La Sonrisa de Gioconda - ESD107 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD107

La Sonrisa de Gioconda – ESD107

“La policía local de Almería ha detenido a una mujer de treinta y siete años que dejó a su hija, de dos, durante una hora en el interior de un vehículo estacionado al sol en un aparcamiento. La menor se encontraba llorando, sudando y con dificultad respiratoria, sujeta a una sillita. Los agentes rompieron un cristal del vehículo y alertaron al 061, ya que la niña presentaba una temperatura corporal bastante alta.  Le echaron agua en las manos y en la nuca para hidratarla. Mientras todo esto ocurría, la abuela y la madre de la niña llegaron al lugar. Los agentes preguntaron a la madre sobre el tiempo que la menor llevaba sola y la mujer aseguró que habían sido sólo cinco minutos. Sin embargo, se requirió a ésta para que facilitase el tique del aparcamiento, que había sido expedido una hora antes. Los agentes detuvieron a la madre por un presunto delito de abandono de familia y dieron cuenta al Servicio de Atención a la Familia de la Policía Nacional”. Esta noticia de Prensa es del día 23 de junio, pero sucesos así, y mucho más graves y sangrantes, se producen todos los veranos en España y fuera de ella. Y la reflexión o la pregunta son inmediatas: ¿cómo es posible que progenitores arriesguen de tal forma incomprensible la vida de sus hijos? La respuesta no es sencilla, si no se trata de personas que tengan alienadas sus facultades mentales. Pero en muchos casos no resulta esa la motivación, sino muchas otras de diverso jaez o diferente laya, pues no otra manera hay de aludir a estos comportamientos inhumanos, antinaturales y desde luego delictivos. Es difícil para la mente de las personas normales y responsables comprenderlo. Y también es incomprensible y deleznable si en lugar de tiernos infantes se trata de animales como perros o gatos, cosa que sucede aún con más frecuencia que el asunto de los niños. Las mascotas son seres vivos que sufren como los humanos. Unos y otros casos son rechazables y condenables por igual, aunque el delito no sea tan grave en el segundo caso. Richerdios

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.