La construcción levanta cabeza

Málaga lleva cuatro meses consecutivos de bajada del paro y es el sector servicios el que se revela como responsable de esta buena noticia. Menos mal que este sector tiene todavía musculatura. Colabora la construcción, tras años de preocupante atonía. Los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social cifran el número total de desempleados en la provincia en 185.229, un listón negativo todavía muy alto. Contamos con unos 11.000 parados menos que hace un año y la subida de afiliados a la Seguridad Social subió poco más de 6.000 cotizantes en el último mes. La conclusión es que asistimos una lenta y progresiva recuperación del empleo pero que dado el volumen de paro se tardará tiempo en reducirlo a cifras socialmente soportables, si es que no se tuerce el rumbo económico.

 

Como siempre, las declaraciones sindicales giran en torno a que el empleo es precario, sin reconocer explícitamente la recuperación que se experimenta. Podría parecer que la tesis es: resulta preferible que un trabajador esté en paro antes de que tenga un contrato temporal, pese a que éste le suponga ingresos para él y/o su familia.

 

En este escenario económico, resulta muy alentador el nuevo informe de Tinsa –empresa de valoración y asesoramiento inmobiliario- en el que se recoge que Marbella y Málaga lideran el mercado inmobiliario nacional costero y ocupan las posiciones cuarta y quinta con más operaciones de compraventa registradas en 2014, en concreto 3.997 y 3.947, respectivamente. Los primeros lugares del ranking corresponden a Barcelona, Valencia y Torrevieja. Mijas y Estepona, con más de 2.000 transacciones cada una, también destacan en la relación nacional. Algo se mueve pues en el sector de la construcción, tradicional motor de riqueza en las últimas décadas de nuestra provincia, aunque reducido a mínimos en estos pasados años de crisis. Sin duda, como casi todos comentan, nada volverá a ser igual que antes pero la construcción y la promoción inmobiliarias están destinadas en esta parte del litoral mediterráneo a mantener un buen comportamiento que beneficiará a otros subsectores que de él dependen. El reto es hacer las cosas bien, aprender las lecciones del pasado y facilidades crediticias de las entidades financieras.

RESIDENCIA

Deja un comentario

El email no será público.