Jueces y juristas acusan a los políticos de entorpecer la independencia judicial - El Sol Digital
Jueces y juristas acusan a los políticos de entorpecer la independencia judicialDe izda. a dcha. Faustino Cordón, Álvaro Cuesta, Francisco Martínez y Manuel Almenar. JAR

Jueces y juristas acusan a los políticos de entorpecer la independencia judicial

Juan A. Ruiz

Todos los jueces y juristas que participaron en las XIII Jornadas Jurídicas Por el diálogo, celebradas en el Salón de Actos de Unicaja, acusaron, de una forma u otra, a los políticos de entorpecer la independencia judicial.

 

En la sesión dedicada a la Independencia Judicial, el vocal del Consejo General del Poder Judicial, Álvaro Cuesta, que ejerció de moderador insistió en la necesidad de “una política de Estado en defensa de la Independencia Judicial porque la Justicia es un instrumento muy poderoso para tutelar los derechos humanos de las personas”

 

Destacó que “hoy los derechos y libertades tienen profundos obstáculos”, y señaló que “la arbitrariedad de los poderes públicos, el terrorismo, la corrupción se interponen y conspiran contra nuestros derechos y libertades”.

 

En esta jornada intervino el magistrado de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Manuel Almenar, quien declaró que “la Independencia Judicial es la garantía de los ciudadanos que les permite solucionar sus conflictos sin presiones. Y existe en el día a día de los jueces”.

 

Tras manifestar que el Consejo General de Poder Judicial se crea para presionar a los jueces, señaló seis causas por las que en España es difícil que los jueces tengan la independencia que reclaman: 1) La judicialización de la política; 2) Las puertas giratorias; 3) La asignación de etiquetas a los jueces que dañan su imagen; 4) La forma de elegir a los miembros del CGPJ; 5) Los conflictos entre el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo y 6) La falta de medios que afecta al poder judicial.

 

No obstante, concluyó que la independencia judicial existe “porque los jueces actúan”.

 

En la misma sesión intervino el juez Decano de Palma de Mallorca, Francisco Martínez Espinosa, quien afirmó que “la quiebra de la Independencia Judicial no es la misma que en otros poderes, aquí se quiebra sibilinamente minando poco a poco esa independencia”.

 

Tras señalar que la injerencia política está en la designación de los órganos de control de los jueces, ofreciendo una imagen de contaminación política, reveló que con el uso de la razón de Estado y los indultos son otras formas de intervenir en la vida judicial española.

 

Como los otros intervinientes se quejó de la falta de medios, y dijo que en los países de nuestro alrededor la ratio es de 20 jueces por cada 100.000 habitantes, mientras que en España es de 10 jueces.
Otro de los aspectos que destacó Francisco Martínez fue la cantidad de litigios que se producen en este país, que suele ser de 9 millones anuales, mientras que en Francia con 66 millones de habitantes, los litigios sólo llegan a los seis millones.

 

No obstante, reveló que en este país tiene una respuesta en sus jueces con unas cargas de trabajo que supone el 150 por ciento, superior a otros países.
Por último, el juez decano de Palma de Mallorca instó a “una regeneración moral o ética de la sociedad para acabar con la corrupción, porque sólo con las actuaciones judiciales no podemos erradicarla”.
En esta jornada dedicada a la Independencia Judicial también intervino el catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Navarra, Faustino Cordón, que se quejó de la mala imagen que tiene la Justicia española entre los ciudadanos “la cuarta peor, empatada en tercer lugar con Croacia”.
Insistió en que “la situación actual es hacer ver que la justicia no funciona o funciona mal, provocando que la desconfianza en este poder sea mayor: El gobernante es reacio a ver que no tiene el poder absoluto. La confianza en el juez entra en crisis cuando se tocan temas delicados como el aborto o Cataluña, entre otros”
Declaró que “la independencia de los jueces implica que el ejercicio de sus funciones sólo está sujetos al imperio de la ley, frente al Ejecutivo y Legislativos que tienen unos márgenes más amplios”.
Para Francisco Martínez “la aceptación de la sentencia por el poder es el resultado de muchos años de intromisión del poder político”, y concluyó con una crítica a la razón de Estado que “se impone sobre el juez”.

Deja un comentario

El email no será público.