La Autoridad Portuaria no licitara el acuario hasta que haya una propuesta oficialEl acuario se construirá en la antigua Casa de Botes en la zona de levante del puerto de Málaga JAR

La Autoridad Portuaria no licitara el acuario hasta que haya una propuesta oficial

Juan A. Ruiz

La Autoridad Portuaria de Málaga no tiene previsto licitar o adjudicar la ubicación de un acuario en el Puerto hasta que se haya presentado, al menos, una propuesta, cosa que no ha ocurrido todavía.
La idea de los responsables del puerto de Málaga es que si se presenta una propuesta de construir un acuario y hay otras empresas interesadas en el mismo proyecto abrir un plazo de licitación con las mismas condiciones para que se puedan presentar todas aquellas empresas o entidades que estén interesadas en construir y gestionar este centro de ocio.

 

Con esta decisión, la Autoridad Portuaria de Málaga quiere hacer lo mismo que ha ocurrido con la Farola de Málaga y el Faro de Marbella, donde dos empresas han presentado unas propuestas de uso hostelero, y se ha abierto un plazo de licitación para que se presenten al concurso otras entidades.

 

Este sistema de licitación es “absolutamente legal ya que se acoge a la Ley de Puertos”, según manifestaron fuentes del Puerto de Málaga.

 

La ubicación de un acuario en el Puerto de Málaga ha salido a la palestra en ese mes de mayo, tras la decisión de la Junta de Gobierno Local de aprobar inicialmente la modificación de elementos del Plan Especial del Puerto de Málaga, por la que se hace posible la ejecución de un acuario y cambio a uso ciudadano de la estación marítima del Muelle 1.

 

El acuario es una nueva edificación que se ubicará en los terrenos ocupados actualmente por la antigua Casa de Botes del Real Club Mediterráneo, anexo a la dársena de embarcaciones menores, que actualmente está en demolición.

 

El futuro edificio de ocio tendrá una superficie de ocupación aproximada de 6.850 m2, una edificabilidad de 8.000 m2 y una altura máxima de 13,5 m. Su construcción no impedirá, a medio plazo, la realización del relleno previsto en la zona del atracadero, ni tampoco la ubicación de una terminal de pasajeros que atienda ese futuro atraque, según los usos previstos en el Plan Especial del Puerto vigente.

 

La desocupación de la Casa de Botes permitirá también recuperar la alineación prevista para esta zona en el Plan Especial para mejorar la conexión peatonal entre Muelle Uno y paseo marítimo Matías Prats. Para ello, se reducirá la ocupación por parte del Club Mediterráneo de la esquina de la plaza de La Farola mediante la recuperación del dominio público, lo que supondrá una importante mejora del acceso al Paseo Marítimo Matías Prats.

 

Aunque se habla de cuatro empresas interesadas en este centro de ocio, hasta ahora la única propuesta que se conoce, aunque no ha sido presentada oficialmente a la Autoridad Portuaria de Málaga, es la del Grupo Aquagestión, que en 2014 dio a conocer su propuesta a los medios de comunicación y que preveía la creación de 120 empleos durante la fase de construcción del acuario, que tendrá un plazo de 18 a 24 meses; y cuando estuviera abierto se añadirán 30 empleos fijos, y otros 30 en la zona de restauración.
La inversión prevista era 12,5 millones de euros sólo para el módulo de exposición, a lo que se añadiría un segundo recinto para restauración y para la celebración de eventos.

 

Este proyecto plantea una exposición como un recorrido biológico y geofísico por buena parte de los océanos y mares de la Tierra, según manifestó en su día Ignacio Aguinaga, director general del Grupo Aquagestion.

 

Señaló que “Iremos siguiendo a una gota de agua que cae en el Amazonas, es arrastrada por todo el río, lo que permite exhibir una selva amazónica inundada, y la recoge una corriente que la lleva hasta el Caribe, bordeando Sudamérica». Desde ahí, continúa, pasa a otro curso de agua que la traslada hasta el golfo de Vizcaya, pasando por el Mar de los Sargazos, donde se verán focas.

 

En el proyecto también se verá una nueva corriente que la mueve hasta la zona de Huelva, «donde se producirá un afloramiento a la superficie del plancton, con aguas muy ricas para el crecimiento animal», y finalmente pasa al Mediterráneo. De hecho, el gran oceanario estará dedicado a este ecosistema y a las culturas y civilizaciones que lo han poblado. En este punto, uno de los tanques estará dedicado a los cocodrilos del Nilo.

 

Esta ruta se materializará en cerca de 50 tanques, presididos por uno enorme, de 25 por 20 metros, lo que supone unos 500 metros cuadrados de lámina de agua, cinco metros de altura y tres millones de litros de agua de mar, que podrá albergar animales muy grandes: tiburones, por supuesto, pero también peces luna y mantarrayas de unos siete metros de longitud. Alrededor de este habrá otros tres que también van de suelo a techo, destinados a cocodrilos, focas y nutrias. Estos destacan por tener una vista submarina pero también desde arriba, de manera que los animales se podrán ver desde la superficie y también buceando bajo el agua. El resto de tanques serán de diversos tamaños, vinculados al itinerario educativo, con peces de múltiples especies y dimensiones. Se pretende hacer que el itinerario descienda desde la superficie hacia el fondo submarino.

 

El Grupo Aquagestión gestiona los acuarios de Getxo, Gijón, Lanzarote, O’Grove y Sevilla.

Deja un comentario

El email no será público.