La bajada de tarifas incrementa el tráfico de cruceros en el Puerto de Málaga

La bajada de tarifas incrementa el tráfico de cruceros en el Puerto de Málaga

JAR

La bajada de tarifas ha provocado un incremento del tráfico de cruceros en el Puerto de Málaga, según ha revelado el presidente de la Autoridad Portuaria Paulino Plata.
La máxima autoridad portuaria destacó que el aumento de cruceros se debe en parte a la bajada de tarifas de hasta el 40 por ciento impulsada por el Puerto para aquellos barcos que hicieran escala durante los meses de verano e invierno, que son los de menos tráfico.Para este año se prevé un incremento del tráfico del siete por ciento y un aumento de pasajeros del tres por ciento, con lo que el año 2015 se cerraría con 243 escalas de barcos de crucero y 420.000 pasajeros, frente a las 227 y 407.870, respectivamente, alcanzadas en el año 2014. Plata confirmó que en este primer semestre el Puerto de Málaga cerrará con un total de 184.032 cruceristas, un 9,6 por ciento más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, y 107 escalas, frente a las 93 de enero a junio de 2014, lo que significa un incremento del 15 por ciento.
Al número de pasajeros hay que sumar los tripulantes que hayan podido bajar durante su escala en Málaga, destacando que la tripulación a bordo de los buques puede cifrarse en torno a un tercio del total de pasajeros, es decir, unas 60.000 personas.
Los meses de mayor número de escalas y pasajeros han sido abril y mayo, como suele ser habitual en el puerto, con 38 y 29, respectivamente. No obstante, en comparación con 2014, excepto en marzo, hay crecimiento, entre ellos enero, febrero y junio, que no forman parte de esa temporada alta primaveral.
Además, el impacto económico de la llegada de estos pasajeros al destino es “muy importante y positivo”, estimándose en unos 15 millones de euros en este primer semestre. El gasto medio por crucerista es de unos 64 euros, aunque está creciendo, puntualizó el responsable del Puerto malagueño, quien indicó que este dato “es una apreciación”; de hecho, se le ha planteado a la Universidad de Málaga (UMA) cómo realizarlo para que sea más fidedigno.
Lo que sí sigue siendo una “debilidad” es que las navieras no tengan a Málaga como puerto base, es decir, que los pasajeros puedan embarcar y desembarcar en el destino, con lo que ello conlleva para hoteles, bares, restaurantes, etcétera. De hecho, sólo el cinco por ciento de pasajeros se han registrado en estas escalas base en este semestre. Para paliar esta situación, Plata ha recalcado que siguen trabajando para lograr volver a serlo, como en su día fue de Royal Caribbean.
En este sentido, desde la Autoridad Portuaria consideran que Málaga, que es primera escala para muchos cruceros que proceden del Caribe, podría ser también lugar para que embarcaran, y añadió que se están manteniendo contactos por ejemplo con Tenerife para realizar un trabajo conjunto, de modo que Málaga sea salida de cruceros y Santa Cruz, llegada, y viceversa.
“Vamos a crecer bastante”, dijo Plata, que destacó la coordinación con el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, con el que ya se han hecho varias operativas con buen resultado y que es una buena baza para que las navieras lo tengan en cuenta. Paulino Plata también habló de la “discriminación” que sufren los puertos que han hecho una elevada inversión para atender a los cruceristas frente a otros que “los reciben como mucho con una lona” e incidió en que “el esfuerzo realizado es un hándicap”.
“La política portuaria debe ayudar al que presta un servicio de calidad y con seguridad”, recordando el caso de Málaga, donde las tres estaciones de cruceros son totalmente accesibles para personas con movilidad reducida.

Deja un comentario

El email no será público.