La Sonrisa de Gioconda ESD34

La Sonrisa de Gioconda ESD34

Hace un año estuve dos semanas en Suecia visitando a mi hijo y su esposa, que trabajaban allí. El lugar era un pequeño enclave cerca de Gotemburgo y pude sumergirme en un ambiente local y familiar muy diferente del que ya conocía por otro viaje turístico anterior. No pude por menos de recordar los tiempos en que trabajé en la recepción de un hotel de la Costa, haciendo prácticas, cuando el turismo comenzaba a ser una realidad aquí; y cómo entonces nos maravillábamos de la libertad de aquellas rubias suecas a las que llamábamos “vikingas”, que venían a tomar el sol, bañarse, comer bien, bailar y hacer al amor como únicos alicientes. Las muchachas que conocí hace un año eran muy diferentes, aunque estuvieran en su ambiente y no en un viaje de placer. Para mi modo de ver resultaban pacatas, puritanas y demasiado pudorosas. No era eso lo que recordaba. Las nuestras, en estos tiempos, son mucho más libres y decididas en todos los aspectos morales y consuetudinarios. Me maravillo de lo que han cambiado las conductas tan liberales de nuestras jóvenes y cómo ahora resultan mucho más lanzadas que aquellas vikingas. ¿Será, aparte de otros condicionantes políticos y sociales, por mor del turismo y su influencia? ¿O hay algo más que ha hecho variar tanto las costumbres hispanas?

Richerdios.

CABRA DE LUNA ABOGADOS

Deja un comentario

El email no será público.