La distribución farmacéutica al desnudo

La distribución farmacéutica al desnudo

Leandro Martínez, presidente de la cooperativa farmacéutica Cofarán, analiza el papel de las cooperativas en la industria farmacéutica

Maite Díaz Torres

El campo de la industria farmacéutica es muy amplio, comprende desde las agrupaciones más pequeñas con seis o siete farmacias hasta las multinacionales de carácter internacional presentes en muchos países a través de sus filiales. La industria farmacéutica cuenta con actividades de investigación y desarrollo (I+D+I), producción, control de calidad, marketing y administración, entre otras. Un entorno empresarial en el que intervienen muchos miembros y factores, lo que hace que en ocasiones sea complicado de comprender. Leandro Martínez, presidente de Cofarán, sabe que una cooperativa debe luchar cada día por superar los obstáculos que existen en la extensa industria farmacéutica. Cofarán comenzó con diecisiete farmacias y este año celebra su cincuenta aniversario con más de ochocientos socios y habiéndose extendido desde Málaga a Córdoba, Melilla, Cádiz, Sevilla y Granada.

La distribución de medicamentos

Las cooperativas tienen un papel importante en la industria farmacéutica, ya que, según asegura Leandro Martínez, presidente de Cofarán, aproximadamente el ochenta por ciento de la distribución farmacéutica se hace a través de cooperativas. El restante veinte por ciento se realiza a través de centros farmacéuticos, que son agrupaciones de farmacias en las que no rige el principio de igualdad de socios presente en una cooperativa. Una cooperativa farmacéutica es una asociación creada para distribuir los medicamentos a las farmacias. Estas agrupaciones “llegan a suministrar a las farmacias hasta cuatro veces al día”, según cuenta Martínez. Un tráfico de materiales que sería imposible mantener si esta clase de cooperación no existiera.

La industria farmacéutica en Málaga

La industria farmacéutica ha cambiado mucho en nuestra ciudad desde los comienzos de Cofarán en 1965. Comenzó en un pequeño almacén de Calle Beatas desde el que repartían el material en bicicleta. En esa época nuestra ciudad disponía de cincuenta laboratorios, de los cuales hoy quedan solamente dos, lo que supone necesariamente un gran cambio de logística a la hora de distribuir los medicamentos. También la competencia entre las cooperativas ha crecido mucho y “la crisis ha afectado muy fuerte, hasta el punto de que la facturación del sector ha bajado un veintinueve por ciento en los últimos cuatro años”, asegura Leandro Martínez. El problema de la industria farmacéutica es que “en este negocio no se pueden hacer ajustes porque aunque el precio del medicamento baje, se siguen vendiendo los mismos productos, hay la misma demanda, por lo que se necesita el mismo personal y los mismos materiales”, asegura el presidente de Cofarán.

Hoy, esta cooperativa ha conseguido subir un dos por ciento sus ventas en los seis primeros meses de este año, por lo que su crecimiento continúa a pesar de la crisis. Cofarán es la cuarta empresa malagueña en volumen de facturación y sus empleados han pasado de repartir en bicicleta a conducir furgones frigoríficos con GPS.
El año pasado facturó doscientos ochenta y dos millones de euros y en la actualidad trabaja con 476 laboratorios repartidos por toda España y cuenta con 200 trabajadores.

Igualdad y cercanía

La experiencia ha enseñado a Leandro Martínez que hay dos factores muy importantes para que una cooperativa farmacéutica progrese. Uno es la importancia de mantener la igualdad entre socios y otro es la cercanía de todos sus miembros.

Al fin y al cabo, toda cooperativa nace a partir de la unión de varias farmacias para abaratar los costes a la hora de comprar los productos al laboratorio y es importante que ninguna botica tenga privilegios por su tamaño o capacidad de compra, ya que “la principal finalidad de la distribución de medicamentos a través de las cooperativas es favorecer el modelo de farmacia, porque las farmacias pequeñas situadas en pueblos lejanos no serían rentables de no existir esta forma de asociación farmacéutica”, asegura Martínez.

Para fomentar la cercanía de todos sus socios, en Cofarán se trata de ofrecer un apoyo integral a las farmacias. “No solo cuenta con la vertiente logística, sino que también apoya al socio en su desarrollo profesional. Se realizan cursos de formación continuada y se cuenta con un club de senderismo”, cuenta Martínez.

Definiciones básicas de la industria farmacéutica
Por Leandro Martínez

I+D+I
La industria farmacéutica es la que más invierte en investigación, por encima de la automoción, telecomunicaciones e informática. El 20 por ciento de toda la inversión nacional en I+D+I se dedica al sector farmacéutico.
Subasta de medicamentos
La subasta de medicamentos se creó en Andalucía como una medida de ahorro para la industria farmacéutica. Su objetivo es comprar a gran escala los medicamentos que más suelen ser prescritos en la red sanitaria pública para reducir el gasto farmacéutico. De esta forma, el laboratorio que ofrezca el precio más bajo es el que obtiene la concesión. El problema es que esa subasta suelen ganarla los laboratorios de otros países, que pueden ofrecer precios más bajos, lo que está causando un gran desempleo en los laboratorios nacionales.
Distribución selectiva
La distribución selectiva se crea cuando la sanidad concierta con una serie de farmacias la venta de medicamentos. Se concede la distribución a aquellas farmacias que ofrecen los precios más bajos. El problema de la distribución selectiva es que los ciudadanos tendrían que desplazarse más lejos para conseguir sus medicinas, ya que no se podrían comprar en todas las farmacias.
Comercio paralelo
Es la exportación de medicamentos desde las propias farmacias. Esta práctica está prohibida en nuestro país, por lo que ha habido casos de farmacias que han sido penalizadas por llevar a cabo el comercio paralelo.
Venta directa
Se trata de la compra directa a los laboratorios por parte de las farmacias, sin servirse de ninguna distribuidora de medicamentos. Esta práctica ha existido desde el principio de la industria farmacéutica. Sin embargo, lo positivo que se aporta desde la cooperativa son los vales transfer, que significa que la farmacia hace la venta directa a los laboratorios pero se la sirven las cooperativas farmacéuticas. De esta manera participan al mismo tiempo los laboratorios y la distribución.
Grupos de compra
Se trata de una agrupación de farmacéuticos que deciden ponerse de acuerdo para comprar sus medicamentos. Si pensamos con atención, todas las cooperativas fueron grupos de compra en un principio. Muchos grupos de compra fracasan, ya que es muy difícil compaginar la tarea de repartir los medicamentos, administrar el material, comprarlo a los diferentes laboratorios… para que estos grupos funcionen es muy importante saber estructurar el trabajo.
Productos de parafarmacia
La venta de parafarmacia cada vez se desarrolla más por los farmacéuticos. Es muy importante que sea muy selectiva y que se compre con el consejo del farmacéutico. Los productos de parafarmacia han bajado mucho las ventas como consecuencia de la disminución del poder adquisitivo de los clientes durante la crisis económica que ha afectado a nuestro país, lo que ha sido un duro golpe para la industria farmacéutica.
Venta de productos farmacéuticos por internet
Los productos que se venden por internet son medicamentos sin receta. La venta por internet tiene sentido cuando las farmacias no están asequibles pero en España puede haber una farmacia cada doscientos cincuenta metros, por lo que la venta por internet no tiene mucho sentido ya que es más cómodo y rápido ir a comprar el producto en persona.

Deja un comentario

El email no será público.