La Sonrisa de Gioconda - ESD112 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD112

La Sonrisa de Gioconda – ESD112

Semanas atrás escribíamos sobre fútbol y decíamos que era de manera excepcional; pero eso es lo que creíamos, porque la actualidad manda y hoy tenemos que hacerlo de nuevo. En aquella ocasión nos referíamos a la violencia en las categorías inferiores, sobre todo de los familiares de los jugadores, a las deudas de los equipos a la Hacienda y a la Seguridad Social y a los fraudes, presuntos o ya firmes, al fisco por parte de jugadores del máximo nivel y remuneración. Hace poco hemos conocido una noticia tal vez mucho más grave: un escándalo, que al parecer muchos de los aficionados a ese deporte ya preveían o suponían: el del máximo dirigente, desde hace unos treinta años, de la federación española de fútbol, Ángel María Villar, encarcelado, junto a su hijo y su vicepresidente, de manera incondicional, es decir sin posible fianza, por variados supuestos delitos económicos y de algún otro tipo relacionado con ellos. No vamos a entrar a detallarlos, pues se pueden encontrar en cualquier artículo de prensa. Sí decir que no es de extrañar que, en una actividad que mueve tantos millones de euros cada año, se den este tipo de corrupciones más o menos amparadas o encubiertas por muchos otros, que no hay duda, o así lo estimo, irán saliendo a la luz con los días y las semanas. Y es que, como decía en el otro comentario, el fútbol más que un deporte es un negocio; y ha servido para adormecer conciencias en muchas ocasiones, y, en las más, ya lo estamos detectando, para negocios ilícitos millonarios, de los que al parecer muchos sabían, pero se los callaban o les hacían callar, hasta que, como suele suceder, el asunto saltó, aunque fuera con tanta demora, y al fin ya no se pudo ocultar. La sociedad, en todo caso, está ahora mucho más concienciada y alerta, y ya no es fácil que se oculten estas actividades. Esperemos que el dinero sustraído, presuntamente, no esté, una vez más, escondido y no pueda ser recuperado, como tantas veces ha pasado y sigue pasando.

Richerdios

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.