La Sonrisa de Gioconda ESD29

La Sonrisa de Gioconda ESD29

Mencionaba no hace mucho, en este rinconcito que tengo asignado, la sensible mejora cultural de esta ciudad en los últimos tiempos. Ello no es óbice para que recuerde con nostalgia tiempos pasados como los que viví en mi llegada, al final de los años 50, en que aún no había avanzado el progreso y yo apenas entendía el andaluz. Pero se saboreaba un regusto a lo tradicional y sin adulterar todavía por el turismo, que apenas nacía por esos años, y en sus calles se podían ver tipos tan peculiares como Matías y El Lengua; o el cenachero y el marengo; y actividades ya perdidas como la recogida del copo en diversas playas. De aquellos personajes callejeros recuerdo con especial cariño a Matías, un individuo pequeño y no mal trajeado, con un gran bigote, siempre tocado con sombrero, nada vulgar y poseedor de una filosofía propia senequista y popular, y que siempre comenzaba sus razonamientos con el preámbulo: “y dice Matías”, dirigiéndose a alguna comadre en algún balcón, o a algunos viandantes que se dignaran escucharle. A muchos no les gustaba, pero yo le tenía cierta simpatía y me agradaba oírle. Se llamaba Matías Ortega Ruiz y murió en el hospital Civil en el año 71. Como él otros no tan afamados, pero sí bastante peculiares, recorrieron aquellos tiempos las calles de esa Málaga que ya se perdió, no sé si para bien o para mal. Esa no es la cuestión.
Richerdios.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.