Las batallas del día a día de los taxistas - El Sol Digital
Las batallas del día a día de los taxistas

Las batallas del día a día de los taxistas

José Manuel Reyes Pareja

Los problemas que el colectivo de taxistas de Málaga soporta durante los últimos dos años han dejado patente la controversia que el Ayuntamiento de la ciudad tiene con este sector.

 

A finales del 2014, los taxistas tuvieron todo listo para reivindicar la aplicación del principio de reciprocidad modulada, un decreto que permitiría al sector la recogida precontratada de viajeros cuyos destinos fueran las estaciones de trenes y autobuses, el aeropuerto y el puerto. Asimismo, el colectivo buscaba el establecimiento de una serie de pautas que legalizaran el reparto de recogida de clientela en el aeropuerto.

 

La respuesta que recibieron por parte de la Junta de Andalucía fue que “todo va a su tiempo” advirtiendo que la presión no es útil en estos casos. Sin embargo, dicha presión se ejerció, y el sector consiguió que, en la Navidad del pasado año, la Dirección General de Movilidad se comprometiera por escrito a publicar antes de la llegada del verano de 2015 el decreto que recogiera el principio de reciprocidad modulada.

 

A pesar de esto, no es el único problema que atraviesan estos profesionales, la peligrosidad de estar expuestos a la noche, el rescate de las licencias o el nivel de intrusismo son otros de los temas que se añaden a la problemática de este sector.
Durante las últimas reuniones celebradas entre el alcalde, Francisco de la Torre, y el presidente de la Asociación Unificada de Autónomos del Taxi (AUMAT), José Antonio Mate, se ha priorizado la idea de poner en marcha cuanto antes la reciprocidad modulada, aunque De la Torre ha manifestado que es importante “la mejora tecnológica de las paradas y los vehículos”, así como la ampliación de plazas hasta llegar a 9, una mayor iluminación y señalización en las paradas, un bono taxi para jóvenes y la financiación de vehículos externos.

 

La peligrosidad, el intrusismo y la nueva competencia son las preocupaciones principales de los taxistas.

 

Rubén es taxista y tiene 25 años, trabaja en el sector desde hace 3 años y es considerado como una de las nuevas generaciones de empleados en el colectivo del taxi. Este joven considera que el Ayuntamiento tendría que tener en cuenta que “la noche es donde más riesgo de robo hay para nosotros, aumentando la peligrosidad porque no nos dejan llevar ningún tipo de defensa de forma legal”.

 

Asimismo, cuando se le pregunta por el intrusismo en la ciudad, apunta que es algo que no está muy controlado y que el lugar donde más “taxistas piratas” hay es en el aeropuerto. Según los últimos informes de la Consejería de Fomento y Vivienda, en el pasado año se abrieron una media de 50 expedientes, siendo un total de 170 en toda Andalucía con unas sanciones que oscilan entre los 1.500 y 4.000 euros.

 

Estas personas, que deciden convertirse en taxistas de forma ilegal, cobran a los clientes a mitad de precio de lo que suele cobrar un taxista, además, no poseen licencia ni pagan impuestos, afectando en gran medida a todo el sector e incluso pudiendo dañar la imagen turística de la zona.

 

Un taxi oficial debe someterse anualmente a una revisión que es más exigente que la ITV rutinaria, además, el conductor debe superar una serie de pruebas que demuestren su capacitación junto con la renovación de su licencia con una periodicidad anual.

 

La Consejería explica que el intrusismo no solo afecta a los taxistas, también a los usuarios que deciden montarse en los vehículos ilegales, poniendo en riesgo su propia seguridad, siendo la mayoría de estos, extranjeros y a pesar de ello “no hay una suficiente persecución”, opina Rubén.

 

Por otro lado, el intrusismo no es la única competencia a la que se enfrentan los taxistas, la llegada de una novedosa forma de transporte económico ha despertado la ira del gremio, se trata del Blablacar, un servicio que permite buscar coches que realicen el mismo trayecto que el futuro cliente quiere hacer, así comparten gastos y les sale mucho más barato.

 

En estos últimos cinco años Blablacar se ha consolidado, España se ha convertido en el tercer país con más crecimiento de este servicio, siendo en su mayoría empleados, estudiantes y desempleados, según los datos ofrecidos por Nicolás Brusson, cofundador de esta iniciativa. Además, las estadísticas de la web oficial demuestran que más del 55 por ciento de los usuarios que han hecho uso de Blablacar acaban “muy satisfechos”, frente al 2 por ciento que se considera insatisfecho.

 

El principal servicio que ofrece son viajes rápidos a precios muy asequibles, sin embargo, los taxistas no opinan que esto sea bueno para su sector. Antonio lleva 15 años siendo taxista y considera que “se persigue mucho, pero en Málaga no está muy presente”, sin embargo, observamos que en la web oficial hay ofertas como las de un viaje desde la capital hasta Nerja por solo 4 euros con las plazas totalmente ocupadas.

 

Respecto a la entrada en funcionamiento del metro, el sector reconoce no sentirse amenazado ya que las líneas en las que se opera no intervienen con los trayectos principales que realizan. “El metro no se ha notado mucho, ya que aún no tiene línea que pase por la Alameda Principal y, por lo tanto, la gente tiene que coger un taxi para los trayectos que se realizan por la zona del centro”, comentó Rubén antes de recoger a un nuevo cliente.

 

José Antonio Mate pidió recientemente al Ayuntamiento de la ciudad la reducción del número de licencias, declarando que hay alrededor de 300 licencias que sobran, además, el precio para la adquisición de una oscila entre los 60.000 y 80.000 euros.

 

De la Torre pidió en la última reunión celebrada con Mate que aquellos ingresos recibidos por la transmisión de licencias se destinen a la mejora del gremio como la señalización de las paradas, las marquesinas o servicios públicos para los trabajadores.

 

El Bonotaxi, una iniciativa electoral

El Partido Popular preparó una propuesta que pondrá en marcha en Málaga tras las elecciones; se trata del llamado “bonotaxi”, una iniciativa que pretende “fomentar el uso del taxi durante los fines de semana en horario nocturno”, tal y como declaró Francisco de la Torre, actual alcalde.

 

Este bono estaría dedicado a los jóvenes con un descuento de 3 euros en las tarifas del taxi. La inversión pública sería de 30.00 euros; además, el Ayuntamiento tiene el objetivo de que “se pueda evitar la conducción de los jóvenes bajo el efecto del alcohol, junto con la promoción del uso del taxi como medio de transporte”.

 

El sector del taxi tiene abiertos diversos frentes que aún no se han solucionado, los partidos políticos ven este gremio como un potente bloque de votos debido a la toda la problemática que enfrentan, unas controversias que aún no tienen una solución clara.

Deja un comentario

El email no será público.