La Sonrisa de Gioconda – ESD213 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD213

La Sonrisa de Gioconda – ESD213

Decía mi abuelo que, en sus tiempos, cuando se iba a concluir un proyecto y no había perspectiva de continuidad, las obras se prolongaban todo lo que se podía. No dejaban de trabajar, de ningún modo. La estratagema consistía en frenar el ritmo para sumar días extra de salario. Lo llamaba, medio en broma, ‘jugar a las casitas’. No había mala fe. Se trataba de sobrevivir en plena posguerra, un periodo bastante duro. La economía ha mejorado muchísimo desde entonces, pero ciertas prácticas continúan. No se sabe si por desidia política o por falta de capacidad de las constructoras.

La Alameda está viviendo una auténtica revolución de la mano del metro. Equipos de obreros de Acciona y Sando se afanan en tapar las señales de una tierra horadada para introducir en sus entrañas los túneles del suburbano. Tienen que ir muy rápido porque el 15 de agosto Juanma Moreno tiene previsto inaugurar la zona peatonal. Se han redoblado los turnos para llegar a tiempo. A buenas horas mangas verdes. Ha faltado anticipación. Ahora toca apretar a quienes no tienen culpa del retraso, los operarios a pie de obra. Y es que el refuerzo debía haberse planteado desde primera hora.

En paralelo, el Ayuntamiento de Málaga trabaja a marchas forzadas para concluir la margen sur de la Alameda, entre Alameda Colón y Stella Maris. Ha dejado para final de año, sin embargo, el tramo peatonal que discurre entre Puerta del Mar y la entrada de Calle Larios. Justo la zona donde se emplaza la estatua del Marqués de Larios. Su ejecución será mixta. Esperemos que no haya más dilaciones. El consistorio asumirá los saneamientos y la renovación de las infraestructuras mientras la Junta se hará cargo de la reurbanización. Los plazos que se barajan fijan como horizonte el final del ejercicio. Si seguimos la lógica de ‘jugar a las casitas’, no estará operativa antes de la primavera.

Y para colmo, el actual gobierno de San Telmo debe apechugar con la herencia del PSOE. Elías Bendodo recordaba, días pasados, una cifra fatídica que expresa la indolencia de Susana Díaz y sus predecesores. “El metro tenía que haberse inaugurado hace ocho años y todavía está la ciudad levantada”.

Paco de la Torre puede ser criticado, en muchos aspectos, pero nadie le negará clarividencia. La peatonalización de las calles del centro, una de sus medidas estrella, ha transformado por completo la apariencia de la ciudad. La libertad que ha otorgado al peatón ha tenido como respuesta un incremento absoluto de los flujos de viandantes.  A la gente le encanta pasear por sus calles. Libres de coches, se respira bien, hay espacio.  Y el único rumor de fondo son las conversaciones y el asombro de los peatones.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.