La Sonrisa de Gioconda - ESD134 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD134

La Sonrisa de Gioconda – ESD134

Hoy voy a tratar de un asunto del que ya escribí hace algunas semanas. Y ello porque, por desgracia, está de nuevo de actualidad. Se trata de la Sanidad en nuestra querida Málaga, y, por extensión, en toda Andalucía. De ella se han ocupado todos los medios locales en estos días con la denuncia de algunos médicos, que, en síntesis, es la siguiente: “estamos soportando una saturación brutal por la gripe. Nos vemos desbordados continuamente. Los pacientes con un cuadro gripal deben estar aislados de los demás enfermos, pero, cuando los puestos que tenemos para esa función están llenos, no queda otra que aplicar el aislamiento virtual, tener a los pacientes con una mascarilla y poner un biombo de separación. Están junto a enfermos trasplantados e inmunodeprimidos”. Esta es una situación actual, pero sigue vigente, aquí y en el resto de Andalucía, el problema de las largas colas para intervenciones, incluso para una simple visita al especialista, la falta de camas, el deterioro de las instalaciones hospitalarias, ya sean públicas o privadas, la escasa higiene, las malas comidas, la falta de personal, que tiene que hacer turnos propios del siglo XIX, y que, con su sacrifico y dedicación, son los que, mal que bien, conservan un mínimo de sanidad aceptable. Y además están los pagos farmacéuticos imposibles de atender, sobre todo para los jubilados con pensiones bajas. No se puede aducir que hay recortes en Sanidad por parte de la administración central, como he escuchado en defensa de la actuación de la Junta en algunos foros. Las cantidades que desde el gobierno se entregan a las autonomías no son finalistas. De ese montante cada comunidad estima y elige sus preferencias. Se supone que, por adscripción ideológica, la Junta de Andalucía debería dársela a los asuntos sociales, pero, al igual que sucede en la administración del Estado, eso no es así. En Sanidad, Andalucía es la comunidad que menos gasta por habitante. Y, ya que en la educación, de la que me ocuparé otro día, pasa tres cuartos de lo mismo, la pregunta final es: ¿lo hacen por incompetencia o porque prefieren atender otros asuntos no tan básicos? Richerdios.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.