La Sonrisa de Gioconda - ESD105 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD105

La Sonrisa de Gioconda – ESD105

Hoy vamos a hablar excepcionalmente de fútbol. Este es, en sus categorías superiores y en los encuentros internacionales de equipos, un fenómeno de cariz preferentemente económico y sociológico y hasta podríamos decir sicológico. Aparte su interés para el aficionado como espectáculo, algo que es evidente, tiene otras connotaciones menos positivas. Me estoy refiriendo a la actitud de muchos forofos o fanáticos que se enajenan cuando su equipo pierde o cree que lo tratan injustamente, soliviantándose y usando de la violencia y los malos modos en las palabras, los gestos o los hechos; sin tener en cuenta que los que se enfrentan en el terreno de juego son en su mayoría millonarios que ganan fabulosas sumas por fichajes, sueldos y primas, y, en gran parte extranjeros, que hoy militan en su equipo y mañana, si les pagan mejor, lo harán en el contrario. Se acabó el fútbol profesional de antes, en que casi todos eran españoles y los foráneos una excepción. En el actual, aparte de intentar meter goles, lo que se juega entre los clubes son las inmensas cantidades del dinero que supone el perder o ganar determinados partidos o el campeonato que diriman. Y además, en muchos casos, como estamos sabiendo, sobre todo últimamente, evadiendo los pagos a Hacienda o a la Seguridad Social, por lo que algunos jugadores ya han sido condenados en los tribunales, y muchos clubes están siendo investigados por deudas a las citadas instituciones, en las cuales parecen haber sido privilegiados respecto al resto de los ciudadanos. El fútbol ha dejado de ser un deporte puro para convertirse en un fenómeno digno de estudio por sociólogos y psicólogos por todo lo anteriormente expuesto. Además ha sido instrumento en épocas pasadas, y no tan pasadas, para adormecer al pueblo en los momentos problemáticos, organizando partidos trascendentales en tiempos de dificultad para el gobierno de turno. Una forma más de alienación de las masas.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.