosotros tramitábamos esas subvenciones para las empresas.

¿Son conocedoras las empresas de todas estas circunstancias y requisitos o llegan un poco perdidas?

Hay de todo, depende del tipo de empresa. La mayoría suelen llegar más perdidos que informados. Suelen llamar diciendo que un determinado organismo les ha dicho que para vender una cosa deben tener otra, pero no saben muy bien ni qué es ni qué requisitos tiene. Nosotros, en el primer contacto, ya sea de manera telefónica o vía personal, hacemos un trabajo sin compromiso para informar de todos los requisitos a tener en cuenta para la empresa que quiere optar a este tipo de certificaciones. Incluso hacemos visitas personales sin compromiso.

¿En el apartado subvenciones existe también ese desconocimiento?

Muchas veces cuando nos llaman, la primera o la segunda pregunta es esa, si existe algún tipo de ayuda o subvención. Los últimos años lo preguntan menos porque son conocedores de que hay menos fondos públicos para incentivar este tipo de inversiones. Nunca vienen sabiendo las ayudas que hay y somos nosotros los que estudiamos el proyecto que quieren acometer y después les decimos a qué ayudas pueden acceder las empresas.

¿Cuál es su servicio más requerido?

Las certificaciones de calidad, que luego desarrollan Aenor y Bureau Veritas, son el principal motivo de la llamada, y la consulta y el contrato con nosotros.

¿La formación tendría entonces un papel secundario?

Nuestro trabajo consiste en llevar muy de la mano a la empresa y al empresario, eso termina generando una relación de confianza en nosotros que provoca que cuando a la empresa le surge una necesidad, como el formar a sus trabajadores, en lugar de buscar en internet nos buscan a nosotros. Ese es el motivo por el que incluimos esa línea de servicio. Lo cierto es que nosotros no vamos a vender formación a la calle, sino que se suele ofrecer la formación a una empresa que nos ha contratado previamente para algún trabajo.

proinnovacion
Aula de formación de Proinnovación

¿Cómo define la responsabilidad social de la empresa?

El primer año que se creó la marca pusimos en marcha un proyecto en plena crisis económica, que era que cada año se ejecutaba un proyecto de certificación gratuita para una fundación sin ánimo de lucro y con fines sociales. La primera que se hizo fue a una residencia de ancianos. Posteriormente, se ha estado haciendo alguna cosa más, pero finalmente se dejó de hacer, ya que aunque lo hiciéramos sin ánimo de lucro hay que pasar por una segunda fase de certificación que sí cuesta dinero, aunque nosotros no cobráramos nada, luego esa auditoría sí requería unos honorarios que a lo mejor esas empresas no podían permitirse.

¿Cuáles son los objetivos a corto plazo?

Actualmente, el objetivo es consolidarnos en Málaga y Andalucía como una marca de consultoría referente de lo que hacemos. Sabemos que a nivel nacional e internacional hay consultoras muy grandes, pero a nivel de Málaga y Andalucía no hay ninguna marca especialmente reconocida como profesional y conocedora de este tipo de certificaciones.

¿Cómo funciona su bolsa de empleo?

Con la bolsa de empleo tenemos una política que consiste en tener profesionales con mucha experiencia, que en muchos casos son autónomos, y luego en plantilla tenemos una rotación que suele durar entre dos y cuatro años en los que acogemos personal de prácticas y junior que no han desarrollado aún todo su potencial. Estas personas se van formando aquí, desarrollan su currículum y posteriormente terminan siendo contratadas por grandes empresas, es ley de vida. Mientras tanto, van entrando nuevas personas para formarse, por lo que necesitamos un flujo estable de candidatos para mantener el nivel de formación y competencia que necesitamos. Currículums se siguen recibiendo muchísimos, pero es cierto que para nuestro trabajo el perfil es especial. Tiene que tener una formación de grado superior, una relación con la ingeniería o algún tipo de rama técnica y un mínimo de experiencia. Todo esto unido a que el trabajo requiere desplazamientos y mucha dedicación hace a veces difícil dar con los perfiles adecuados, pero el flujo de currículums es constante.

Deja un comentario

El email no será público.