La intervención multidisciplinar en la nutrición ahorraría dinero al sistema andaluz de salud y prevendría la obesidad y otras enfermedades - El Sol Digital
La intervención multidisciplinar en la nutrición ahorraría dinero al sistema andaluz de salud y prevendría la obesidad y otras enfermedadesParticipantes en las IV Jornadas de Nutrición organizadas por el Colegio de especialistas en Dietética y Nutrición de Andalucía (CODINAN)

La intervención multidisciplinar en la nutrición ahorraría dinero al sistema andaluz de salud y prevendría la obesidad y otras enfermedades

Expertos confirman la importancia de la nutrición para prevenir y tratar multitud de enfermedades, así como las intolerancias alimentarias

La nutrición juega un papel fundamental en nuestro estado de salud y requiere una intervención multidisciplinar por parte de muchos profesionales, tanto a nivel de prevención y tratamiento, como en las enfermedades relacionadas con aspectos de la alimentación.

Éstas fueron algunas de las conclusiones de las IV Jornadas de Nutrición organizadas por el Colegio de especialistas en Dietética y Nutrición de Andalucía (CODINAN), la organización andaluza más importante en el sector, que reunió a 130 dietistas-nutricionistas de Andalucía y España.

El decano del Colegio, Luis Morán Fagúndez, destacó que España es “el segundo país con más obesos de Europa, tras Reino Unido, y Andalucía es de las comunidades autónomas con mayores tasas de obesidad en adultos e infantil.  “Al ser una cifra que no se revierte, sino que cada año va en aumento, el papel y el tratamiento de los dietistas en la etapa infantil es fundamental para prevenir enfermedades futuras”, destacó Morán.

El problema añadido radica en que “en un futuro cercano, las enfermedades asociadas a la obesidad serán una merma al sistema sanitario público, que tendrá enormes gastos para atender las complicaciones derivadas de no haber atajado toda esta variedad de dolencias”, advirtió Morán en las conclusiones del evento, destacando que “ni siquiera esta creada la categoría en el SAS (Servicio Andaluz de Salud), mientras que en otras comunidades ya son los médicos de familia los que derivan al especialista, al dietista-nutricionista”.

Perjuicios de la asesoría poco profesional

Las intolerancias alimentarias también centraron la atención de estas IV Jornadas, debido al daño que causa la administración a los pacientes de dietas estandarizadas, “sin estar individualizadas, ni esclarecer el tipo de alimentación que se ha de seguir, aportando soluciones profesionales y específicas a esa enfermedad que le acaban de diagnosticar”, explicó la dietista-nutricionista Isabel Megías Rangil, destacando que algunos métodos de diagnóstico a la intolerancia no son válidos, además de haber multitud de centros privados o farmacias que hacen este tipo de recomendaciones, en lugar de derivarlos hacia el profesional específico.

Contaminantes ambientales en los alimentos

El doctor Nicolás Olea, director del instituto de investigación biosanitaria de Granada, trató igualmente la exposición alimentaria a contaminantes ambientales y cómo deriva en efectos hormonales,  “bien sea por el tratamiento culinario que se le dé a esos alimentos o por su conservación, que pueden dar lugar a compuestos tóxicos”, explicó, detallando que hay un gran desconocimiento en ese ámbito, ya que la contaminación alimentaria también puede provenir del conservante, el tipo de plástico que está en contacto con esos alimentos o de su reutilización, ya que al someterlos a temperaturas elevadas, pueden pasar a los alimentos.

Prevención del cáncer a través de la alimentación

La doctora María José Sánchez Pérez, directora del registro de cáncer de Granada trató sobre ‘Nutrición y Cáncer’, analizando las evidencias científicas del estudio EPIC, y destacando el factor preventivo del incremento del consumo de frutas y verduras para protegernos de ciertos tipos de cáncer, además de reducir y eliminar el alcohol, que también puede favorecer la aparición de algunos tipos de cáncer.

Se abordaron, finalmente, las ventajas del consumo de alimentos de origen vegetal, las bondades de disminuir los alimentos procesados, el consumo de carnes por su huella de carbono, y promover el consumo de productos locales y de cercanía. Todos estos factores deben ser una labor conjunta, tanto de la Administración como de las grandes cadenas alimentarias, para ir consiguiéndolo en la medida de lo posible y contribuir a la prevención de patologías asociadas a la alimentación deficitaria.

Estas IV Jornadas se celebraron previamente en Granada, Sevilla y en Huelva y este año volvieron a la capital sevillana, como punto de encuentro tanto de estudiantes, expertos y profesionales del sector.

 

Deja un comentario

El email no será público.