La Sonrisa de Gioconda ESD28

La Sonrisa de Gioconda ESD28

Días atrás he asistido a una tertulia en el Ateneo cuyo tema era: ¿Aprendemos de la Historia? Ni que decir tiene que fueron muy interesantes y variadas las intervenciones de los numerosos contertulios. Mi aportación, unánimemente aceptada, es que individualmente sí aprendemos de nuestras experiencias: de nuestra historia, y en general no caemos de nuevo en los mismos errores. Y digo en general, porque en los asuntos sentimentales el corazón se impone a la cabeza y con frecuencia repetimos los traspiés.

No así en otros. La frase “el hombre es el animal que tropieza dos veces en la misma piedra” sin ser inexacta no es una regla y no solemos incidir en los tropezones de forma consciente y muchas veces lo hacemos por ignorancia de las causas. Pero otra cosa es a nivel colectivo. Entonces sí se repiten la Historia y sus fallos con harta frecuencia, a pesar de conocer bien aquella. Nuestros políticos, en todos los países del mundo, en unos más que en otros, repiten una y otra vez las equivocaciones y una y otra vez meten la pata cuando las causas son análogas.

Y también con mucha reiteración nos meten en guerras no deseadas por la mayoría. Pero es que aún hay más, que podría explicar en muchos casos todo lo dicho. Por encima de los políticos manda una pléyade de individuos, anónimos e innombrables las más de las veces, que recorren con unas anteojeras, las cuales les impiden ver nada a derecha e izquierda, un camino: y solo atisban la senda con mirada codiciosa, limpia y fija y, sobre todo y en especial, lo que hay al fondo, que es un elemento valioso, dorado y brillante y que da esplendor… y no se trata de la Real Academia de la Lengua precisamente.
Richerdios.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.