La zoo-inmersión y la apuesta por la calidad hacen ganar cada año a Bioparc decenas de premios - El Sol Digital
La zoo-inmersión y la apuesta por la calidad hacen ganar cada año a Bioparc decenas de premiosCría de gibón de mejillas doradas, única en España

La zoo-inmersión y la apuesta por la calidad hacen ganar cada año a Bioparc decenas de premios

Desirée Ruiz.- La historia de Bioparc Fuengirola nace hace unos 15 años. Ubicado en el mismo centro de la ciudad, la empresa Rain Forest decidió crear allí su primer parque zoológico en España bajo el concepto de zoo-inmersión con el objetivo de emocionar al visitante recreando escenas muy semejantes a las que puede haber en la selva. Todo ello unido a la conservación de las especies y la protección del planeta. Un modelo de negocio que no ha hecho más que recibir premios y premios desde su nacimiento y que hoy día está considerado como unos de los 15 mejores zoológicos del mundo junto también con el centro Bioparc de Valencia.

Al frente de este parque hay cuatro hombres que fueron los que lo hicieron posible. Ninguno se dedicada a esto antes, procedían de sectores muy distintos, pero todos tenían los mismos sueños e ilusiones por crear un zoológico con estas características. Uno de ellos es el presidente de la compañía, José Maldonado, que, según el director de marketing y ventas, Alejandro Beneit, “es el artífice de todo esto y la idea es continuar haciendo lo mismo para que la persona que visita el parque se emocione, no sólo con los animales, sino con nuestra filosofía de zoológico, con la conservación y el respeto a la naturaleza”. El diseño del parque es una de las cosas que más valoran los visitantes, según datos de Bioparc Fuengirola. “Detrás de cada uno de los espacios hay un trabajo de arquitectos e ingenieros y finalizado por artistas que lo hacen diferente a otros parques”.

Asimismo, el director de marketing y ventas explica que “es un parque innovador en todos los sentidos. Desde su creación ya lo hace de forma diferente que el resto de zoológicos. Aquí se recrean cuatro hábitats de zonas selváticas que son la Isla de Madagascar, África Ecuatorial, el Sureste Asiático y la zona Índico Pacífico. Todo el parque está diseñado con una continuidad, tiene armonía, el visitante se va sumergiendo en la selva y es él quien tiene que ir descubriendo a los animales”.

Como ejemplo de buen parque, hasta el momento, según comenta Beneit, “Bioparc Fuengirola ha conseguido decenas de premios nacionales e internacionales a lo largo de estos años. Cuenta con numerosos profesionales de muy alto nivel, entre ellos veterinarios, biólogos, cuidadores, y educadores, también el personal de oficina. Muchos nos sabemos los nombres de casi todos los animales que habitan en este zoo y trabajar aquí es muy gratificante”.

Bioparc Fuengirola se caracteriza también porque la mayoría de sus recintos son multivisión, es decir, es el visitante el que se tiene que ir moviendo y descubriendo a los animales. “Es un parque muy intenso y en él se pueden ver recreaciones de escenas de la selva. En vez de barrotes, como suele haber en muchos otros parques, en este no tenemos barreras visuales, sino simulaciones de ríos, rocas, troncos caídos que simulan la propia naturaleza. Los animales depredadores están separados de las presas, y a su vez, los visitantes de los animales, pero la sensación que se tiene cuando se entra aquí es que todo está unido, que no hay separaciones”, explica el director de marketing y ventas, quien informa que “para poder disfrutarlo se requiere al menos de dos o tres horas como mínimo”.

Actualmente, cuenta con más de 200 especies distintas y cada año lo visitan unos 25.000 niños y niñas de distintos colegios e institutos de Andalucía de manera programada. Además, es un reclamo para turistas y, en los últimos años, Beneit explica que “hemos incrementado también el número de visitantes adultos siendo 7 de cada 10 personas que nos visitan adultos”.

Por otro lado, el responsable de marketing y ventas manifiesta que “reproducir en cautividad es complicado, tienen que tener unas condiciones muy óptimas para hacerlo, y aquí lo consiguen con cierta facilidad por las condiciones y los profesionales con los que cuenta este parque. Hemos tenido hitos a nivel mundial de animales reproducidos que casi nadie ha conseguido hacerlo”. Así, señala que “en Bioparc Fuengirola ocurren cosas increíbles como el nacimiento de animales que son especies protegidas. Entre los últimos nacimientos destaca el de una cría de orangután de Borneo, una cría de hipopótamo pigmeo y dos gemelos de lémur”.

Bioparc también cuenta con una fundación. “Trabajamos en proyectos con más de 20 países del mundo con el fin de desarrollar proyectos de conservación y divulgación. Además, a lo largo del año organizamos varios eventos tanto para niños como para adultos enfocados al respeto y conservación de la naturaleza”, destaca Alejandro Beneit.

En un futuro muy próximo, Beneit informa que “nos encontramos actualmente trabajando en el diseño de una nueva ampliación de Bioparc Fuengirola, que verá la luz muy pronto”.

Personal de Bioparc

Deja un comentario

El email no será público.