La Sonrisa de Gioconda - ESD177 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD177

La Sonrisa de Gioconda – ESD177

La inteligencia artificial es un concepto que cada vez llega más a nuestros oídos. Estos días las noticias sobre ésta no han surgido con formas agradables. Parece mentira, pero es real, las máquinas pueden fallar. Algunos fallos probados en los sistemas de visión artificial fueron objeto de chistes y gracias. Que una máquina confunda una tortuga de juguete con un rifle es un disparate hilarante, pero la risa no apareció hace años cuando un usuario de Google Photos descubrió que la aplicación etiquetaba a las personas de piel negra como gorilas. El gigante americano resolvió semejante papeleta borrando a los gorilas del buscador de la aplicación, pero el hecho ya estaba ahí.

El pasado mes de abril un estudio en Estados Unidos desveló que la propia inteligencia artificial podía fallar a la hora de visionar señales de tráfico debido a las circunstancias que pueda presentar el entorno de éstas. La noticia sorprendió de forma sorprendente, valga la redundancia, pues como bien afirmaron numerosos expertos la culpa no es de los propios aparatos. Los famosos coches autónomos no han salido de la nada, han sido diseñados por personas. En numerosas ocasiones, los algoritmos que la inteligencia artificial utiliza proceden de bases de datos que pueden contener fallos, sesgos u otro tipo de alteraciones que distan de la perfección que requiere el funcionamiento matemático de un aparato tecnológico.

En enero de este año, se demostró que el sistema COMPAS utilizado por los jueces estadounidenses tenía tantos fallos como podía tenerlos un humano. Todo esto llegó tras las dudas generadas por el programa debido a sus connotaciones racistas a la hora de medir las posibilidades de reincidir que tenían los delincuentes de piel negra. Una vez conocido el problema se plantea la cuestión: ¿es aconsejable dotar de estas herramientas a los jueces de un país? La tecnología está presente en nuestra vida para hacerla más cómoda, pero si esa comodidad trae consigo incompetencias bienvenida no será. El transporte o el sistema judicial de un país son dos excelentes ejemplos de que los pasos en este campo deben darse con cautela antes de estrellarnos, nunca mejor dicho. Los experimentos se hacen con gaseosa.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.