La atracción de talento a Málaga. Álvaro Simón de Blas. Director de BIC Euronova CEEI de Málaga y presidente de ANCES - El Sol Digital
La atracción de talento a Málaga. Álvaro Simón de Blas. Director de BIC Euronova CEEI de Málaga y presidente de ANCESÁlvaro Simón

La atracción de talento a Málaga. Álvaro Simón de Blas. Director de BIC Euronova CEEI de Málaga y presidente de ANCES

Desde hace mucho tiempo venimos oyendo el termino atracción de talento para referirnos a desplazar personas talentosas, ¿existe este adjetivo?, desde un lugar a otro, en este caso, ese otro es Málaga. ¿Qué pretendemos? ¿A qué jugamos?

Hoy en día, la captación, pero sobre todo la retención de talento es un tema clave en las empresas de la era digital. Para poder participar en ese juego que se dirime a nivel mundial, necesitamos mostrar atributos suficientemente atractivos como para que alguien de una región, país o continente diferente a donde nos encontramos, decida cambiar de aires y ofrecerse para trabajar y desarrollar todas sus capacidades en un territorio que no es el suyo ni por nacimiento, ni por adopción.

EE.UU. es un paradigma en el ejercicio de atracción de talento durante décadas. Por cierto, algo que China trata de imitar desde hace unos años, sin demasiado éxito, afortunadamente para nosotros. Basta con pasearse por las Universidades más prestigiosas, esas top 10 de ese país, para comprobar el crisol de razas, edades etc. que las pueblan. Tuve la oportunidad hace unos meses, de girar una visita a la Universidad de California en Berkeley, una de las incluidas en los rankings top 10. En ella, pude comprobar la cantidad de estudiantes y profesores de origen asiático y de otros continentes que se paseaban por su maravilloso campus. En esa misma visita a Silicon Valley, tuvimos el privilegio de conocer de primera mano, empresas como Google, Apple, WhatsApp, Twitter, Adobe y la Universidad de Standford, cuna de muchos de los tecnólogos, creadores de innumerables startups disruptivas. El ambiente era el mismo aunque algo más comedido que el de Berkeley. Ese talento, al que he hecho referencia, es el que esconde la vitrina de la Universidad de Berkeley con la muestra de los 48 premios Nóbel estudiados o vinculados a sus aulas, en sus poco más de 150 años de historia.

Málaga tiene condiciones climáticas e infraestructuras, salvo los accesos al Parque Tecnológico, bastante mejores que lo que ofrece el estado de California. Además, también posee altos grados de espíritu emprendedor, y es una ciudad abierta, acogedora y cosmopolita incorporada de pleno derecho a la multiculturalidad de la Costa del Sol. Por todo ello, puede presumir de los atributos necesarios para que el talento se sienta atraído y se desplace. ¿Qué pretendemos? Completar todo lo dicho anteriormente. En algunos casos, esos atributos forman parte intrínseca de la oferta, y nos da de partida cierta ventaja competitiva, pero en otros, sí debemos y podemos añadir algunos que hagan que esa oferta sea irrenunciable. Mejor formación y mejores condiciones económicas para nuestros jóvenes. Es vital mejorar ambos factores.

En primer lugar, el nivel formativo universitario y no universitario debe de comprender necesariamente un manejo del inglés óptimo. De universidades como Berkeley o Standford, queremos traer e implementar metodologías y dinámicas de creación y/o aceleración de empresas que puedan ser aplicables a nivel local. Pues de qué otra cosa se trata cuando nos referimos a la innovación, más que, en muchos casos, de copiar algo, mejorarlo y adaptarlo al territorio donde estamos. Los japoneses han sido verdaderos expertos en ello, con su método de mejora continua. Es verdad que, los alumnos de Stanford, no necesitan de la ayuda de un departamento de creación de empresas, porque se bastan por ellos mismos, según me informaron en una reunión que mantuve on line con ellos. Bastante han sufrido ya en la exigente carrera como para que se les maree con más mentoring o coaching, me confirmaron. La gran aportación del ecosistema innovador de Silicon Valley, que complementa lo dicho por el responsable de Standford que me atendió, es el dinero disponible en forma de seed capital para financiar cualquiera de las ideas y/o spin offs surgidos de la Universidad. Ingentes cantidades de dinero de Business Angels y fondos de inversión de San Francisco, que financian desde expectativas de beneficios futuros a prototipos.

En segundo lugar, respecto a los niveles salariales. Es evidente que España debe hacer un esfuerzo para pagar a nuestros jóvenes preparados, acorde con sus conocimientos y capacidades para aportar valor a nuestras empresas. Ya veríamos como, muchos de ellos, podrían aportar a su Málaga natal lo mejor de lo aprendido fuera, desde donde por motivos profesionales y vitales han tenido que partir.

Pretendemos en suma, atraer talento externo pero también interno, y seguro que una vez aquí, cumplidas las condiciones expuestas anteriormente, seremos capaces de retenerlo. BIC Euronova, la incubadora de base innovadora del PTA, quiere contribuir en esa atracción y ha emprendido el camino de contactar Universidades norteamericanas como las citadas de la costa Oeste. Este año, en alianza con la ONG Christar y la Universidad de Liberty en Virginia, ofreceremos a jóvenes universitarios norteamericanos prácticas en empresas del BIC y PTA, en un programa inédito que esperemos dé sus frutos. Pero vamos más allá, nuestra ambición es generar ese caldo de cultivo partiendo de la atracción de talento, que permita crear nuevas empresas, que generen más empleo de calidad, fruto de lo cual nuestros jóvenes mejor preparados que, hoy por hoy, trabajan fuera de Andalucía, regresen en condiciones equiparables a las que disfrutan ahora. En definitiva, el objetivo es convertir a Málaga en un polo de atracción de talento, encabezando el ranking nacional por encima de Madrid, Barcelona o Bilbao.

Deja un comentario

El email no será público.