La Sonrisa de Gioconda - ESD128 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD128

La Sonrisa de Gioconda – ESD128

La Navidad se aproxima. Ya está ahí: a la vuelta de un ideal recodo de nuestro caminar vital. Y el talante con que la afrontamos no es el mismo en todas las personas. Desde los que, a la luz de sus creencias religiosas, la ven como un tiempo de gozo por el nacimiento del Salvador, a los que la toman por un período lúdico y festivo en que celebrar algo indeterminado con fiestas y comilonas pantagruélicas, hasta los que, bien por ser de otra religión o por una actitud personal, dimiten de celebrar nada y se muestran ajenos a las alegrías de los que la festejan. Y hay también quienes consideran que tener que alegrarse a plazo fijo no es el ideal al que aspiran. Lo consideran algo impuesto por los usos sociales, y ajeno por completo a sus preferencias del momento. Además, hay situaciones en la vida que no son las más proclives para la alegría por muy diversas causas: la pérdida de un ser querido amoroso, familiar o amistoso, el quebranto importante en la salud, el ánimo decaído o la depresión por motivos diferentes o a veces sin motivo palpable, la soledad impuesta o buscada libremente, pero que deja huella en el espíritu… Así pues las fiestas navideñas no lo son para todos y hay que respetar a aquellos que no quieren o no desean participar en las alegrías colectivas. Sería el soplo democrático de la Navidad tomado en el sentido más lato del término. En todo caso hay un especial estado anímico en esta época: lo que se denomina, no sé si con propiedad, el espíritu navideño; que puede abarcar muchas facetas del comportamiento: desde la generosidad a la ausencia de malos deseos y conductas, la caridad, o mejor la justicia social anhelada y muy alejada aún, o el pensamiento puesto en aquellos que no pueden celebrarla, no por su deseo sino por la pobreza alimenticia o energética o incluso la ausencia de un techo o el extrañamiento de sus hogares, como sucede con los emigrantes por diversas causas y de los que pocos se acuerdan en estas fechas. Richerdios

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.