La exposición ‘Sorolla tierra adentro’ inaugura el nuevo Centro Cultural Fundación Unicaja de Málaga - El Sol Digital
La exposición ‘Sorolla tierra adentro’ inaugura el nuevo Centro Cultural Fundación Unicaja de MálagaDe izquierda a derecha, Medel, Pena y Varela en la exposición

La exposición ‘Sorolla tierra adentro’ inaugura el nuevo Centro Cultural Fundación Unicaja de Málaga

Fundación Unicaja ha abierto las puertas de su nuevo Centro Cultural Fundación Unicaja de Málaga con la muestra ‘Sorolla tierra adentro’, una gran exhibición con 111 obras del pintor valenciano que sirve para inaugurar las actuaciones culturales de la institución en el histórico edificio de la Plaza del Obispo, transformado ahora en un gran centro para la promoción de la cultura y artes de calidad.

La exposición, organizada por la Fundación Unicaja en colaboración con el Museo Sorolla de Madrid y la Fundación Museo Sorolla, puede visitarse hasta el próximo 30 de enero en horario de lunes a viernes de 10.00 a 20.00 horas; y los sábados, domingos y festivos, de 9.00 a 14.00 horas.

El acto de presentación contó el pasado 21 de octubre con la asistencia del presidente de la Fundación Unicaja, Braulio Medel; del conservador del Museo Sorolla, Enrique Varela; y de la comisaria de la exposición, Carmen Pena.

‘Sorolla tierra adentro’ llega a Málaga tras su paso por Sevilla, donde la muestra fue un éxito de público, con 25.000 visitantes. De las 61 pinturas que se exhibieron en las salas del Centro Fundación Unicaja de la capital hispalense ahora se aumenta hasta 111, en las que la selección de obras de Joaquín Sorolla y Bastida se amplía con más pinturas y una nueva sección expositiva donde se podrá ver lienzos de tipos españoles que fueron realizados por Sorolla como modelos para los murales encargados por la Hispanic Society de Nueva York para decorar su biblioteca.

La exposición conecta paisajes realistas repletos de luz con escenas mediterráneas y ciudades históricas como Granada, Sevilla o Toledo, diseñándose un recorrido expositivo que lleva al visitante desde el mar a los retratos de la naturaleza asturiana y vasca, la vendimia jerezana o escenas paisajísticas de diversos rincones del país, con una paleta rica en matices que desarrolla una estética en la que la transparencia y la veladura son sus mejores aliados.

Un recorrido por la exposición

‘Sorolla tierra adentro’ se presenta en el nuevo Centro Cultural Fundación Unicaja de Málaga con una primera sala a modo de introducción, tras la que el visitante se funde posteriormente con un conjunto de cuadros cuya temática identifica a la perfección su obra: ‘El mar’. El mar, la playa y sus paisajes, con niños jugando en la arena y barcos de pesca en la orilla o ya en tierra firme, representan una marca propia del autor. Sorolla registra con maestría la luz, los matices y reflejos, así como la intensidad de los tonos, que varían dependiendo de la hora en la que capta la imagen.

Sorolla nos habla acto seguido, a través de su pintura, de ‘Valencia’, donde el pintor retrata escenas costumbristas de su tierra, en las que, de nuevo, el magistral manejo de la luz queda especialmente patente. Las barracas de las huertas con sus típicas alquerías o los paisajes de la albufera, junto a calles y monumentos de la capital levantina, observaciones folclóricas y etnográficas comprenden esta zona del montaje expositivo.

Experimenta luego Sorolla con la pintura al aire libre, realista, que se agrupa en la siguiente parada: ‘Castilla’. Sobre el paisaje castellano, con el que continúa el recorrido, compartió fascinación junto a figuras del círculo de la Institución Libre de Enseñanza como Francisco Giner de los Ríos y Aureliano de Beruete y Moret. El artista representa Castilla reafirmándose su sensibilidad para captar la luz y siendo él mismo, centrándose en las nubes y sus transformaciones, así como en las diferentes tonalidades del cielo.

‘Sorolla en verde gris’, el siguiente apartado del trazado expositivo, recorre el norte del país hasta el Cantábrico. Y es que en Muros de Pravia se unió a una colonia de paisajistas que, siguiendo el modelo de la escuela francesa, había organizado el pintor asturiano Tomás García Sampedro. Allí coincidió con otros artistas, y puso a prueba el tratamiento de los matices lumínicos en una tierra de vivos verdes contrastados con el gris de la niebla. También aprovechó sus periodos vacacionales en San Sebastián, Biarritz y Zarautz para jugar con otras tonalidades que se aprecian a la perfección en esta muestra.

A través de ‘España blanca’ descubrimos al Sorolla que pisó por primera vez Andalucía en 1902. Y aquí buscó la autenticidad de la tierra, deteniéndose en los coloridos viñedos de Jerez, las chumberas de las zonas secas, los jardines de Sevilla y, muy especialmente, en Granada. La Alhambra le deslumbró, y a Sierra Nevada y sus vistas dedicó casi medio centenar de óleos, de los que algunos se pueden contemplar en esta exposición.

El visitante conocerá diversas perspectivas de Toledo y su Alcázar, otro de sus grandes puntos de inspiración, dentro de ‘Ciudades históricas’. Sorolla también pintó las murallas de Ávila, la catedral de Burgos en plena nevada o el castillo medieval de Medina del Campo.

Deja un comentario

El email no será público.