La mazmorra ESD16

La crisis política que se avecina con las elecciones catalanas del próximo día 27 no provoca análisis o comentario alguno en las fuerzas políticas, empresariales o sindicales de la provincia de Málaga, ni en los intelectuales, si los hubiera. Tratándose de un asunto de tanta importancia parece, sin embargo, reservado a las cúpulas de los partidos en Madrid o Cataluña, todo lo demás sería meterse en un jardín. El silencio de los corderos podría titularse la obra que representan nuestros políticos provinciales, algunos últimamente más dados a pelearse –como si estuvieran en el patio de un colegio-, casos de Francisco de la Torre y Elías Bendodo.

Precisamente, lo que sucede en Cataluña es consecuencia no sólo de una nefasta política del Estado para aquella Comunidad, dejando hacer sin atreverse a hacer él, sino de un incumplimiento generalizado de las obligaciones de cuantos tienen responsabilidades, y de los ciudadanos en general, que con sus votos avalaban lo que no se hacía. De aquellos lodos, estos polvos. Y lo peor de todo es que hay cosas en la vida que no tienen vuelta atrás.

Deja un comentario

El email no será público.