La Costa del Sol, puerta a Europa para 400 iraníes

La Costa del Sol, puerta a Europa para 400 iraníes

La llamada residencia temporal no lucrativa permite viajar y mantener relaciones empresariales por toda Europa con total libertad

Maite Díaz Torres

La Costa del Sol es un entorno muy demandado por los empresarios iraníes adinerados, interesados en conseguir la llamada residencia temporal no lucrativa, un permiso de residencia que se concede a los extranjeros que compran una casa en nuestro país y que permite moverse con libertad por toda Europa. En la actualidad, aproximadamente 400 iraníes cuentan con una residencia propia en la Costa del Sol, según estima Julio Andrade Baeza, responsable de Relaciones Internacionales y Socio Director en SFT.

SFT vio en el mercado iraní una buena apuesta desde hace aproximadamente cuatro años, cuando aún “muy poca gente estaba interesada y nadie viajaba a Teherán”, asegura Andrade. Hoy, la empresa trabaja con más de 70 familias procedentes principalmente de Irán, que han decidido conseguir dicho visado comprando una casa en nuestra provincia con la intención de tener una puerta de entrada en la Unión Europea.

Se trata de empresarios con cierto nivel adquisitivo que quieren “tener un pie puesto en Europa por circunstancias normalmente empresariales” y eligen la Costa del Sol por su calidad de vida y su buena comunicación con el resto de Europa. Suelen provenir de países conflictivos, como pueden ser Irán o Pakistán y ven en esta opción “la posibilidad de tener a su familia viviendo aquí y seguir trabajando en su país teniendo un visado con el que pueden moverse por toda la Unión Europea”.

La residencia no lucrativa evita “estar haciendo cola en la embajada, con todo lo que eso conlleva” y permite a los empresarios moverse con libertad por toda Europa a cambio de tener una casa en propiedad en la Costa del Sol. Para conseguir este visado es necesario que las familias interesadas pasen un mínimo de seis meses en nuestro país. Durante este tiempo “estudian y compran, en definitiva, meten dinero en España”, explica Andrade. Los trámites se realizan a través de la subdelegación de gobierno y la embajada de los países extranjeros, donde se piden certificados de antecedentes penales, de enfermedad y se certifica que tengan sostenibilidad financiera.
Existe la posibilidad de obtener la llamada residencia exprés a cambio de comprar una casa de más de 500.000 euros. Quien consigue la residencia exprés no tiene la obligación de vivir en España un mínimo de seis meses y consigue su permiso de residencia “prácticamente sobre la marcha”, asegura el responsable de Relaciones internacionales de SFT.

Misiones comerciales al Caúcaso

SFT lleva a cabo misiones comerciales que pretenden poner en contacto a empresas españolas con empresas iraníes “para crear relaciones empresariales entre ambos países”. De esta forma, se busca “conseguir que sus empresas quieran invertir en España y encontrar empresas nacionales interesadas en invertir o vender en Irán”, explica Andrade.

Desde que se dieron cuenta de que en Irán hay un nicho de mercado importante, decidieron probar en los países de alrededor “buscando perfiles parecidos a los que estábamos trabajando en ese momento”, explica el responsable de Relaciones Internacionales de SFT. Con ese fin, la empresa ha hecho misiones comerciales a Marruecos, Armenia, Kazajistán y Rusia. Su último viaje fue a Argelia, hasta donde viajó Andrade como parte integrante del grupo organizado por la Cámara de Comercio de Málaga. Durante esta visita, el socio director de SFT mantuvo reuniones con el cónsul de España en Argel, Gaspar Díaz, y con Pablo Escribano, canciller de Orán. Últimamente, esta empresa presta especial atención a Azerbaijan, ya que es un país “muy parecido a Irán, más abierto incluso, es chií y tiene petróleo, por lo que podría ser una buena opción para atraer inversores.

En cuanto a las previsiones, Andrade no tiene duda de que “va a haber un crecimiento en las relaciones con estos países, de hecho, ya se está notando”. Por este motivo, la compañía está valorando consolidar su vínculo empresarial con Irán estableciendo una relación continuada con un despacho de Teherán ya en funcionamiento, o bien comprando su propio despacho allí, ya que constituir una empresa en Irán “no tiene una dificultad excesiva”, asegura.

Deja un comentario

El email no será público.