La empresa paga el ERTE. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado - El Sol Digital
La empresa paga el ERTE. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

La empresa paga el ERTE. Justo Rodríguez Sánchez. Abogado

Son muchas las cuestiones que se están planteando en nuestras vidas desde que el Covid-19 ha hecho acto de presencia entre nosotros. En efecto, una de las cuestiones más importantes que tenemos  son las consecuencias de la tramitación  que se derivan en relación con el Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del citado virus ya que,  a mi juicio, uno de los puntos  que posiblemente  no estén suficientemente claros sea el  determinar quién debe responsabilizarse de abonar la prestación por desempleo en los supuestos de ERTE derivados de  fuerza mayor, causas económicas, técnicas, organizativas o de producción , esto es, ¿debe la empresa colaborar con la Administración a fin de adelantar el pago de citada prestación al trabajador, o por el contrario es una competencia exclusiva del SEPE  de abonar aquella al sujeto desempleado?

Para una mejor comprensión de lo que pretendemos divulgar, deberemos tomar como punto de partida a los fines que nos ocupa, cuál sea el alcance y naturaleza del  desempleo total y desempleo parcial para una correcta interpretación a efectos de pago delegado del empresario,  para lo que habrá de acudir al contenido del art. 262.2 y siguientes   del R.D Legislativo 8/2015,  de la Ley General de Seguridad Social,  por el que se establece que el desempleo será total cuando el trabajador cese en la actividad que venía desarrollando,  con carácter temporal o definitivo,  por días completos, continuados o alternos, durante, al menos, una jornada ordinaria de trabajo, en virtud de suspensión temporal de contrato o reducción temporal de jornada y, por ende, con pérdida de su salario, situación llevada a cabo  por el empresario a tenor de cuanto establece  el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores o bien de resolución judicial adoptada en un procedimiento concursal, sin que estén comprendidas las reducciones de jornadas definitivas o que se extiendan a todo el periodo que resta de la vigencia del contrato de trabajo.

Por otro lado, se entenderá como desempleo parcial,  aquella situación en la que  el trabajador vea reducida temporalmente su jornada de trabajo, entre un mínimo de un 10 y un máximo de un 70 por ciento,  con una paralela reducción en su estructura salarial.

Así las cosas, bueno será hacer referencia de la Orden de 25 de noviembre de 1966, donde en la vigencia de su artículo 16, determina la colaboración de las empresas en la gestión del Régimen General de la Seguridad Social, que  en consonancia con el Real Decreto 625/1985, de 2 de abril, desarrolla la Ley 31/1984, de 2 de agosto, de Protección por Desempleo, estableciendo  su artículo 26.4 y 5 que «el pago de la prestación o subsidio por desempleo total se efectuará por el SEPE y el de la prestación por desempleo parcial se efectuará por la empresa por delegación de citado Instituto Nacional de Empleo, excepto cuando éste asuma el pago directo o así lo determine la autoridad laboral, cuando la situación económica de la empresa lo aconseje, por lo que la colaboración obligatoria de la patronal  comprenderá el régimen de pago delegado por el empleador  a sus trabajadores, entre otras, del subsidio por desempleo parcial ante una  reducción de jornada laboral o de los días de trabajo, siempre y cuando tal situación sea autorizada por la autoridad laboral competente. A tal fin, y  por exclusión, la figura del desempleo total quedaría fuera de la gestión del empresario de tener que asumir  en pago delegado la situación en que el trabajador se encuentre en desempleo total.

En resumen,  las empresas que lleven a cabo  un ERTE ante la grave situación que estamos padeciendo por el Covid-19,  deberán llevar a   cabo solo y exclusivamente la obligación de efectuar el pago delegado de la prestación por desempleo cuando aquel sea parcial con motivo de la reducción de jornada de sus trabajadores, pudiendo la empresa  reintegrar tales prestaciones del SEPE descontándolas del importe de las liquidaciones que han de efectuar para el ingreso de las cuotas de Seguridad Social correspondiente al mismo periodo.

Deja un comentario

El email no será público.