La Junta de Andalucía no quiere la ampliación del puerto deportivo El Candado - El Sol Digital
La Junta de Andalucía no quiere la ampliación del puerto deportivo El CandadoEntrada al Puerto Deportivo El Candado

La Junta de Andalucía no quiere la ampliación del puerto deportivo El Candado

Es una dificultad que afrontan muchos puertos

Cristina Andrade del Alcázar.- El Club El Candado se funda en los años 60  a partir de la idea de construir una zona urbanizada con ese mismo nombre, la cual atraería a nuevos propietarios y residentes. Para dotar a la zona  de atractivo, se decidió construir un club social, que acogiese todos los grandes acontecimientos sociales y deportivos de la zona. Más adelante, y gracias a la ambición de los promotores, se construyó un campo de Golf y un puerto deportivo que surgió de dos espigones en la zona de la Playa de Almellones.

Durante estos 50 años de historia del Club, se han celebrado más de 5.000 regatas, destacando su participación en la organización de la regata Mar de Alborán desde hace 40 años y añadiendo cada año nuevas participaciones en regatas de crucero, de vela ligera, etc. Es de los pocos que pueden presumir  a día de hoy de tener un 98 por ciento de ocupación durante todo el año en su puerto, aunque sí es cierto que el tránsito es considerablemente más reducido en invierno y se incrementa en verano.

Cuenta con 285 amarres en agua y 6 barcos de competición en tierra. La eslora media del 80 por ciento de  las embarcaciones de este puerto deportivo oscila entre  los 4,5 metros y los 12 metros de longitud. Se trata de un puerto pequeño, con una capacidad limitada en cuanto al tamaño de las embarcaciones que puede albergar, sin embargo  ha sabido adaptarse a las circunstancias, apostando también por el desarrollo de actividades náuticas y competiciones deportivas.

El club está dividido en  tres sedes: el puerto deportivo, cuyas actividades principales son la vela, el piragüismo y el paddle-surf; el campo de golf y el club social, con instalaciones deportivas de tenis, pádel ,natación y campamento multideporte, por el que cada verano pasan alrededor de 500 niños.

Las embarcaciones que podemos encontrarnos, si damos un paseo por su muelle, son mayoritariamente de motor, aunque existe un  número elevado de aproximadamente 75  veleros, así como barcos de competición, sin contar los de vela ligera. Un dato importante es la exclusividad de los clientes, puesto que únicamente si eres socio del Club vas a poder gozar de un atraque en este puerto. Ser socio conlleva pagar una cuota de entrada de entre 4.000 y 7.000 euros a fondo perdido y una cuota anual de socio de 81 euros. Sin embargo, ningún socio tiene en propiedad su amarre, sino que solo existe la modalidad de arrendamiento  ya sea anual, mensual o diaria, con excepciones dependiendo de las necesidades del socio y la demanda de atraques de mayor o menor eslora.  Lo normal, y según nos cuenta su gerente,  Carlos Saavedra, es que haya más demanda de amarres para barcos con eslora superior a 8 metros, ya que normalmente los clientes que tienen un barco de esas dimensiones hacen contratos anuales y es poco probable que muevan la embarcación a otros puertos. Por el contrario, sí que encontramos circulación de embarcaciones pequeñas de unos puertos a otros, ya que existe oferta de este tipo de amarres en muchos de los puertos vecinos. Anualmente van rotando entre 15 y 30 barcos, pero los más grandes permanecen y han creado una lista de espera que se encuentra estancada debido a la inmovilidad de éstos.

Los precios de amarre, desde el más barato contado en temporada baja y cogiendo como referencia un barco de 6 metros de eslora, sería de 86,52 euros mensuales; el más caro contando temporada alta y eslora de más de 10 metros, conllevaría una cuota de 224 euros mensuales. El 80 por ciento son amarres para embarcaciones pequeñas y ahora mismo hay ofertas de 2 amarres para embarcaciones  de menos de 8 metros y 8 para embarcaciones de menos de 6 metros. Hace ya 5 años que el precio de los amarres no ha sufrido variaciones y las cuotas de socios apenas se han movido un 2-3 por ciento desde los años de la crisis. Ya que la totalidad de financiación de este club viene de las cuotas que pagan sus socios, han querido mantener una política de mantenimiento de precios, para no ahogar a éstos y poder seguir conservando el mismo o mayor número de socios posible.

Candado
Carlos Saavedra Aubert, secretario técnico gerente del Club El Candado

También es relevante la incorporación a sus servicios de dos restaurantes: el Candado Beach, cuya concesión ha sido otorgada al grupo Gorki, que se ha convertido en el sitio ideal para celebraciones y eventos de todo tipo al contar con un ambiente sofisticado y comida típica de la región, así como sesiones nocturnas y cócteles;  y La Tabernilla, un lugar escondido dentro del puerto deportivo en el que destaca la comida casera y las tapas así como un ambiente más informal pero acogedor para acudir con  amigos y familia.

El puerto cuenta con un pequeño varadero al que pueden acudir los socios en caso de avería o alguna otra necesidad de reparación y mantenimiento de su barco; un local alquilado en el que se imparten cursos de paddlesurf; otro local de venta de material de vela ligera y, un taller de venta y reparación de velas deportivas. Luz, agua  y vestuarios son otros de los servicios  básicos de los que el cliente dispone por su amarre.

Su actividad principal es la preparación en el inicio de la vela, por lo que cuentan con una escuela de vela en la que se prepara a los que serán futuros competidores y representantes del club en regatas nacionales e internacionales.

Candado
Instalaciones de El Candado

Además, es uno de los únicos puertos que se encarga también de la preparación para la obtención de titulaciones oficiales náuticas, con una escuela, ENASOL, que se encarga de impartir clases y proporcionar los conocimientos necesarios a todas aquellas personas que quieran desarrollar su pasión por el mar y poder conducir su propia embarcación.

Por otra parte, nos encontramos con otro cambio que también ha afectado a este sector en los últimos años y ha sido el cambio de mentalidad respecto a la propiedad y la titularidad, no solo de amarres, sino también de embarcaciones. El mantenimiento de un barco es algo costoso tanto económicamente como temporalmente y hay personas que ya optan por el alquiler de embarcaciones. Se ha creado dentro de  esto, otra nueva modalidad de arrendamiento de barcos de la que se encarga la empresa FANAUTIC, que recibe el nombre de multipropiedad. Esta modalidad consiste en el alquiler de una embarcación durante un período exclusivo de tiempo que el propio cliente elige y que le permite la ventaja de no tener que ocuparse del mantenimiento diario del mismo. Cada cliente lo alquila en las fechas que prefiera o que esté disponible la embarcación y por supuesto el precio es inferior a un alquiler anual, además de las comodidades de tener ya todo preparado. CHARTER MALAGA  también es otra empresa que se dedica al alquiler de catamaranes pero con una mayor amplitud temporal, muy demandado actualmente. Sin embargo estas modalidades están muy condicionadas al tipo de cliente, si es extranjero, normalmente tienden a preferir barcos más grandes pues vienen de hacer largas travesías , al contrario que un cliente de la zona o de las provincias próximas que viene al puerto pocas veces al año y demanda otro tipo de ocio marítimo.

PRESUPUESTOS DEL CLUB

En el año 2017 el presupuesto de gasto de la sección náutica fue de 400.000 euros e ingresaron una cantidad de 515.000  euros. De las tres secciones  ya mencionadas en las que se divide el Club, la que proporciona rentabilidad  y hace que se obtengan beneficios al final de cada ejercicio económico  es el puerto deportivo. Las otras dos secciones  funcionan de manera complementaria, por lo que hay que invertir en su mantenimiento y no da los  beneficios suficientes. El total de los beneficios obtenidos cada año se reinvierte en la  mejora y mantenimiento de instalaciones, y posibles complicaciones como reponer las escolleras tras el temporal que hubo en 2015  (83.000 euros) o despejar la entrada del puerto este mismo año (35.000 euros, aproximadamente).

El Candado está gestionado por dos sociedades una propietaria, El Candado S.A, que se encarga del 20 por ciento de la gestión  y una deportiva, que es la que controla el 80 por ciento restante. Por tanto, los presupuestos del Club están muy condicionados por esta  doble gestión, en la que al encargarse cada una de tipos de actividades diferentes dentro de esta entidad hace más complicado obtener datos exactos de lo que reporta cada actividad por separado y en el total. Pero la situación actual de beneficios netos de la sección  náutica es de 245.000 euros al año mientras que el total de las tres sería de 22.000 euros. Todos los puertos de Andalucía a su vez, dependen de la Junta, ya que se tratan de concesiones que tienen que pagar cada año un canon. En este caso serían 80.000 euros al año, y la concesión a 99 años desde 1966.

El Club Náutico El Candado ocupa el noveno puesto dentro del Ranking Oro de la Federación Andaluza de Vela y cuenta con una subvención por parte de la Fundación Deportiva del Ayuntamiento de Málaga para el fomento de esta actividad desde edades tempranas que van desde los 6 a los 11 años.

Asociación Marinas de Andalucía es una asociación de puertos deportivos de Andalucía que nació en 1982 con el propósito de representar y  defender los intereses comunes de todos los integrantes. Actualmente son 16 los puertos privados que la componen.  Otro de sus objetivos es reivindicar los excesivos cánones de la Junta y actuar de manera colaborativa en la compra de materiales y en la organización de evento y competiciones. Las únicas ayudas que tienen estos puertos son unas subvenciones del Ayuntamiento de Málaga para la escuela de vela y el golf, así como para la regata que organizan de El Mar de Alborán.

 En el año 2008 se firmó un contrato con una empresa de Mallorca para triplicar el número de amarres, pero la Junta de Andalucía no aprobó la ampliación considerándola no viable, además de que podría ocasionar problemas medioambientales. Este es uno de los problemas principales  con los que se encuentran casi todos los puertos al querer realizar algún tipo de reforma o renovación de sus instalaciones, lo que imposibilita la creación de nuevos amarres y la ampliación de los puertos.

Deja un comentario

El email no será público.