La mejora de la divisa espolea  la llegada de norteamericanos

La mejora de la divisa espolea la llegada de norteamericanos

Juan A. Gómez

La devaluación del euro frente al dólar y la mayor fortaleza de éste, va a suponer un gran estímulo para los estadounidenses que desean volver a Europa, uno de sus destinos preferidos. Entre sus principales motivaciones, figura el ‘shopping’, una práctica que ya no supondrá, como en años anteriores, un sobrecoste para su bolsillo. Por otro lado, la economía de EE.UU. ha experimentado una notable mejora y eso se traduce en una mayor tranquilidad para las pequeñas economías caseras que recuperan el gusto por viajar.

Delta Air Lines estrena por primera vez en su historia un vuelo directo entre Málaga y Nueva York, conexión que arranca este verano. Esto supondrá un incremento de un 37 por ciento su oferta de plazas entre ambos lados del Atlántico. Durante esta temporada, el “pasaje predominante será norteamericano” debido sobre todo al “cambio de divisa favorable del dólar respecto al euro”, indicó el director de Ventas para el sur de Europa de la compañía, Rafael Ruíz.

La conexión se inicia el próximo 29 de junio, con un vuelo directo y sin escalas entre ambas ciudades. Será operado por Delta Air Lines, en ‘joint venture’ con el grupo Air France-KLM y Alitalia. Esta conexión de larga distancia arrancará, no obstante, con cinco frecuencias semanales el próximo cinco de junio. El directivo subraya la gran “apuesta de la aerolínea por Málaga y Andalucía”. Tras ocho años operando esta ruta, Delta ha considerado el momento idóneo para ofrecer por vez esta frecuencia con Estados Unidos, que se prolongará hasta el 29 de septiembre. Esto supondrá incrementar la oferta de asientos en un 37 por cien frente a las 20.000 plazas del año anterior. A la postre, son más estadounidenses que podrán viajar a la Costa del Sol.

Ruiz tiene buena percepción de la ciudad de Málaga. Considera que “se ha transformado en los últimos años” al ofrecer “una gran variedad de oferta cultural con museos de calidad” además de “su gastronomía y playas”.
El salida del aeropuerto Málaga-Costa del Sol al JFK de Nueva York, se efectúa a las 14.25 horas, lo que “facilita”, según Ruíz, que “los clientes de cualquier provincia andaluza puedan tomar el vuelo”. La llegada tiene lugar a las 16.50 del mismo día. El regreso se realiza a las 23.31 horas con llegada a las 12.55 del mediodía del día siguiente (por la diferencia de huso horario). El modelo elegido para la ruta, es un Boeing 757-200 con 167 asientos en código compartido con Air France-KLM.

Otra de las novedades, es la introducción de asientos-cama totalmente reclinables en la clase Business ‘Dalta One’. Se orientan en el sentido de la marcha y cuentan con ropa de cama de la marca Westin Hotels&Resorts. También se estrena ‘Delta Comfort+’, el servicio Premium de la clase turista, cuya principal particularidad son 10 centímetros de espacio extra para las piernas y un 50 por cien más de reclinación. Otro de estos pequeños lujos, es poder disfrutar de un menú de cinco platos maridados por vinos seleccionados por la sumiller de Delta, Andrea Robinson. Todos los asientos cuentan con tv de entretenimiento privado.
Respecto a los destinos preferidos por los viajeros que parten de Málaga, destaca obviamente Nueva York “un destino muy atractivo”. A nivel empresarial, desde la Gran Manzana los empresarios andaluces realizan puentes aéreos para trasladarse por negocios a “Los Ángeles, San Francisco, Detroit, Minneapolis y Miami”.
El precio medio de un billete de ida y vuelta Málaga-Nueva York en clase turista ascienda a 590 euros mientras la tarifa de la clase ‘business’ ronda los 1.900 euros. Se pueden encontrar vuelos promocionales a partir de 425 euros.

Desde la aerolínea, esperan un alto nivel de ocupación para este verano basado en las “reservas actuales”, lo que cumpliría sus expectativas más optimistas.

Delta lleva ocho años operando la ruta Málaga-Nueva York en la temporada de verano. De momento, van a continuar con esta política. Descartan volar el resto del año por un “tema de costes” y porque “no hay suficiente demanda ahora mismo”. El responsable de la aerolínea reconocía que “puedes perder dinero muy rápido” ya que “los costes de operación son muy altos”. Por otro lado, no quieren “poner en peligro” una ruta “ya consolidada”.

 

Alto poder adquisitivo

Debido a la distancia que separa ambos países, el turista que decide visitar España, suele caracterizarse por un presupuesto de viaje acorde a un vuelo trasatlántico. Esto significa que puede superar los 2.200 euros. Por esta razón, suele ser alguien acomodado que pernocta en hoteles de alta categoría y elige buenos restaurantes. Su gasto medio diario ronda los 180 euros, más del doble respecto al tradicional.

Habitualmente, acude a la Costa del Sol a practicar golf, su deporte favorito. Le seduce enormemente el ‘shopping’ y no duda en hacer compras de elevado precio. También le apasiona la gastronomía local y se inclina por un turismo cultural. “Los turistas que viajan a Málaga buscan el buen clima, visitar la Andalucía monumental en ciudades como Sevilla, Córdoba o Granada”, describe el responsable de Delta Air Lines. Sin olvidar, “el golf, la gastronomía, las playas y la simpatía de los andaluces”, aclara. Con esta capacidad de gasto, el norteamericano está habituado a una buena atención. “Busca un buen servicio y amabilidad”, advierte el directivo. “No le importa pagar más si se le brinda una alta calidad”.

El pasado año, la provincia de Málaga recibió la visita de 96.825 norteamericanos, un 10,2 por ciento más que la temporada anterior, según datos del Observatorio Turístico de la Provincia de Málaga a los que ha tenido acceso este periódico. La comunidad autónoma, por su parte, registró un total de 402.111 llegadas de viajeros de esta nacionalidad, que efectuaron más de 830.000 pernoctaciones.

Deja un comentario

El email no será público.