La mayor experiencia de realidad virtual del mundo llega a Portugal - El Sol Digital

La mayor experiencia de realidad virtual del mundo llega a Portugal

Tras el éxito obtenido en Australia, Japón, Estados Unidos y España, Climbing Planet abrió el lunes 18 de diciembre en el Dolce Vita Tejo, el segundo centro Zero Latency de Europa

Olvide todo lo que sabe sobre la realidad virtual porque esto no podrá experimentarlo en casa. Zero Latency abrió este lunes 18 de diciembre sus puertas al público, en el Dolce Vita Tejo para una nueva experiencia única tras haber triunfado en España, Japón, Estados Unidos y Australia. Portugal se convierte en el segundo país de Europa y cuarto a nivel mundial en recibir la experiencia de Zero Latency que llega por la mano española Climbing Planet que posee la marca 7Fun especializada en centros de entretenimiento y los derechos de apertura y explotación de Zero Latency en Portugal y España.

“Estamos muy satisfechos y entusiasmados con la apertura del Zero Latency en Portugal y con poder ofrecerle esta experiencia única a los portugueses. Con la experiencia que proporcionamos, junto a la apuesta del Dolce Vita Tejo en el ámbito del entretenimiento, creemos que Zero Latency se convertirá rápidamente en un caso de éxito en Portugal. Al igual que en los otros países, empezaremos con el juego Zombie survival y con el tiempo iremos añadiendo otros juegos, con diferentes características”, explicó Alberto Marcos, Business Development Manager – Europe.

Roberto Xavier, director de Dolce Vita Tejo, considera la llegada de Zero Latency un acontecimiento único en el panorama de la oferta de entretenimiento en los Centros Comerciales. “Una vez más, estamos innovando y dando pasos firmes en la implementación del concepto shopping resort que está desarrollando con éxito Eurofund Capital Partners. Dolce Vita Tejo se convierte en un espacio único de compras, gastronómico y ocio para toda la familia que sorprende por la diversidad y calidad de la oferta”, señaló. “Ser elegidos por ZeroLatency para la apertura en Portugal demuestra nuestra fuerza y centralidad”, concluyó el director de este espacio comercial de referencia en el área de la gran Lisboa.

Según las estimaciones, el mercado de la realidad virtual tendrá un fuerte crecimiento en los próximos cinco años. La consultora Greenlight Insights prevé que para finales de 2017 todo el ecosistema VR habrá llegado a los 7.100 millones de dólares. Y las plataformas abiertas y los centros de entretenimiento y ocio tendrán también un papel importante en este crecimiento. Por ejemplo, como muestra el informe Virtual and Augmented Reality. Are You Sure It Isn’t Real?, de la consultora Citi GP (octubre de 2016), sólo en los Estados Unidos en 2016, más de 20 parques de atracciones instalaron montañas rusas con realidad virtual.

Siguiendo esta tendencia, Portugal se convierte en el segundo país europeo con un centro de entretenimiento de RV, en este caso instalado en el Dolce Vita Tejo. Zero Latency representa un paso adelante en la realidad virtual en lo referente a la tecnología que está actualmente disponible en el mercado doméstico. No recurre a gafas que ya hayan llegado a los consumidores y, además, utiliza una tecnología propia basada en la plataforma abierta de realidad virtual OSVR.

Zero Latency Lisboa es una experiencia de realidad virtual multijugador y simultánea. La acción se desarrolla en una zona de juego real de 200 m2, donde hasta seis jugadores pueden moverse con total libertad y verse mutuamente. Y esto es posible gracias a un equipo especial y sensores ubicados estratégicamente alrededor de la zona de juego. Las armas simuladas utilizadas en el juego —bautizadas con el nombre de Blackbird— se hacen a través de la impresión en 3D.

Zero Latency en Europa y en el mundo

Zero Latency abrió su primer centro en Melbourne (Australia), en 2015. Después vino un segundo centro en Tokio, de la mano de la popular empresa de juegos Sega, dentro del centro Joypolis. En noviembre de 2016 abre el primer centro en Orlando (Estados Unidos) y unos meses después Madrid se convierte en la primera ciudad europea en recibir a Zero Latency de la mano de 7fun, que tiene los derechos de explotación. Amadora será la segunda ciudad europea, y está prevista la expansión a otros países a lo largo del próximo año. A finales de 2017, habrá 16 centros Zero Latency repartidos por 8 países de 4 continentes.

Algunos datos interesantes de 2017

+200 000 jugadores en todo el mundo

+22 577 397 Zombies muertos

+41 834 km de distancia recorrida por jugadores en los centros Zero Latency

+8,94 % de satisfacción (datos de encuestas a jugadores)

Tecnología y juegos en Zero Latency

La experiencia Zero Latency se basa en una tecnología flexible y escalable que permite adaptarse a diferentes áreas de juego y número de jugadores en función de las necesidades de cada centro. La zona de juego Zero Latency puede ir desde los 225 m2 —como en el Dolce Vita Tejo— hasta los 400 m2 —como en Melbourne—, lo que lo convierte en un espacio cinco veces más grande que cualquier otro espacio de juego de realidad virtual de los que existen actualmente, y pueden jugar hasta seis jugadores al mismo tiempo.

El espacio Zero Latency no tiene paredes físicas, lo que permite al jugador caminar, correr y luchar en diferentes escenarios virtuales y en sucesivos niveles del videojuego de zombis Zombie Survival. Este juego será el primero en estar disponible en Zero Latency, y está previsto poner a disposición otros juegos próximamente para ampliar la variedad de experiencias a disposición del público.

La libertad de movimiento única se obtiene gracias a equipamiento especial. Cada jugador tendrá unas gafas de realidad virtual basadas en OSVR, una pequeña mochila a la espalda con un ordenador AlienWare y armas simuladas impresas en 3D, lo que todo junto permite proporcionar al jugador un gran realismo. En total, el equipo pesa menos de 3 kilos, de modo que cualquier persona puede jugar, independientemente de la edad.

El sistema de rastreo utilizado, cuya tecnología está a la espera de aprobación de la patente, incluye un juego de cámaras que sigue los movimientos de los participantes, envía una señal a los servidores, que lo procesa y lo devuelve al ordenador que los jugadores llevan a la espalda. Es entonces cuando la imagen se representa y se reproduce en las gafas de realidad virtual. Todo en tiempo real y con una latencia cero (diferencia de tiempo entre lo que hace un jugador y cuándo lo ve). De ahí procede el nombre del Zero Latency.

Deja un comentario

El email no será público.