La higiene industrial, la hermana olvidada de la seguridad en el trabajo. Macarena Torres Jiménez. Ingeniera. Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ANP - El Sol Digital
La higiene industrial, la hermana olvidada de la seguridad en el trabajo. Macarena Torres Jiménez. Ingeniera. Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ANP

La higiene industrial, la hermana olvidada de la seguridad en el trabajo. Macarena Torres Jiménez. Ingeniera. Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ANP

¿Qué entendemos por higiene industrial? ¿Son las empresas realmente conscientes de la importancia de la misma? ¿Están informados los trabajadores acerca de los riesgos que conlleva la exposición a los diferentes contaminantes que se encuentran en su centro de trabajo?

Para poder acercarnos al concepto de higiene industrial es necesario que conozcamos qué aborda. Se podría pensar que higiene laboral aborda temas de “orden y limpieza en el lugar de trabajo” pero con ello se está considerando una punta muy pequeña del gran iceberg.

La higiene industrial estudia la exposición de los trabajadores a varios tipos de agentes contaminantes: agentes químicos, biológicos y físicos que pueden encontrarse en su centro de trabajo. Dentro de este estudio, se engloban las distintas técnicas, medios y medidas preventivas, generalmente recogidas en diferentes reales decretos, encaminadas a evitar o minimizar la exposición de los trabajadores.

Por un lado, se entiende por agente químico todo elemento o compuesto químico, por sí solo o mezclado, utilizado o vertido en una actividad laboral regulado por el Real Decreto 374/2001. Es habitual encontrar productos de limpieza como lejías, amoniaco, desinfectantes… en todos los centros de trabajo.

Por otro, encontramos los agentes biológicos que son los microorganismos susceptibles de originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad más o menos grave en los trabajadores que se encuentren expuestos a ellos. La exposición a los mismos se encuentra regulada por el Real Decreto 664/1997.

Los agentes físicos son aquellos relacionados con las condiciones ambientales (temperatura, humedad, velocidad del aire…), la iluminación, el ruido, las vibraciones y las radiaciones, tanto ionizantes como no ionizantes, existentes en un puesto de trabajo. Al contrario de lo que ocurre con los agentes químicos y biológicos, no existe un real decreto de aplicación para abordar la prevención y control de los riesgos asociados a estos agentes presentes en el ambiente laboral, sino que cada uno de los mencionados anteriormente consta de su propia regulación vigente.

Además, se debe recalcar que la importancia de regulación y vigilancia de estos agentes radica en la prevención y protección de los trabajadores ante la posible aparición de una enfermedad profesional. Se entiende como enfermedad profesional aquella que se produce y/o contrae a consecuencia del ejercicio de una actividad laboral (asbestosis, silicosis…). Las afecciones ocasionadas por agentes contaminantes de los tipos dispuestos anteriormente, aparecen después de una exposición (tanto en tiempo como en dosis) a alguno o a varios de los mismos.

Por último, hay que indicar que unas buenas prácticas y procedimientos de trabajo son claves para realizar un trabajo de forma segura siempre y cuando se encuentren a disposición y en conocimiento de todos los trabajadores de la empresa.

Deja un comentario

El email no será público.