La Mazmorra

El mal efecto que produce pasear por el Centro Histórico y que te salgan al paso para instarte a entrar en un restaurante o un bar perjudica la imagen de Málaga. Decimos que no y seguimos andando pero ahora es la joven de una ONG la que nos corta el paso y nos pregunta si tenemos un minuto, o nos interroga acerca de si sabemos quiénes son Médicos sin Frontera, un poner. Después hay otro individuo que está apostado en la esquina y nos alarga un panfleto sobre sanación por la imposición de manos. Y está quien pide una ayuda desde el suelo o el que nos espeta si puede decirnos algo porque tiene que subir a un autobús camino de no sé donde y le falta un euro. Y así.
Estas ofertas cutres y maleducadas y la mendicidad, que es otro asunto, obviamente, impiden el normal y tranquilo tránsito por las calles del centro y deberían encontrar alguna clase de control ya que la autorregulación vemos que no se da. El respeto por los derechos de todos, de todos, es exigible.

Deja un comentario

El email no será público.