La Sonrisa de Gioconda - ESD141 - El Sol Digital
La Sonrisa de Gioconda – ESD141

La Sonrisa de Gioconda – ESD141

El 8 de marzo se ha celebrado en gran parte del mundo el día de la mujer. “Antes se llamó Día de la Mujer Trabajadora, debido a la decisión de la ONU de institucionalizarlo en 1975. Conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona. La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar el 19 de marzo de 1911 en AlemaniaAustriaDinamarca y Suiza, y su conmemoración se ha venido extendiendo, desde entonces, a numerosos países. En 1972 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró 1975 Año Internacional de la Mujer y en 1977 invitó a todos los Estados a declarar, conforme a sus tradiciones históricas y costumbres nacionales, un día como Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”. Esto es lo que se puede leer en Wikipedia. Pero en la columna de hoy vamos a centrarnos en lo que ha sucedido el día ocho en toda España, con huelgas y manifestaciones masivas en las capitales de provincia, y en otros lugares, en defensa de la igualdad de las mujeres, y sobre todo revelando las brechas salariales y la diferencia en la contratación, amén de la violencia de género y el acoso sexual, del cual se han probado casos extremos, en los últimos meses, entre las actrices, sobre todo de Hollywood, con productores y otros personajes denunciados por sus víctimas. Es un hecho histórico que los derechos, no solo de las mujeres, pero también y sobre todo de ellas, se han conseguido con movilizaciones casi siempre pacíficas y que han ido consolidando, paso a paso, esas conquistas en algunos casos muy lentas y penosas. Este es el caso de las mujeres en su paulatina petición de normas que las vayan igualando a los hombres. Mucho han logrado, pero mucho les queda aún por alcanzar; y en esa lucha debemos apoyarlas los hombres, pues, si una sociedad no es igualitaria, como no lo es la nuestra en ese y en muchos otros extremos, no se puede considerar una sociedad democrática por mucho que alardeemos de ello. Richerdios

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.