La importancia de las vacunas. Ana María Ríos Sanagustín. Médico especialista en medicina del trabajo. GRUPO ANP - El Sol Digital
La importancia de las vacunas. Ana María Ríos Sanagustín. Médico especialista en medicina del trabajo. GRUPO ANP

La importancia de las vacunas. Ana María Ríos Sanagustín. Médico especialista en medicina del trabajo. GRUPO ANP

Grupo ANP

Ahora que todos esperamos con impaciencia una vacuna frente al coronavirus, os queremos recordar la importancia de la vacunación no sólo frente a la Covid 19 sino frente a otras enfermedades infecciosas tan graves o más que la Covid. Os recordamos también la importancia de la vacunación antigripal dado que puede coexistir con el coronavirus agravando los ingresos y generando confusión pues los síntomas son parecidos.

Las vacunas (la inmunización a la población general) junto con la potabilización del agua son las dos prácticas sanitarias que han hecho disminuir las enfermedades infecciosas. Los efectos secundarios son mínimos comparados con el beneficio que se obtiene con la vacunación, y su eficacia es enorme tanto desde el punto de vista social como por la disminución de la enfermedad que previene.

Falsos mitos sobre las vacunas

El tiomersal, que ha sido usado para prevenir la contaminación en vacunas, está relacionado con trastornos del espectro autista. El tiomersal es una sal orgánica del mercurio usada como antiséptico local o antifúngico desde 1928. No se ha encontrado ninguna asociación entre su uso y el riesgo de desarrollar autismo, de todas formas, desde la década de 1990 se ha eliminado esta sal de la composición de las vacunas, aunque no existen evidencias científicas que avalen un daño cerebral que se le pueda atribuir.

Los adyuvantes que se utilizan aumentan las reacciones secundarias de las vacunas. Las vacunas con adyuvantes presentan mayores reacciones locales (inflamación, enrojecimiento de la zona de inyección, cierto calor local), pero permiten mayor estimulación del sistema inmunitario con menor cantidad de antígeno (es decir, aunque pueden producir cierta reacción local permite disminuir la cantidad de derivado del germen que se introduce).

Tienen aluminio que es perjudicial para la salud. La cantidad de aluminio usado como adyuvante en las vacunas es menor que la ingesta diaria de la dieta o de algunos fármacos (como antiácidos), estando muy por debajo de los niveles recomendados.

Según los antivacunas, la vacunación contra el sarampión tiene más riesgos que pasar la enfermedad. Falso. El sarampión produce una encefalitis en uno de cada 1.000 casos, puede dejar secuelas y produce la muerte cada 3.000 casos. Con los años puede ser causa de una panencefalitis esclerosante subaguda. Que la vacuna del sarampión produce encefalitis no ha sido demostrado. Lo que sí está demostrado es que casi han desaparecido los casos de panencefalitis esclerosante subaguda desde que se introdujo esta vacuna en los calendarios vacunales.

Podríamos incluir muchas afirmaciones más, lo importante es saber que hoy día la vacunación es el arma preventiva que más vidas ha salvado a nivel mundial, y ahora, con la actual epidemia del coronavirus, somos conscientes de lo importante que sería tener una vacuna ya. Quizás los sanitarios no sabemos transmitir adecuadamente la información. Espero que este artículo te ayude y aumente la conciencia sobre la importancia del uso de las vacuna

Deja un comentario

El email no será público.